Chicharrica Quiero romper

CHICHARRICA – Quiero romper

Hace veintiún años (2000), Chicharrica, una de las mejores bandas zaragozanas de punk-hardcore, publicaba su segundo disco, “Quiero romper”. La banda dejó para la historia tres discos de punk que si bien entonces no tuvieron la difusión y acogida que merecían, hoy se pueden apreciar como tres referencias del punk rock zaragozano y estatal de finales de los noventa y principios de siglo.

Quiero romper” es una declaración de principios que bebe tanto en lo musical como en el mensaje, del hardcore político de bandas como L´Odi Social o El Corazón del Sapo. El disco comienza con una línea de bajo in crescendo hasta romper con el estribillo de “El juez”, tan de actualidad, como nos recuerdan los casos de corrupción institucional, el Borbón huído o sentencias políticas como las del caso Altsasu: “La justicia no es igual para todos”. En “Encerrado” o “Quiero romper” que da nombre al disco, queda patente la actitud punk de la banda, con una base rítmica potente y un estribillo que resumen la filosofía del disco: “Quiero romper, su jodido sistema verlo caer”.

“Quiero romper, su jodido sistema verlo caer”

En el disco también hay sitio para ritmos más rockeros y melódicos, como en “Defiance”, eso sí, siempre con la voz punk tan característica de Julián, que recoge, en este tema, la tradición nihilista del punk Not Future: “Porque no hay futuro ya no hay solución”. El ritmo hardcore trepidante y rápido de “Es una mierda”, deja paso a “Colegas”, un tema con una fuerte carga emocional, “Os fuisteis sin avisar”, y una intro genial. Una montaña rusa de emociones en unos pocos minutos de punk frenético.

Sin embargo, como a esos ritmos rockeros, también se deja espacio para el optimismo y la resiliencia en temas como “El odio”: “Dar la vuelta y volver a empezar”, eso sí, sin perder esa actitud desafiante de señalar a burgueses, empresarios y policías, tanto en “El odio” como en “escupiendo”. Tras “la jaula” o “nada queréis saber”, llega el arpegio limpio de “Amanece”, dedicada al zapatismo, referencia ideológica de aquellos años para muchas bandas politizadas, y una de los temas del disco que más difusión tuvo. Cierra el disco “la calle”, una rumba festiva contra la delación.

En definitiva, “Quiero romper” es un disco crudo, que escupe rabia muy bien dirigida en cada tema, cuyas letras directas, además, invitan a la reflexión. Es un disco de ritmos elaborados, en el que los instrumentos dialogan a la perfección, silencios preparatorios, cambios de ritmo y largos espacios instrumentales. Además de caracterizarse por un bajo agudo y trabajado que, en estos casos, se agradece por quienes nos gusta escuchar el sonido del bajo en las bandas hardcore.

Sobre Diego Marín Roig

Diego Marín Roig. Profesor de Geografía e Historia, algo melómano y autor del blog "Entre Besos y raíces". Desde Euskal Herria y Aragón para el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *