Barricad No se Que Hacer Contigo

NO SÉ QUÉ HACER CONTIGO

Cuarto disco de estudio de los navarros Barricada que saldría a la luz en 1987 bajo el nombre ‘No sé que hacer contigo’. Los avances técnicos de la época, el asesoramiento y buen querer de Rosendo Mercado y los cinco años de bagaje musical como grupo darían a este álbum un sonido más maduro, con técnicas instrumentales inéditas en la formación; una batería muy marcada y algún que otro arranque experimental.

Los cuatro componentes, Enrique Villarreal (El Drogas), Javier Hernández (Boni), Alfredo Piedrafita y Fernando Coronado viajarían desde su Txantrea natal hasta Ibiza para grabar el álbum en los Estudios Mediterráneo, conocidos por acoger producciones de grandes grupos de la época como Judas Priest, Obús o Barón Rojo. Allí dispondrían de un sinfín de posibilidades técnicas y de una total autonomía en el estudio, lo que permitió que Rosendo, como productor de ese ‘No sé que hacer contigo’ pudiera estar solo en las grabaciones y el equipo diera rienda suelta a su imaginación en el proceso compositivo.

Entrevistamos a El Drogas

El gran salto cualitativo que dio Barricada en este aspecto, -de grabar en los estudios Tsunami de la vecina San Sebastián a poder instalarse durante días en la isla del Mediterráneo- fue en parte por la decisión de la banda de fichar por la discográfica Polygram. Sin embargo, no todo fue luz y color con la multinacional neerlandesa bajo la que editaría otros siete discos de estudio. Las pretensiones de la época y un clima político y social cuanto menos complicado acabaron por censurar una de las canciones que los navarros querían incluir en este LP.

El tema retirado fue “Bahía de Pasaia”, cuya letra narra los hechos acaecidos un nefasto 22 de marzo de 1984 en la localidad gipuzkoana de Pasajes, donde cuatro miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas fueron recibidos a tiros por la Policía al desembarcar con una zodiac en el puerto del municipio.

Con esta extracción, el disco quedaría despojado del tema que contendría más protesta social de los once previstos. Pero aún quedarían otros diez. En suma, una magnífica explosión de rock y hard rock condensados en treinta minutos y pico y en los que las voces de Boni y El Drogas se intercalan tema tras tema para conseguir un armonioso equilibrio entre la voz del Boni, igualmente rasgada como apasionada, y el tono pendenciero y chulesco de El Drogas.

Abre el disco ‘Todos mirando’, un tema premonitorio de lo que viene después y en el que casi todo el mundo se recrea como protagonista atrapado en ese barrio de San Juan. Le sigue ‘Sabes hablar bien (con tesón)’, una crítica a la clase política entonada con mucha elegancia por el Boni. La tercera y también la vencida, ‘Con el izquierdo’, una obra maestra que atesora uno de los sonidos más interesantes del disco, al principio protagonizado por el bajo y seguido por guitarras limpias introducidas al revés. Otro rollo, gracias, en parte, a Rosendo y a la amplitud de posibilidades que les ofreció aquel estudio de Ibiza.

‘De refilón’, una canción clásica y guitarrera que precede a ‘En la esquina del zorro’, otro tema mágico del álbum en el que una voz estremecida y agitada del Boni acompaña sin objeciones a la historia amarga que interpreta. ‘Tu condición’, encabezado por un rock urbano clásico que toma celeridad a la señal de una de las guitarras. El tema homónimo del disco, ‘No sé que hacer contigo’, en el que un par de guitarras monopolizan los cuatro segundos de arranque y consiguen un inicio para siempre recordado. ‘A toda velocidad’, un tema enérgico donde se trabaja a conciencia el ritmo del bombo de la batería y del que se extrae una preciosa actitud vital: “Sabe que si cae otra vez, vuelta a empezar”.

La penúltima, ‘Una lata de gasolina’, quizá el tema más punk-rock de todo el disco y en el que un Fernando Coronado fuera de sí a la batería protagoniza un fabuloso diálogo entre interacción e interacción del Boni. Mucha caña y rapidez para acabar con ‘Tentando a la suerte’, uno de los temas más conocidos de los navarros de un disco que marcaría un antes y un después para la banda, no tanto en el estilo -que ya lo tenían de sobra definido- si no por la profesionalización del sonido, a todos los niveles.

Sobre Miriam Torija Heras

Soy Miriam, natural de Guadalajara aunque pamplonica de adopción. Amo la música y el rock sobre todas las cosas. Me gusta la buena escritura, abogo por una amplia apertura musical y por hacer más bonito este mundo de xxxxxx a través de la cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *