Gallos Rock

Crónica | Gallos en El Sol

Decía Jim Morrison que el rock and roll es el sonido de los ángeles contando la verdad. Y los Gallos dijeron el viernes en pleno centro de Madrid que si te has burlado de la muerte y le has sacado el dedo, eso significa que eres un Gallo con todas las letras. Porque sí, estos cuatro chicos madrileños llenaron «la puta Sol». Y se lo merecen, más que nada porque son de lo mejorcito que ha dado nuestras escena rockera en los últimos años.

La noche dio comienzo con INC encima del escenario. Una propuesta más que notable la de estos valencianos. Con un sonido que recordaba bastante al british rock, se metieron en el bolsillo al público que ya comenzaba a llenar la sala. Si tuviéramos que decir a qué suenan INC, podríamos decir que es una mezcla entre The Beatles y The Who, de quienes tocaron una excelente versión de I can´t explain. Y suenan a los de Liverpool en sonido y también en escenografía, pues Kevin Castellano, el cantante y bajista de la banda, dejó claro que quería que volviésemos por un momento a The Cavern, con un vestuario y un instrumento igualito al de McCartney. «Viva la música en directo y vivan los putos Gallos». Con una bandera naranja de INC en la que se vislumbraba un dragón, los levantinos dejaron paso al plato fuerte de la noche.

«Dicen por ahí que rock and roll en tu puta cara». Exactamente, los Gallos lo hacen, Y no se van a preocupar de si a alguien no les va el rollo

Con una placa de sheriff en la chaqueta, el bueno de Nacho Carballo salió a las tablas acompañado por su banda, por esos tres pilares en los que se basa el rock and roll que sale de los instrumentos de Alejandro, Pablo y Laura. Casi sin ninguna pausa, retumbaron tres de los temas que están presentes en el disco que los de Carabanchel lanzaron hace pocos meses: Rockstar, Baby Vivir por vivir rompieron el hielo de lo que se avecinaba una espléndida velada. Saludo inicial para el respetable, y No, no, no sonando por los amplis, seguida de No seguiré contigo y de una cover, o una versión «para los de la RAE», de Lonely Boy de The Black Keys.

La semana anterior al concierto, pudimos leer en las redes sociales de la banda un post en el que se pedía la ayuda de los entusiastas rockeros que tenían el perfil de Facebook de Gallos en la barra de favoritos. «¿Qué canción no puede faltar en nuestro bolo de El Sol para que te vayas squirteando a casa?». Y claro, una de las pedidas fue Miss Tequila, la que cuando viene a mí no me deja dormir. Antes del cambio de guitarras correspondiente, fue el tema Muertos el elegido para hacer cantar y saltar al público madrileño que ya abarrotaba la sala situada en la Calle Jardines.

Tras Un hueso más, vino de nuevo una sobresaliente cover del rey del rock and roll, de Elvis Presley. Entre medias, pudimos oír una de los lemas que unos hermanos valencianos han metido en nuestra cabeza para siempre: «Colgado bocabajo en el armario, no dejo de repetir… ¡A todo que sí!». Pero aún quedaba disco que presentar, por lo que Nacho y compañía se pusieron manos a la obra con Dijiste adiós. Sin tiempo para respirar, fue el blues Batalla perdida el que nos dejara un sabor de boca más que bueno. Más de seis minutos de pura inspiración, de coger la máquina del tiempo y transportarnos a la escena musical estadounidense de la década de los sesenta por unos instantes.

«Dicen por ahí que rock and roll en tu puta cara». Exactamente, los Gallos lo hacen, Y no se van a preocupar de si a alguien no les va el rollo. Para algo es el lema de su LP. A esta declaración de intenciones, no podía haber otra canción más adecuada que Puede ser para que dejésemos los tercios a un lado y cantáramos a todo pulmón eso de: «Puede ser que tu arma dispare una flor…». Y si ya el ambiente estaba caldeado, con Gallo! ya se terminó de llegar al delirio. Con que cumpláis una sola cosa de lo que se dice en le canción, sois bienvenidos al club. No importa si tu historia se ha escrito al revés pero no tienes miedo o si eres más de reír que de llorar cuando se pone todo negro.

Sin embargo, todavía sentíamos que nos faltaba algo. Y ese vacío se llenó con Tal vez el rock and rollSquirt, la canción que ya traíamos memorizada de casa. Quizás sea verdad que los ángeles hablan rock cuando dicen la verdad, si bien es probable que alguna vez optaran por rechazarla. Pero si escucharan a Gallos, probablemente no volverían a contar una mentira nunca más. Al fin y al cabo, ¿quién no quiere ver a un espíritu celeste con una guitarra y cantando que esta noche va a quemar la ciudad?

 

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *