Entrevista bandas de rock

Ciclonautas | Showcase + Entrevista

Cinco años después de finalizar su flamante gira “Vivo o muerto”, Ciclonautas publicaba el pasado día 21 su tercer trabajo, Camping del hastío. Y para celebrarlo, unos pocos afortunados acudimos el día anterior a la presentación del mismo en Madrid en la que, además de ofrecernos un showcase, presentarían el videoclip de su último tema adelanto, «Eterno aprendiz».

Con el brillo en los ojos de las nuevas primeras veces – y alguna lagrimita tras la prueba de antígenos de rigor – cruzamos el portón de las oficinas de Live Nation deseosos de empaparnos del sonido de la banda navarro-argentina, quienes tras una breve charla con Joe Pérez-Orive se arrancaron a tocar en directo cinco de los temas de su nuevo trabajo: «Abrazado a un misil», «¡Agua va!«, «Dele al play», «Eterno aprendiz» y la ya entonces conocida «Bombo sicario.»

Un plan sublime para una tarde de jueves si no fuera porque, en un dramático giro de los acontecimientos, aparecieron unos hombres de uniforme azul que, en una siniestra mezcla de los hombres de gris de Momo y los dementores de Harry Potter, vinieron a arrebatarnos el tiempo y a aguar la fiesta parando el evento. ¿Será que en la Tierra de la Libertad nuestro disfrute empezaba a rozar el comunismo? ¿O simplemente que cuatro décadas después las canciones de Kortatu no pasan de moda? *guiño, guiño*

En cualquier caso, el incidente no evitó que servidora disfrutara en casa del combo preescucha + cerveza esa noche y unos días más tarde pudiera charlar con Javier Pintor«Txo», bajista de la banda:

En primer lugar, estando todo como está, patas arriba, ¿qué sensaciones suscita lanzar un trabajo nuevo?

¿La sensación nuestra? Era necesidad. Las canciones y el disco estaban ya construidas desde enero-febrero del año pasado, que nos fuimos a Argentina a trabajarlo. Justo nos vinimos para aquí, para España, cuando empezaba la pandemia gorda, que nos dejaron entrar de churro. Pero empezaba ya todo el cristazo este y ya fue tener que hacer mil cabriolas y afortunadamente hemos podido seguir trabajando durante la pandemia. Por lo menos estar ensayando.

O sea, que como para muchos, supuso un fallo de ruta…

Pues qué quieres que te diga, lo teníamos ya todo planteado y si no llega a ser por este parón forzado Ciclonautas tenía que estar tocando ya ahora mismo, en vez de estar esperando un año. Empezamos la gira este domingo en Gasteiz pero me imagino que lo habríamos hecho muchísimo antes. Teníamos cosas ya cerradas en Argentina para poder tocar incluso, pero tal y como está todo, pues bueno. Lo importante es que las canciones están hechas, el disco está hecho y en las condiciones en que estamos hay que intentar desde luego salir a tocarlo.

Sobre esto que me comentas de que el disco lo teníais ya cocinado antes de la pandemia y que al llegar aquí seguisteis trabajando en ello, imagino que en temas de producción, de pulir cosas. ¿Cómo fue trabajar en él en estas circunstancias?

Complicado, ha sido complicado. Por ejemplo yo no vivo en Pamplona, vivo en un pueblo a 45-50 kilómetros y ha sido un poco cristo el conseguir los pases de movilidad. Hubo mucha restricción aquí en Navarra, nos tuvieron en zona roja además. Pero bueno, la forma de trabajar nos la planteamos así, pensamos que parar era absurdo viniendo todo tan caliente como estaba. Entonces ya te digo, hicimos algunas cabriolas y lo conseguimos, conseguimos hacerlo a base de mucho esfuerzo. Pero el resultado ahí lo tienes. Estamos muy contentos.

Entre este nuevo trabajo y el anterior, Bienvenidos los muertos, han pasado seis años y poco más de vuestro disco debut. Cuéntame, ¿cómo ha sido este viaje?

Mira, cuando hicimos el ¿Qué tal? empezamos gira con él y Bienvenidos se compuso prácticamente en los hoteles durante esa gira. Al ver que Ciclo iba teniendo aceptación poco a poco con la gente quisimos hacer un disco mucho más para directo, así que en los hoteles, en los ratos que teníamos le fuimos dando forma. Cuando acabamos nos fuimos a Argentina, allá hicimos alrededor de 120 galas y al terminar decidimos parar un poquito. Alén tenía sus compromisos con Marea, yo aparte me muevo con más gente, en trabajos de estudio y así, y Mariano quería bajar a Argentina una temporadita; una temporadita que se extendió año y medio [Risas] Ya sabes, un poco en plan argentino.

[Risas]

Y ahí es donde construyó todas las ideas, todas las composiciones. Nos lo trajo aquí, lo vimos factible y dijimos: bueno, esperamos a que acabe Alén la gira con Marea y nos metemos con el disco. Alén acabó la gira un 28 de diciembre, en 2019, y el 6 o 7 de enero nos fuimos a Argentina a darle forma a todo.

Entonces bueno, este tiempo nos ha venido muy bien para macerar cosas, darnos cuenta de lo que hay y llegar a un sonido en el que nos sentimos cómodos. Mariano tenía muchas ganas de emplear en este disco mucho ruidito de sinte, de secuencias, de cosas, entonces ha sido ir probando y el resultado ahí lo tenéis. Estamos contentos porque se ve la evolución del grupo y yo pienso que este será el sonido de Ciclonautas. De hecho las canciones antiguas se están trayendo también a este sonido. Poco a poco porque hay un taco de canciones, pero bueno, con paz y quietud, sin prisa pero sin pausa.

Con estos pequeños cambios dentro del estilo de Ciclonautas, que son leves, pero se notan, ¿cómo crees que está calando, que calará este nuevo trabajo?

Las críticas hasta el momento están siendo buenas. Yo soy un poco tecnófobo y no estoy mucho en las redes, pero lo que me llega es que las críticas son realmente buenas y que gente está diciendo: «Hostia, qué sonidazo.» Ahora evidentemente nos queda defenderlo en vivo y que la gente tenga la misma sensación. Date cuenta, somos un trío, aquí no hay ni trampa ni cartón: esto es un banco de tres patas. La caga uno y esto se nota terriblemente [Risas]

Ahora que toca orquestar la presentación y teniendo que realizar el espectáculo con el público sentado, ¿crees que recibiréis igual su fuerza, la del público?

Pues la verdad que no lo sé. El lunes después de haber empezado te lo podría comentar. ¿Antes de empezar? Creo que la sensación vamos a decir que es extraña para todos. Todo el mundo va a estar sentado, todo el mundo con mascarilla porque es así, el aforo va recogido, a la mitad. Ir a ver un grupo de rock como Ciclonautas, que es una música caliente, es un rock para bailarlo y cabecearlo y tener que estar sentado… no sé, le darás a las piernas

[Risas]

Lo que sí te digo es que nosotros vamos a estar al 100%. Ciclonautas te va a tocar con la misma energía delante de veinte mil, que de dos mil, que de un millón. Nosotros es lo que hacemos, somos carne de escenario al fin y al cabo.

El día del showcase Mai comentaba que al dar forma al disco lo que buscabais, aparte de que cada canción tuviese su personalidad, era que de principio al fin tuviese un sentido, con un principio, un núcleo y un final. Pero para ti, ¿qué es Camping del hastío más allá de lo musical?

Para mí personalmente, si te lo desgrano por partes, Camping del hastío primeramente es una evolución musical con nuevas apuestas, buscando un sonido y sobre todo encontrarnos a gusto con ello. Hemos sido muy tiquismiquis con estas canciones. De cuando ha venido la idea a cuando ha salido les hemos dado mil vueltas, ha sido un proceso en el que hemos sido muy conscientes y muy cabales con lo que queríamos. Queremos darle al público algo diferente, un sonido, no nuevo, porque yo soy de la opinión de que inventado ya está todo, pero sí característico. Que escuches esto, que escuches estas guitarras, estas bases y sepas que es Ciclonautas. Partiendo desde la base de que teníamos muy claro cuál era la apuesta decidimos tomarlo con mucha, mucha calma, no queríamos velocidad de ningún tipo.

Luego es que el título ha venido acojonante porque este título ya se lo habíamos puesto a una canción y al final hemos decidido ponérselo también al disco porque es un poco la sensación que estamos viviendo ahora mismo. Ya lo comentaba Alén a uno de los periodistas el otro día, estamos viviendo una sensación como dice muy bien la letra: «Murió el tiempo al vivir», que es lo que nos ha pasado y nos ha venido a huevo, tía. Parece que Mariano era pitoniso [Risas] Ni adrede.

Y ciertamente esto que me dices tiene también mucho que ver con los versos que abren el libreto: «Ya emergerá la flor de los pantanos, que cuando más lodo hay más bonita y dulce se enrojece…«

Claro. Luego la carátula tan impactante, la niña con la tienda de campaña, todo alrededor desolado. La portada te lo está diciendo todo, te está diciendo qué te vas a encontrar dentro. Luego lo que te vas a encontrar musicalmente hablando va en gustos, pero pienso que es una historia contada lo que viene en cada canción.

 

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *