Música en Twitch
La Vela puerca

ADELANTOS DE LA VELA PUERCA Y EL CUARTETO DE NOS

El rock uruguayo supera la pandemia con energía. La Vela Puerca y El Cuarteto de Nos, bandas capitales del país charrúa, han presentado en las últimas semanas los adelantos de sus próximos discos. La Vela Puerca ofreció al mundo “La Pastilla” el pasado 9 de marzo, un single que anuncia nuevas vibraciones musicales, en las que tienen cabida estrofas bailables y rapeos. Por su parte, El Cuarteto de Nos liberó “Ciudad sin Alma” el 18 de febrero con una presentación original: a través de una reflexión trenzada entre los miembros de la banda y el artista visual Alfredo Ghierra en el Espacio de Arte Contemporáneo de Montevideo.

La Vela Puerca

“La Pastilla”, que así se titula el single de La Vela, se prologa con el rugido de un bufón mendigo. Enseguida entra la acostumbrada voz de Sebastián Teysera y una menos habitual sintonía bailable de la banda. Más cortante y menos dulce que en Destilar (2018), el ‘Enano’ critica las ataduras de la sociedad de consumo (La vida muere con los carteles / que dicen ‘Compre, así me deben’) y suplica una escapatoria por una graciosa paradoja: tírame al tacho de la cordura. La autenticidad del mundo contemporáneo se encuentra en lo que el mundo contemporáneo margina y olvida, en sus cubos de basura: Si encontramos algún refugio / será buscando lo que está sucio. Por eso Octavio Lovisolo, en el clip que acompaña al tema, expone una sórdida función circense junto a la banda en un pabellón abandonado.

Para el estribillo retorna La Vela más reconocible, con la emoción alegre que generan las trompetas y el coro del ‘Cebolla’ Sebastián Cabreiro. Hoy que apenas existe el altruismo (Si me das… ¿Qué pedís? ¡Qué moderno que estás!), mejor tomarse la vida con la filosofía de La Vela Puerca, esa que acepta y aguanta las embestidas de la realidad y las digiere con un optimismo que no distrae de la llamada a las armas (Mejor reír que llorar, está clavado / pero no vale mirar para el costado).

El exotismo de la canción lo retoma la intervención del rapero Diego Arquero, con quien Sebastián Teysera ya colaboró en el rap chill “Dolores Lindos”. A una nueva velocidad, pero en sintonía con el espíritu de La Vela, rapea invitaciones al placer ilógico (Gozá el invierno orgullosa / aunque el viento vaya en otro sentido) y máximas de composición (Si duele la canción, corro y la escribo). El estribillo redobla energías y el bufón mendigo cae muerto por su propio baile oscuro. Su rugido es una tormenta que se aleja.

Según la publicación de Youtube, el nuevo disco ha sido “grabado, mezclado y masterizado entre agosto de 2021 y febrero de 2022” y se espera su salida para esta primavera.

El Cuarteto de Nos

El Cuarteto de Nos presentó su nueva obra, “Ciudad sin Alma”, conversando para el público del Espacio de Arte Contemporáneo de Montevideo con Alfredo Ghierra. El artista visual está especializado en lo que considera el objeto humano más sofisticado de nuestra especie: la ciudad. Que en la crítica social que guía al Cuarteto ha sido desalmada. El estreno sirve (aunque en la presentación no se comentara como tal) para reivindicar la potencia de pensamiento que tienen las letras de las canciones, en concreto las de El Cuarteto de Nos. El público presente en el EAC escuchó primero el conversatorio y posteriormente se le fue proyectada la canción. Al propio Alfredo Ghierra se le envió la letra sola, sin música, para que extrajera de ella conclusiones puramente intelectuales. Es evidente que este experimento solo podía realizarse con líricas con cuajo, de esas que favorecen los cruces de perspectivas que habilitan las metáforas. De esas que siempre procura el Cuarteto. Por ello, tal y como quiso la banda, insto a aquellos que no hayan escuchado “Ciudad sin Alma” a, primero, ver el conversatorio o leer la letra y, a posteriori, escuchar la canción. Es un rico ejercicio tanto de reflexión, si se exploran los sentidos de las líneas, como de imaginación, al jugar a prever cómo los versos resonarán en melodías.

Tanto la conversación como la canción plantean muchos temas: la vaciedad espiritual de las urbes, la generalización de deseos fríos entre sus muros, la exhibición pornográfica del espacio privado en detrimento de la seguridad de los espacios públicos, la destrucción del patrimonio histórico en favor de los caprichos de algunos ricos particulares, el confort enmascarador de distancias, el cuento “Vendrán lluvias suaves”, el urbanismo virtual y el latinoamericano… Todo aquello que la canción engloba en el concepto de Infierno zen, donde todos estamos condenados bajo estratos de yoga, minimalismo y happycracia.

El clip, dirigido por Nacho Benedetti y Pedro Carzolio, transcurre entre el estatismo siniestro y la escasez de vida, dentro de caricaturas de edificios donde las personas son poco más que pegatinas o recortes de cartón. Parecen los mismos espacios donde se rodó “Fiesta en lo del Dr. Hermes”, el primer adelanto del disco, solo que entonces estaban llenos de burgueses. Vuelven a aparecer, al final del corte, las personas como espectadores fantasma atrapados detrás de las paredes.

Roberto Musso, siempre en conflicto interno como una miniatura de la ciudad, se pregunta en el estribillo qué hacer en estas urbes inhabitables:

¿Ser testigo escondido en sus rincones / o enfrentarme a una guerra sin cuartel? / ¿Entregarme a sus confabulaciones / o irme lejos para no volver?

Ya lo canta La Vela Puerca:

No vale mirar para otro lado. Quizá tomando parte, como ocurre al final de la canción, la Ciudad sin Alma implosionará y algo renacerá…

Sobre Damián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te necesitamos

Ya sabes que covid y guerras han dejado a la cultura bastante jodida, y eso nos incluye a nosotros.

Por lo que aunque no nos guste pedir favores, Te Necesitamos.

Échanos un cable y recibe la nueva revista en formato Físico de Colección.

Hazte Productor 🤘