Entrevista bandas de rock
Cine Documental

Adiós a la memoria

Por María Ruiz-Calvente

Este título podría ser la sentencia que define el alzheimer. La memoria que habita en nosotros y que viaja entre fronteras. “Adiós a la memoria” es el corto documental que ha viajado desde Argentina hasta el 24 Festival de Málaga. Nicolás Prividera, su director, tiene arte. Su voz guarda similitudes a la de Ariel Rot, también argentino. Este corto cuenta una historia para olvidar otra historia. Y contiene intrahistorias del audiovisual. Nos habla del cine, que es un refugio de su vida hostil.

92 minutos de voz en off sin parar. Y de fondo, vídeos que grabó su padre, que era psiquiatra. Un concepto de corto que narra un concepto, de forma surrealista, dibujando una sociedad insensible e individualista que no se compromete con nada ni con nadie.

A nivel de imagen y de contenido en su voz en off, este corto es hermoso, transmite belleza y vocación por el audiovisual. Su narrativa, encarnada en su voz en off, nos enseña la pureza del lenguaje que hace una simbiosis con conceptos del arte, la fotografía, la iluminación y el género documental. Tuve que sacar mi teléfono para anotar frases como:

“Las imágenes borran unas sombras que se evaden con el tiempo”

“La fotografía requiere ansiedad documental. Tiene hambre de arte”

“El olvido no se opone a la memoria, sino que parte de su mecanismo”

“Nadie puede decidir olvidar. Nadie tiene esa fortuna”

“Las fotos dibujan el itinerario de su enfermedad”

“A veces se perdían en sus propios pensamientos como si fuese otra excusa para perderse”

Gracias, Nicolás, por hacer que añada tu arte en mi libreta de notas.

En este viaje narrativo, Prividera reflexiona en tercera persona sobre una relación con su padre que estuvo marcada por el rencor, el dolor y la distancia. Utiliza la tercera persona para hablar de sí mismo, con prepotencia, y también de su padre con el objetivo de contarnos cómo era su relación. Incluye múltiples referencias del cine, desde “Casablanca” hasta “El Conde de Montecristo”, y también de la música, con canciones como “Porque hoy nací” de Manal o ‘Que Rest-t-il de nos Amours?’, de Charles Trenet.

También es impecable la intención narrativa de la banda sonora. El piano es el protagonista que acompaña a una voz en off fuerte y con personalidad. Desde el trailer, el piano reina en “Adiós a la memoria”, con sus notas brillando desde el segundo uno hasta el segundo 40. Es decir, fijémonos en la importancia de la música en el cine, que es capaz de protagonizar un trailer completo de 1 minuto y 25 segundos en su imagen y en su sonido. Es el hilo conductor de todo el trailer. Este instrumento de cola no solo protagonista el trailer, sino que el corto completo suena a piano. El director lo utiliza como recurso para que la narrativa haga de las suyas y nos deleite con una historia surrealista a la par que reflexiva y útil en la actualidad.

Y tras 40 segundos de piano, la voz en off suena con desgarro y crudeza así: “Nadie tiene esa fortuna, pero en cierto modo podría decirse que el padre eligió el olvido y no sería una metáfora. Porque aunque la enfermedad fuese, por supuesto, inesperada, no por eso fue sorpresiva. Fue más bien un final anunciado, una ironía del destino, porque el padre había hecho todo lo posible por olvidarlo”.

Lo que habita el olvido… Es la vida. Disfrutemos de ella. Y disfruten del trailer…

Sobre María Ruiz Calvente

Redactora y Guionista en TVE @LA2 Programa cultural #Sobresalientes Periodista, viajera y festivalera. Me encanta la música y escribir sobre ella, sobre todo si es indie. El humor es mi filosofía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *