Música en Twitch
la fuga

Crónica | A Cop de Rock Fest | Día 2

21 de julio. 14 horas. Comienza la segunda jornada del A Cop de Rock Fest, que se encargaría de abrir el metal de Mosh, seguidos de los barceloneses Avida Dollars.

Llegamos a tiempo de ver a Deskarte, banda madrileña a la que había escuchado pero aún no había tenido oportunidad de ver en directo. A las 16.00 sonaban los primeros acordes de “Necesito”, tema que abre su segundo trabajo, En el lado equivocado, y en el que se centraron con un repertorio de temas como “El cofre de los sueños”, “Domingos de tijera”, “Querer no es poder”, “El tango sin flor” o “La llamada”, para terminar con un emotivo “En el lado equivocado” y los mayúsculos “Estatuas de sal” y “A punto de explotar”. En su setlist también incluyeron “La noche muere” y “Me vuelo”, pertenecientes a su primer disco Para que tiemblen tus pestañas, e incluso hubo cabida para una breve versión de “The Imperial March” de Star Wars que dejó claro que estos chicos se están haciendo un hueco en el lado oscuro y guay del rock. En definitiva: 45 minutos de concierto en el que la actitud, el buen hacer, la entrega y la compenetración de la banda les hicieron estar a la altura de las dimensiones del lineup del festival.

A cop de rock

Justo después le tocó el turno a Manifa. No había llegado a escucharlos, y me los habían llegado a definir como “dignos herederos de La Polla Records si alguna vez los hubiera”. Y después de verles en escena la comparación no me pareció del todo exagerada. Con Mena, frontman de la banda, vestido del Joker, los Manifa ofrecieron una actuación beligerante y repartieron cera a diestro y siniestro con desparpajo y naturalidad, encandilando a todos los presentes.

Se acercaban las 18 horas y las ganas de ver salir a los Bocanada eran más que palpables. Como de costumbre, Martín, Juanito, Pepo y Rupi salieron a alegrar los oídos del personal. Sin chorradas y sin artificios, demostraron una potencia brutal y una absoluta entrega a su público, que no dejaba de corear sus canciones.

A continuación llegaron los veteranos Los Benito, que alternaron en su setlist canciones de su último trabajo El rincón de mi cabeza con otras más antiguas, y evidentemente tampoco faltaron temas emblemáticos de Benito Kamelas como “Lola”, “Sueños rotos” o “Valencia ciudad”, con la que pusieron punto y final a su actuación.

El sol ya caía cuando salieron al escenario los asturianos Mala Reputación. Los demás, ya ubicados y cerveza en mano, nos disponíamos a disfrutar de uno de los conciertos de la jornada que, según me habían dicho las malas lenguas, más iba a hacer subir la temperatura. Y así fue. Banda entregada en el escenario, los Mala demostraron ser un torbellino de rock y potencia. De lo mejor y más enérgico que he visto últimamente.

A continuación tenía lugar uno de los momentos más esperados de la noche por el público en general. Hamlet no es una banda que me guste particularmente, pero puedo llegar a entender por qué la gente le da tanto bombo. Comenzaron con “El mejor amigo de nadie” y tocaron temas archiconocidos como “Muérdesela”, “Denuncio a Dios”, “Antes y después”, “Irracional” o “Egoísmo”.

Y llegaba el concierto, para mí, más esperado: La Fuga. Si bien es cierto que yo con La Fuga no soy imparcial, es insoslayable que continúan siendo fieles a su estilo, ajenos a modas y tendencias. Hicieron del recinto una fiesta repasando todas las mejores canciones de su trayectoria en un concierto que concentró a un gran número de asistentes al festival, aunque interpretaron también temas de su último disco, como “Humo y cristales”, “Banderas” y el último single “Cuestión de prioridades”

la fuga

Sínkope fue otro de los grandes reclamos de la jornada. Los extremeños desgranaron una importante parte de su último disco El parque de los poetas, incluyendo en su setlist temas como “Los bichos que alimento”, “Mi barca y mi mar”, “El que mata la vergüenza”, “No me desates” o “Si el querer me va a doler”, en el que también hubo sitio para temas más clásicos como “Cuando no te pones falda”, “El carro de la vida” o “En tarros de miel”.

Con Flitter descendió considerablemente el número de asistentes. Los de Lizarra repasaron canciones de su último trabajo Depredador, así como temas de su Rabioso, su popular “Aceite tóxico” de su álbum de 1992 y una particular versión de “La silla eléctrica” de Barricada.

Y para cerrar una segunda jornada pisando fuerte, el A cop nos trajo a los Aphonnic, que subieron decibelios e hicieron disfrutar a los ya pocos asistentes, que quedaron con un estupendo regusto por haber asistido a una jornada memorable.

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *