Música en Twitch

Crónica | Superacid, repartiendo panda power.

Tras tiempo de silencio y con nueva formación, el pasado sábado pudimos volver a ver a Superacid, con toda su magia, en Sarriguren (Navarra). El concierto se enmarcó dentro del Farrufest, una jornada festiva para celebrar los diez años de la batucada La Farruka.

Como no podía ser de otro modo, esta fiesta la tenía que cerrar una de las bandas más festivas y desenfadadas de Navarra. Y así fue. Superacid, con su positivismo, energía y buen rollito, repartiendo panda power entre el personal.

Eso son, y eso transmitieron. Diversión, color y desenfado, y además calidad técnica, pues en Superacid se concentran varios músicos con no poca experiencia en la escena navarra. La sección rítmica está dirigida por Aitor Omenal “Home”, exbatería de bandas como Vice Presidentes o Silencio Absoluto, además de haber grabado varios discos con Sorkun. ¿Quién hubiera dicho que apenas lleva dos meses embarcado en Superacid? Mientras Pablo, al bajo, pone la armonía, como también hace en No More Blues, banda referente de la música negra en Pamplona-Iruña, Diego, a la guitarra y voz, que viene de tocar en Inconexa y Bloken, es quien transmite la idea festiva del grupo, que no está reñida con el librepensamiento y la crítica social.

Superacid

Sobre esta base compacta se asientan los vientos, que provienen del jazz y de formaciones como Broken brothers brass, Chico Roto y Funkideak del que también formaron parte el guitarrista y el bajista. En ese combo de metales está uno de los miembros fundadores de Superacid, Héctor, saxofonista, que pasó por bandas como La Señora Noa, y también fundó otras como el grupo de música latina Sonbahia

Como se ve, Superacid, es una banda formada por músicos que se encuentran en incesante  creación, con fuertes inquietudes musicales, y ese aprendizaje, experiencia y experimentación continua, se plasma, se plasmó, en su bolo del pasado sábado en Sarriguren.

Después de ver a Superacid, creo que es imposible entender un concierto del grupo sin el diálogo con el público, que se implicó de forma exponencial a medida que avanzaba el atardecer y Superacid iba dando calorcito con su panda power.

El concierto terminó siendo una fiesta conjunta, en comunión, entre los músicos y la gente. Mestizaje y panda power para todas/os.

 

Sobre Diego Marín Roig

Diego Marín Roig. Profesor de Geografía e Historia, algo melómano y autor del blog "Entre Besos y raíces". Desde Euskal Herria y Aragón para el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te necesitamos

Ya sabes que covid y guerras han dejado a la cultura bastante jodida, y eso nos incluye a nosotros.

Por lo que aunque no nos guste pedir favores, Te Necesitamos.

Échanos un cable y recibe la nueva revista en formato Físico de Colección.

Hazte Productor 🤘