Música en Twitch
Poncho K Arrebatos de Privamera

Crónica – Poncho K en Logroño: conquistando capitales… de provincia.

Desde que en el 2017 publicara “11 palosPoncho K, cantautor eléctrico, no giraba con un nuevo compendio de canciones bajo el ala. Después de la pandemia y del proyecto “Hijos de Nacho Vidal”, Alfonso Caballero presentaba Calíope, musa de la elocuencia y octavo largo del artista, en la Sala Fundición de Logroño. Una sala que ya le era conocida, puesto que también hizo parada en la gira del 2018, cuando el recinto de conciertos se denominaba Biribay. En Logroño, el sevillano estuvo bien acompañado por los músicos de Malsujeto Edu Vidal (al bajo), José Taberner, Taber (a la guitarra), y Enrique Hernández, Kuero (a los teclados), más Santi Serrano (a la batería), para ofrecer un concierto rumboso y punzante siempre, a ratos de misa genital y abstracta.

Después de más de 20 añazos de carrera, el repertorio de Poncho K da para quemar rueda desde el minuto cero y aguantar la energía hasta el final. El concierto se abrió con el erotismo coreado de Arrebatos de Primavera, single de “Caballo de Oro” (2013) y tapa bien abierta del hechizo. Inmortal, primera muestra de Calíope, gritó desde el tatuaje del pecho de su cantante, endurecida como un hijo de Nacho Vidal. El gallo de la veleta (“11 palos”, 2017) y De ninguna parte (“Caballo de Oro”), mantuvieron el ritmo como amor que no da respiro, hasta uno de los estribillos más gritados como es el exabrupto flamenquillo de Borracho de la Madrugá (“Cuantovaqueré”, 2005). Da igual la voluntad enmadejada que tienen las letras de Poncho K: siempre surge, entre las dificultades de la existencia, la frase honda que desgañita al público. Quien no apareció fue El Drogas como uno de Los carniceros (la colaboración estelar llegaría después), pero sí dejó espacio a uno de los apasionados recitados de Poncho K. Que para eso honra a la poesía épica y a la elocuencia en el título de su último álbum. Del disco “Una historia con las manos” (2010), que aún no había tenido representación en el concierto pero del que se preveían varios himnos, salió como un tiro Punki gitano. El tema fue “Un trago de rock con quejío”, como se llama la cerveza que vende el artista entre su merchandising, y un ejemplo de los matices que aporta el teclado de Kuero. Otra de las canciones especiales del compositor sevillano es El bicho, desolador relato sobre el cáncer expresado a ritmo de tango y circo que se canta con la risa torcida. Para recomponer el cuerpo raro que deja El Bicho, se subió al escenario el Piñas como colaboración inesperada.

Gira Poncho K

El carácter del músico de Marea, que compartió el micrófono con Poncho para Fijo en las paredes, precipitó la impronta de esta canción nueva, que son las más duras de calar. Otra vez a chillar estribillo con No me sale del coño y a gozar con La niña del caracol, potenciada en su cúlmen gracias a Edu y Taber. Anunciando una bajadita de revoluciones se presentaba Magia pura (de la cosecha de “11 palos” como las dos anteriores), que aun así fue de las más cantadas de puro bonita. Asomaba otra vez Calíope con el que fuera su primer single: la historia de amor vecinal de Ring Ring. El último sol, cantada con Rubén Pozo para “Una Historia con las manos”, suena emocionante aún sin el ex de Pereza en los directos. . La que no se deshace nunca y sigue sonando igual de joven que hace 11 años es Manolito Caramierda, que españoliza dramas norteamericanos tan de actualidad pero con una vuelta alegre y positiva. Dile a tu hijo que respete a Manolito y nos ahorraremos muchos problemas, como sociedad, en el futuro. Tras los coros eufóricos de Ma-Manolito, ca-caramierda, entró más ajeno un tríptico de Calíope. Manta y ron, que no deja de ser otra pieza canónica de los últimos discos de Poncho K a la espera de poso; Pasa que retumba con una distorsión novedosa; y Catenario, que también se siente distinta con esos cimientos de teclado y un desarrollo más expansivo: Yo me quedo aquí / con la guardia levantada en el incendio / Si viene a por mi / no tendrá más adversario que mis huesos. Apostaría a que en unos años se instalará en los bises. La Sala Fundición volvió a lo bueno conocido con Verborrea, tema afamado por la colaboración de Uoho y Robe, y lo hizo a pulmón. Poncho se bajó entonces del escenario para dejar que Edu, Taber y Kuero mantuvieran la expectación roquera del público antes de los últimos temas.

Poncho K

El encuentro sexual de Una Historia con las manos, principio del fin, calentó por penúltima vez a la grada. Tanto es así que un espontáneo se subió al escenario y le puso una pulsera al cantante, que no frenó la música pese a su incredulidad. De hecho, agradeció el regalo una vez terminado el tema, de los más aplaudidos de la noche. “11 palos”, el álbum liberado en el 2017, tuvo mucha representación en el repertorio, teniendo en cuenta que las canciones no son ni lo suficientemente nuevas como para que el público las desconozca ni lo suficientemente clásicas como para que todos nos las sepamos. Así, antes del cierre sonaron Al trote, con esa intro que recuerda a Standby y sus estribillos a corear por encima de los focos; y De sereno, que cruzó la sala como una compañía de circo que culmina en la tarara. No estuvo Manolo Kabezabolo, pero sí la percutora Mentiras de sal, tan breve como macarrilla para que chocáramos los hombros con el de al lado. El clímax definitivo lo puso Corrientes demolientes, que desde que desprecintara los Cantes Valientes en el 2007 se ha fijado a fuego en la mitología barrial de Poncho K. Corrientes de sudor y satisfacción que excavaron en Logroño surcos del amor hermoso. Corrientes demolientes / conquistando capitales… de provincia.

Poncho K Directo

Sobre Damián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te necesitamos

Ya sabes que covid y guerras han dejado a la cultura bastante jodida, y eso nos incluye a nosotros.

Por lo que aunque no nos guste pedir favores, Te Necesitamos.

Échanos un cable y recibe la nueva revista en formato Físico de Colección.

Hazte Productor 🤘