Música en Twitch

Bull Music Festival 2018, lugar de encuentro del mestizaje nacional

SFDK, La Raíz, Izal, Rosendo, y Ofunkillo entre otros, se reunieron el pasado 18 y el 19 de mayo, dentro del Bull Music Festival celebrado en Granada, con una afluencia de unas 18.000 personas. Por segundo año consecutivo asistimos a este evento, que nos vuelve a dejar un buen sabor de boca a pesar de los cambios en el lugar de ubicación y en la fecha de celebración.

Este año el Bull Music Festival se adelantó en el calendario, imaginamos que intentando evitar las altas temperaturas que vivimos en su primera edición, y casi que echamos de menos su celebración en una época más estival debido a la amenaza de lluvia. La meteorología finalmente nos dejó disfrutar de todos los conciertos, a pesar del retraso en el horario previsto para la tarde del viernes.

Y los grupos no defraudaron a los asistentes que disfrutaron al máximo durante todo el fin de semana. El viernes nos recibió el Canijo de Jerez con su garrapateo y después pudimos disfrutar del rock granadino con los eternos Lagartija Nick, que nos recordaron que siguen en plena forma demostrando que Erick Jimenez es el maestro tocando la batería.

La noche del viernes comenzó fresca en el Bull Music Festival, pero los temas de Tequila contrarrestaron los efectos meteorológicos y pudimos vivir un concierto bailongo, y admirar los solos de Ariel Rot que no dejaron indiferentes a los asistentes.

Llegó la gran sorpresa del viernes. El público se concentró en la actuación del grupo La Raiz. Saltamos hasta no poder más, con sus letras reivindicativas y su estilo “rockstizaje”. Este grupo, que surgió en Gandía en 2002, ha anunciado que se tomarán un descanso al finalizar la gira en 2018. Esperemos que sea un descanso temporal y pronto podamos disfrutar de nuevas canciones.

Iniciamos la jornada del sábado en el Bull Music Festival con Trashtucada. Este grupo chiclanero nos inyectó la fiesta en vena levantando a todo el público. Fueron especialmente reivindicativos en contra de la violencia de género.

Polock y su pop rock indie hicieron aparición en el escenario, haciéndonos bailar ante la amenaza de lluvia. Papu nos dejó sorprendidos al bajar al coso de fotógrafos en el momento que las primeras gotas caían, calentando motores para lo que nos esperaba más adelante.

Con el cielo cerrado y aún cayendo algunas gotas de agua, los miembros de O’funk’illo subieron al escenario con ganas de darlo todo. Tocaron sus canciones más representativas volviendo loco al público asistente, y empujando las últimas nubes que amenazaban a lluvia. En el mismo estilo actuaron los miembros del grupo Macaco, hicieron honor al buen rollo que caracteriza sus actuaciones, cerrando la tarde y dando paso a los cabezas de cartel Izal y Rosendo.

Puntuales según el horario del festival, Izal subió al escenario del Bull Music Festival. Tocaron las canciones más representativas de sus álbumes, cumpliendo con las expectativas de los seguidores que se encontraban en el festival.

Y el maestro Rosendo hizo acto de presencia con “Por meter entre mis cosas la nariz”. El madrileño ha hecho escala en el Bull Music Festival durante la que anuncia será su última gira, “Mi tiempo señorías”. Nos demostraron que solo se necesitan tres personas en el escenario para hacer buen rock, y así sus canciones nos supieron a poco.

Bull Music Festival se ha convertido en una cita obligatoria dentro del calendario de festivales en el panorama de la música española, que mezcla distintos estilos como el funky, el rap, el pop, el rock o el indie. Complementando esta oferta con una carpa de música electrónica. Importante es también su enclave en Granada, pues nos da la oportunidad de aprovechar los recursos turísticos y de ocio que nos ofrece la ciudad.

Esta segunda edición ha mostrado una mejoría en la organización del Bull Music Festival, pues en su primera edición pudimos ver que en algún momento las previsiones se vieron desbordadas por la afluencia de público, pero este año todo ha parecido correcto. Un buen cartel se ha visto completado con la organización de los desplazamientos, los puestos de comida, la seguridad, etc. En las redes sociales pudimos ver algunas críticas hacia la coincidencia de horarios, pues grupos como Izal o Macaco coincidieron en parte y el público no quería perderse ni un minuto de sus grupos favoritos. Este año hemos echado en falta la zona de descanso, pero entendemos que las condiciones meteorológicas no eran las más propicias para montar unos cuantos puf en el suelo, que estaba en malas condiciones debido a la lluvia.

En nuestra opinión Bull Music es un festival donde tienen cabida todo tipo de tribus: gente de todas las edades, grupos de jóvenes, familias con hijos…. El sábado se notó especialmente la presencia de los niños que disfrutaron al igual que los mayores con sus grupos favoritos, y esto nos encanta.

A pesar de que íbamos un poco preocupados por el cambio de ubicación que aumentaba la distancia entre el festival y la ciudad, y el cambio de fecha, hemos disfrutado como locos del Bull Music Festival. El cambio de ubicación fue suplido bastante bien con las lanzaderas de bus que se organizaron previamente, y su celebración en el mes de mayo nos ha obligado a prepararnos ante el calor, el frío, la lluvia …. El hecho de aumentar el número de días también nos ha permitido aprovechar la oportunidad para ver más grupos durante el mismo fin de semana. En resumen, estamos ya pensando en el próximo Bull Music Festival que esperamos sea tan bueno como las anteriores ediciones, y que se celebrará los días 31 de mayo y 1 de junio de 2019.

BULL MUSIC FESTIVAL

Sobre C García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *