https://www.facebook.com/MarenostrumFuengirola

Crónica | M Clan en Fuengirola

De Joan Jett aprendimos, además de que nos debe dar exactamente igual cuál es nuestra reputación, que debes hacer siempre todo aquello que amas y esperar a que la gente que te siga también lo haga con el tiempo. En este ciclo de conciertos que estamos viviendo en el Castillo Sohail de Fuengirola, hemos aprendido que con dos guitarras acústicas puede defenderse con soltura un setlist cuyas canciones piden un par de guitarras eléctricas, un bajo y una batería a gritos. Sin embargo, ese es precisamente el encanto de este verano diferente: nos apuntamos a cualquier concierto con la finalidad de pasar unas horas más que agradables.

El caso es que, tanto Carlos Tarque como Ricardo Ruíperez, conocen como nadie el arte de desenvolverse en las tablas de cualquier escenario. La conexión con el público fue total desde la primera hasta la última canción. Vale, estamos sentados e inmóviles de cintura para abajo, pero eso no es impedimento para cantar y arrancarse con algún ritmo de palmas propio de algún tablao flamenco. Que los dos protagonistas de la noche iban a hacer acto de presencia unos minutos más tarde lo programado lo sabíamos todos. Así son los rockeros de pura cepa.

Con una luna llena espectacular siendo testigo de todo, Tarque y Ruipérez se sentaron enfrente del respetable y se pusieron manos a la obra. Filosofía Barata fue la encargada de abrir la velada, seguida de Souvenir, un canto a los viajes y a hacer y deshacer maletas en habitaciones de hotel. En cierto modo, en ese modo de vida reside un cierto anhelo a felicidad: «Ayúdame a llenar esta maleta…». La noche iba avanzando entre covers y móviles puestos en alto para mandar al grupo de Whatsapp de ‘Familia’ todo lo que iba sucediendo.

«Estamos muy contentos de tocar en directo después de esta movida tan rara. Es una motivación extra el hecho de poder tocar cuando hace tres meses no teníamos ni idea». Después de esa versión deliciosa de la ya más que mítica Serenade de los Steve Miller Band, le llegó el turno a Dando vueltas, otro tema de carretera, hoteles y aviones. Quizás la sorpresa más grata del concierto fue que Tarque y Ruipérez se atrevieran a incluir Perdido en la ciudad, una canción al más puro estilo rock sureño incluido en su primer disco. Y qué decir que el resultado fue muy pero que muy bueno. Rasgando una guitarra acústica como si no hubiera un mañana también se puede hacer auténtico rock.

El estribillo de Calle sin luz nos recordó a ‘Toro’ de El Columpio Asesino, un tema que Berri Txarrak lo ha estado incluyendo en sus últimos conciertos de la gira de despedida. «Anfetaminas y rock…». Podríamos incluir perfectamente las ocho palabras de sobra conocidas para cualquier fan de los de Pamplona o los de Lekunberri. También hubo tiempo para la calma, el desasosiego y el mar de amores. A ritmo de Roto por dentro, los coros fueron cantados de principio a fin por el público. Decíamos que pudimos escuchar muchos covers en voz de Tarque: desde Californication de Red Hot Chili Peppers hasta Te quiero igual de Calamaro, pasando por Escuela de Calor de Radio Futura. Cada uno de ellos muy bien traídos, no lo vamos a negar.

Hasta la vista rock n’roll Miedo, dedicada a todos los sanitarios que se han dejado la piel en estos meses tan duros, se dio por concluido el grueso principal. «No es un final feliz, tan solo es un final». El hecho de que un final sea feliz depende del punto de vista de cada cuál. ¿Realmente la peonza dejó de girar en el final de Origen? Allá cada uno con sus interpretaciones. Con el respetable de nuevo como protagonista en Maggie despierta, versión del fabuloso tema de Rod Stewart, veíamos cerca el final. Pero aún faltaba algo: «Tocarán Carolina, ¿no?». Claro que la tocaron. La dulce niña Carolina ya forma parte de nuestra existencia.

Con Concierto Salvaje, una nueva noche en las tripas del precioso Castillo Sohail tocó a su fin. Una nueva noche en la que hicimos precisamente lo que nos gusta, lo que amamos con todas nuestras fuerzas: asistir a un nuevo concierto y añadir uno más a nuestra colección. Cuántas cosas nos enseñó nuestro faro rockero femenino por excelencia. El rock nunca se detendrá.

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *