Entrevista bandas de rock
El Kanka Madrid

Crónica | El Kanka en Madrid

· Crónica: Mario de Jaime

· Fotazas: @Espe_dm

No está al alcance de muchos músicos tocar en un mismo sitio cinco noches seguidas. Ni siquiera los más grandes de este mundo lo han logrado. Si alguien se encuentra aprendiendo los acordes elementales del instrumento de las seis cuerdas en su cuarto y sueña con plantarse encima de un escenario con amigos a su alrededor y haciendo que los asistentes canten, rían y se diviertan como nunca, deberá saber que el secreto es ponerle mucho empeño y ganas. Nunca darse por rendido. Quizás estas palabras suenen a esos consejos que un abuelo le da a su nieto cuando este último se sienta en su regazo. Pero que nadie dude de que todas las metas impuestas son alcanzables.

El Kanka y Carmen Boza

Y si no, que le pregunten a ese chico malagueño nacido hace 38 años. A ese andaluz que estudiaba Filosofía mientras se colgaba su guitarra después de cada clase. Si ya fue un hito llenar el WiZink Center en febrero de 2020, más de un año y medio después debemos añadir uno más a la lista: plantarse en uno de los teatros más representativos de Madrid en plena Gran Vía de miércoles a domingo. Casi nada. «Cómo se nota que es viernes, quillo…». Las ganas de divertirse eran palpables varios minutos desde la cola de acceso al teatro. Sabéis quiénes sois abrió el setlist que alguno que otro ya había mirado de reojo.

Y si la vida trata de pasarlo bien, pues no tengamos reparos en añadir panceta a la ensalada. Ni tampoco de cambiar el palacio por el callejón. «Madrid es mi ciudad adoptiva. No sabéis la alegría de un músico de hacer un concierto y dormir en su casa». De esta manera, los primeros acordes de Andalucía inundaron el Rialto. Era, en definitiva, un regalo para todos los andaluces en Madrid. La tierra de la mezquita y del espeto. Y también la de la Alameda y la de la Alhambra. Entre medias también nos acordamos de que nadie nos diga ‘no’ y que vivir es lo más bello y amar, lo más lindo.

El Kanka en directo

Para estos cinco conciertos, qué menos que contar con la participación de amigos. Con esa gente que nos saca una sonrisa en cualquier momento. El turno en la noche del viernes fue para Carmen Boza. Con dos taburetes llenando el escenario, los dos músicos interpretaron Mañana, esa canción nacida entre cuatro paredes cuando la vida se paró, y una deliciosa versión a dúo de Vengas cuando vengas. Mirábamos el reloj y no nos lo creíamos. Tocaba enfilar el último tramo de este «ecuador del ecuador» de las cinco citas seguidas.

Para ello, Lo mal que estoy (y lo poco me quejo) fue la canción elegida para despedirse por unos segundos de los que bailaban como podían sin levantarse de la butaca. «Cuando nos vamos, seguimos ahí. Justo detrás». Así, la energía que quedaba se agotó para interpretar todos a una Canela en rama. «Y pese a que el insomnio me desvela cada noche, hoy me quedé soñándote…». Poco a poco, el teatro se fue vaciando y los instrumentos se callaron. Pero volverán a sonar en en menos de veinticuatro horas. Eso ya será otra historia. La que vivimos esa noche de junio en pleno centro de Madrid la guardaremos en nuestra memoria para siempre.

El Kanka en directo

Y todo gracias a un andaluz que se empeñó en dedicarse a la música. En no rendirse pese a las adversidades. Todo llega si le ponemos la suficiente perseverancia. Al fin y al cabo se trata de que nos enseñen desde bien pequeños a conocernos y a saber lo que sentimos. ¿No consiste en eso la vida?

El Kanka en directo

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *