Claudia San Martín

Crónica | Deltó + Insidia y Tú en Málaga

Si uno vive a la deriva y siente que todo marcha bien en su vida, si pensamos todas las noches en qué más se necesita para ser Dios y cuánto cuesta su amnistía, eso significa que se es un fiel seguidor de la banda por antonomasia del rock patrio. Pero es que a todos esos supuestos, hay que añadir uno nuevo: si sientes que nada ni nadie puede parar a la primavera y al sol que nos ilumina tras un largo invierno, eso significa que también eres fan de Gato Ventura.

Este fin de semana, Gato Ventura y sus fieles errantes se dejaron ver por Málaga de nuevo, tras su visita de hace un año y medio en la que estuvimos presentes. Es verdad que, en esta ocasión, quizás la velada se nos quedó un poco corta, en parte porque no pudimos disfrutar de las canciones propias de Gato y compañía. Sin embargo, fue una noche más que simpática, en la que ninguna persona que se dio cita en la Cochera Cabaret dejó de cantar esos himnos que han formado parte de su vida.

Acompañados por sus amigos de Insidia y Tú, los cuales abrieron la veda al desenfreno, Gato Ventura y los Errantes demostraron que hay mucho talento detrás de esas guitarras tipo Les Paul y ese bajo blanco y marrón Fender. No teníamos casi ninguna duda de ello, pero había que demostrarlo. Porque dos de sus miembros tienen previsto lanzar un trabajo discográfico en los próximos meses. Tendremos que estar atentos a sus redes sociales.

Volviendo al inicio de la noche, con Insidia y Tú volvimos por un rato a la época dorada de los Platero, a ese concierto en la ya desaparecida y mítica Canciller (o Canci, para los nostálgicos). En general, la puesta en escena fue más que notable. La voz puede que no fuera perfecta. Pero para pasárselo bien daba de sobra. Vestidos con camisetas de Ramones y Led Zeppelin, el cuarteto de Elche no dejó de tocar ninguno de los temas que tenemos como favoritos en nuestro repertorio. La sorpresa fue Cantalojas, ese blues delicioso que Fito, con la ayuda de Uoho, Juantxu y Jesús, compuso para contarnos cómo era la vida en las calles de Bilbao. Cuando le llegó el turno a Juliette, Gato ya estaba preparado para darlo todo en el escenario. Si uno hace lo que hizo en cuestión de tres minutos, lo más seguro es que se le tendrían que haber llevado en ambulancia. Energía y entrega de diez. Para el final, se optó por El roce de tu cuerpo, cantada a coro por todos los presentes, y Si tú te vas, con esa línea inicial de bajo que ya tenemos como nuestra y el tributo a Status Quo y al legendario riff de guitarra de Rockin’ All Over the World.

Entre medias de los dos conciertos, y entre conversaciones de que a ver si es verdad que Platero vuelve algún día, Marea y Capitán Cobarde eran los encargados de que la fiesta no decayera. Y no lo hizo, más que nada porque Anto, Víctor, Julián y el propio Gato no nos dejaron ni quince minutos de calma. La calma antes de la tormenta, que dirán algunos. Aunque ni esa tormenta habría apagado el fuego con el que se empezó el segundo asalto. «¿Dónde están los besos que me debes…?». Canción tras canción, se fue desgranando y recordando los primeros discos de Extremoduro, especialmente ‘Rock Transgresivo’ y ‘Somos unos Animales’. «Hay gente en Extremadura que no se sabe el himno, pero se sabe esta canción». Por qué será. Con la mencionada Pepe Botika coreada a capela, La Vereda de la puerta de atrás y Salir se puso punto y final a más de dos horas y media de rock transgresivo. ¿A alguien se le ocurre un mejor plan para un sábado por la noche?.

 

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *