Desakato Rock
@espe_dm

Crónica | Desakato en Madrid

Reportaje fotográfico: @espe_dm

Llenar dos días seguidos La Riviera madrileña está al alcance de muy pocos. Normalmente, esto sucede cuando el grupo en cuestión ya se ha labrado una fama en el panorama musical actual. ¿Y cómo se consigue tal hito? Pues con trabajo y más trabajo detrás. Tópico de futbolista, de acuerdo, pero aplicable también al mundo de la música en directo. Eso lo saben como nadie Nano, Gabri, Pablo, Pepo y Mario. Ellos cinco forman Desakato, una banda punk a la antigua usanza, como Dios manda. El camino ha sido duro sin duda para todos ellos desde ese año 2003, pero por fin pueden decir que reventaron La Riviera dos noches seguidas.

Desakato se despide

Desde que se agotaron las entradas para el concierto, prácticamente en tiempo récord, eran muchos los que esperaban que llegara el 22 de noviembre. Y no era por el alumbrado que marca el inicio del período navideño. Era por ver a los de Llanera encima de un escenario.De hecho, podemos decir que pasaron el examen con nota. Los que se ocuparon de abrir la velada fueron Green Desert Water, o lo que viene siendo lo mismo, un hard rock más que potente. Presentaron su último disco, ‘Solar Plexus’, publicado en abril de este año. Con una apariencia que recordaba a Frank Zappa y con el pedal de wah a tope de potencia, los Green Desert Water nos dejaron una más que notable sensación. «Ahora todos a disfrutar».

Resulta curioso que la sala estuviera a mitad de aforo cinco minutos antes del plato fuerte de la noche. No obstante, y siguiendo con los símiles futbolísticos, la gente apura hasta el máximo para entrar. En cuestión de segundos, ya se podía ver el lleno cerca de las aguas del Manzanares. «Oye, ¿tú sabes qué tienen los Desakato para llenar La Riviera dos noches seguidas?». No había respuesta posible por el momento. Con un oso blanco enseñando los colmillos como especial invitado a la fiesta, el quinteto asturiano saltó a las tablas con un poderío envidiable. «No hay dos conciertos iguales. Por eso os queremos ver ahí abajo como lobos y lobas».

Desakato Rock

Ya desde el inicio, concretamente desde Humo Negro, Pepo no dejó nada para después y se lanzó a las manos del respetable. La primera de muchas, todo sea dicho. Canción a canción, acorde a acorde, los asturianos se pusieron manos a la obra para llevar al éxtasis más absoluto a los que estábamos abajo. Pogos y saltos nuevos cada minuto. Y más de uno que acabó bañado en cerveza cuando aún quedaba más de la mitad del concierto.

Después de tanta acción y entusiasmo, el momento más delicioso llegó con Fríu de Xineru, tocada en acústico y dedicada a los padres y madres, hermanos y hermanas, primos y primas que no se perdían nada desde uno de los palcos de la sala. Quién iba a decir que iban a ser necesarios los mecheros y los flashes de los teléfonos móviles. Pero así fue, y seguro que a algún familiar se le escapó alguna lagrimilla de ver a esa persona que ha compartido tanto disfrutar como nunca.

Desakato fin de gira

El dicho que reza que después de la tormenta siempre llega la calma lo tuvimos que cambiar de orden. Porque, tras Pánico en Frankfurt Huellas, llegó la segunda sorpresa de esta noche tan especial. Pablo, Pepo, Gabri, Mario y Nano dejaron su sitio en el escenario a los que han estado con ellos todos los días de esta intensísima gira que ha llevado a Desakato por cada rincón del país. El equipo al completo se encargó de que sonaran a todo trapo los instrumentos en Barcos en llamas. Un detalle inolvidable.

El encore fue, sin lugar a dudas, un delirio absoluto. Y lo fue desde el primer instante en que vimos a ese cisne rosa que ya forma parte de nuestra vida de conciertos. Porque todo el mundo sabe que sirve, aparte de para fardar en la playa durante los meses de verano, para tumbarse encima de él y navegar por una sala llena de gente. «Para liberar la mente primero hay que liberar los pies», espetó Pepo antes de lanzarse a la travesía. Deseando que no saliera al sol y teniendo aún las heridas abiertas, pusimos punto y final a un bolo punk de los auténticos, de esos que hacen que te levantes con agujetas al día siguiente.

Pero, aún queda por responder a la pregunta. ¿Qué es lo que tienen los Desakato para llenar La Riviera dos noches seguidas? Quizás sea contar con la paciencia y el temple necesario para hacer que las cosas lleguen. Y esto, unido a una sencillez y una humildad más que palpable, es lo que abre las puertas del éxito.

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Un comentario

  1. Ivan

    Gran crónica sin duda. Te doy la razón en todo, especialmente en lo de la humildad. Tuvimos la suerte de cruzarnos con la banda en otro concierto al día siguiente, y lejos de molestarse por que los reconocimos, no pararon de agradecernos que hubiéramos ido a su concierto y que lo hubiéramos dado todo.
    En mi opinión, esa clase de cosas son las que convierten a las personas en artistas, y a la música en eso que tanto nos hace sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *