Blueroomess

BLUEROOMESS – IN NOWHERE LAND

Blueroomess. Dicen que en la variedad está el gusto, así que hoy vamos a cambiar por completo de estilo. Vamos a bajar las revoluciones, a disfrutar de guitarras sin distorsión, de baterías trotonas, de dobros y contrabajos a medio tempo… One, two, three… ¡Folk!

Sam. La guitarra nos llama suavemente como si nos despertásemos de un sueño reparador. Entran baterías, contrabajo y Pedal Steel manteniendo un aura onírica en la base instrumental de la canción. Paola casi susurra en vez de cantar, lo que le da un aire más íntimo al tema.

By my side. Blueroomess se nos ponen festivos. La batería toma un ritmo sencillo pero efectivo sobre los dibujos del contrabajo y los sonidos del Pedal Steel. Parece salido del baile de un pueblo del oeste, antes de que aparezca algún forajido y se líe. Al final de la canción es inevitable pensar en las chicas de 5 6 7 8’s y su Woohoo-oo-oo-oo. ¿Ni idea? Unas japonesas que cantaban un rock mientras Uma Thurman buscaba justicia en Kill Bill.

Tiny Little lady. No hago más que acordarme de Johnny Cash. Lo que hace la guitarra me trae a la memoria una y otra vez el Folsom Prison Blues, pero la voz femenina por encima le da matices diferentes a la voz del maestro Cash.

Victory Rolls. De las canciones más rockeras del disco, hasta se permiten hacer una especie de intro a golpe de charles antes de entrar la batería. Se da un aire a la canción anterior, pero con más potencia de la guitarra. Ojo a la labor del contrabajo, que se sacrifica por el equipo, pero mantiene desde la sombra la base melódica de la canción.

Blueroomess

Big yellow moon. Me ha costado, pero por fin he localizado el título: ¡Stagger Lee! Es inevitable escuchar las palabras yellow y moon sin tararear The night was clear/and the moon was yellow. Esta canción no tiene nada que ver, son cables pelados que tengo yo en el coco. Ésta es más una balada country. Gabriela Cilmi tenía una canción, nothing sweet about me. Era más pop que lo que estoy oyendo, pero recuerda ligeramente, en un tempo más pausado, es una balada country.

Lula. ¡Guau, qué punteo! Nada más empezar, estoy alucinando. La base de la guitarra acústica da el pie a uno de los punteos más demoledores que he oído en este estilo. No sé si es un pedal Steel, un dobro, o una Gibson LesPaul, pero le da la misma alma que John the Revelator de Curtis Stigers & The Forest Rangers (banda sonora de los Hijos de la Anarquía). En vez de una voz rota, tenemos la voz de Paola, que la lleva a un tono grave que aún da más enjundia a los punteos. Para mí, la canción del disco.

Sombra blanca. Al oír las primeras notas, me he acordado de Apuesta por el rock ‘n’ roll, pero en la versión que hizo Javi Faraón con los Memphis Sinners, no tan rockera como Héroes del Silencio o Más Birras. Una instrumental suavecita, con toques surf entre el contrabajo y el Steel.

Never love a cowboy. Digna versión, muy rápida (de las canciones más cortas del disco) y con unas estrofas pegadizas hasta silbarlas sin parar. Country en estado puro.

Laurelaine. Me trae a la mente la canción de Jolene, sobre todo gracias a los Jodie Cash Fingers (uno de esos grupos que me han ayudado a ampliar mis horizontes musicales), si puedo ponerlos por delante de Dolly Parton. Geniales los coros, y los violines, a lo Hurricane de Bob Dylan.

Wicked game. Esta es una de esas canciones que hemos oído todos y sólo unos pocos le saben poner título, o autor. Se ha quedado en la cultura popular en forma de tarareo emulando la guitarra en un tiru tiru tiru ruuu ru ru ru…. Versión más que digna de esta banda, con un sonido más depurado, más “lleno”. Una batería trotona, un contrabajo firme, y un dobro que hace las delicias del tema.

Llevo menos de cincuenta minutos con este grupo y tengo la sensación de haberles espiado durante años hasta que se han ido puliendo hasta manufacturar canciones con su sello propio, y añadirles detalles que suman empaque

Suddenly. Este tema suena a Blueroomess. La perogrullada es gratis, pero es que es cierto. Esta banda tiene el suficiente empaque como para tener una canción que suena a ellos mismos, que recuerda por ejemplo a Sam, que abría el disco, o a Big yellow moon. Paola transmite algo con la voz, una especie de calidez que te hace pensar que va contigo en el coche, caminando a tu lado, cantándote al oído en vez de al micrófono.

Never had a guitar. La canción más jazz del disco. Tengo en mente el Old time moon de J. J. Johnson, una trompeta melancólica caminando de puntillas como una bailarina de ballet encima de una batería de escobillas y un contrabajo juguetón. Podría ser la banda sonora de un capítulo de Twin Peaks.

Only dead fish go with the flow. También tiene ese poso añejo, country-blues-rock… Todo lo que engloba la etiqueta de “música americana”, pero tiene una fuerza diferente. La guitarra acústica. Me gusta el contraste de las dos voces femeninas en el estribillo. Empieza a emerger un sello de identidad.

When I’m wrong. La batería y el contrabajo nos introducen en la última canción del disco. Un último paladeo, un último suspiro. Suena a canción de película del Far West, con el protagonista cabalgando lentamente hacia el atardecer sin mirar atrás.

Y hasta aquí puedo escribir. Poco más de cincuenta minutos de música de raíces, de una voz femenina poderosa, de punteos que desanudan los cordones de las zapas, de un contrabajo haciendo piruetas y de una guitarra que, aunque no tiene un protagonismo de primera fila, cohesiona la parte melódica hasta hacerse imprescindible en la concepción de los temas. Un grupo para disfrutar y que sobre todo puede ampliar los horizontes musicales del oyente, sirviendo como puente a otros maestros del género.

Y para cerrar, los enlaces.

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCvpIcBCusNnJZdO0FH4KHFw

Bandcamp: https://blueroomess.bandcamp.com/

Soundcloud: https://soundcloud.com/blueroomess/

Spotify: https://open.spotify.com/artist/4dKCHYJIKHkNTjpbA4OioL

Facebook: https://www.facebook.com/Blueroomess/

Instagram: https://instagram.com/Blueroomess/

Para seguir sus próximos conciertos: https://www.blueroomess.com/shows/

· De cara a contratación:

WEB: www.Blueroomess.com

MAIL: info@blueroomess.com

Móvil (Whatssap): 679 518 184 / 699 503 201

Sobre Teodoro Balmaseda

Escritor de ficción y crítico desde la admiración. Si te gustan mis reseñas, prueba 'Buscando oro' en tu librería o ebook.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *