https://www.bbc.com/

‘Dr. Feelgood’: El álbum más exitoso de Mötley Crüe

Allá por la segunda semana del mes de enero de 1981, la escena del glam metal cambió por completo. No exageramos en absoluto al decir que los primeros pasos de Mötley Crüe en el mundillo musical vinieron acompañados de un auge espectacular de dicho subgénero metalero. La década de los 80 fue un hervidero de bandas que vestían con prendas fanfarronas y un maquillaje exuberante y cargado. La premisa era subirse al escenario para ser visto. Marcar tendencia. Que los ojos del respetable se clavasen en esos pantalones y chalecos de cuero.

Si el mítico CBGB neoyorquino fue la cuna que vio nacer el punk rock tal y como conocemos hoy en día, el igual de legendario Sunset Trip de Los Ángeles, fue, sin duda, el lugar de encuentro de las bandas glam- metaleras. El Sunset Trip no era un club de música al uso, sino que abarcaba clubes que cualquier aficionado a la música sabe de memoria: Whiskey A Go Go, The Roxy o The Starwood, entre otros. Cabe destacar que fueron muchos los grupos que pasaron a lo largo de la Sunset Boulevard Street, desde Led Zeppelin hasta The Doors.

Pero vayamos a lo que realmente nos interesa. Acto seguido de pasar por varias agrupaciones, el bajista Nikki Sixx y el baterista Tommy Lee decidieron tocar juntos tras abandonar sus respectivos proyectos. Dictaminaron que era momento de formar un grupo que rompiera con lo establecido. De esta manera, los dos músicos reclutaron al guitarrista Mick Mars y al vocalista Vince Neil. Lo que vino después es historia: una vorágine de sexo, drogas y rock and roll llevada al punto máximo, en donde no importaba el por qué, la razón de unos comportamientos que catapultaron a Mötley Crüe a la fama.

El punto de partida para la banda angelina fue ‘Too Fast For Love’, un álbum producido por ellos mismos y lanzado bajo su propio sello discográfico, Leathür Records. El otro año recordado por todos los seguidores del glam metal es 1983. La razón es sencilla: el lanzamiento de ‘Shout At The Devil’, un disco considerado como uno de los mejores del género. Las giras acompañadas de alcohol y todo lo demás se sucedían año tras año, mes a mes. Todo valía.

Los años venideros fueron sinónimo de una serie de hechos que hicieron tambalear muy seriamente el castillo de naipes que Sixx, Mars, Lee y Neil habían construido hace tan solo un par de años. El accidente automovilístico de Neil, en donde falleció el baterista ‘Razzle’ Dingley, y el abuso desenfrenado de drogas y alcohol fueron un duro golpe para la banda de Los Ángeles. Entre medias, se sucedieron dos nuevos trabajos: ‘Theatre of Pain’ y ‘Girls, Girls, Girls’. Cuando Sixx sufrió una sobredosis de heroína que casi le lleva a la tumba, la gente que se encontraba alrededor de los Mötley fue la «culpable» de que, por fin, el cuarteto entrase en rehabilitación para dejar atrás una vida dedicada a los excesos.

Y es precisamente aquí cuando llegamos al punto de inflexión del grupo y la principal inspiración para este artículo. El 1 de septiembre de 1989 es cuando ‘Dr. Feelgood’ vio la luz. Un trabajo discográfico considerado como el más característico de la banda de L.A. No necesitamos una cifra redonda para dedicarle unas líneas a los Mötley Crüe en el mes del aniversario de su lanzamiento de su disco más icónico. La citada sobredosis de Sixx sirvió, entre otras muchas cosas, para que el bajista de San José compusiera ‘Kickstart My Heart’, la cual vino acompañada por temas tan reconocidos como ‘Same Ol’ Situation’ o la canción que da nombre al disco.

La decadencia y la pérdida de popularidad de los Mötley fue la que marcó el inicio del fin del glam metal de los 80. Un nuevo movimiento conocido como grunge llamó insistemente a las puertas de los jóvenes de la época. Una nueva forma de vida y una nueva actitud se instalaban en la mente de la ciudadanía estadounidense. Al igual que Mötley Crüe, fueron muchas las bandas que dieron un frenazo prácticamente definitivo a su popularidad: Ratt, White Lion, Europe…

Puede que no se volviera a lo anterior, pero los intentos de reaparición y renovación fueron los protagonistas al inicio del nuevo milenio. Los lanzamientos de ‘New Tattoo’ y ‘Saints of Los Angeles’ dieron el clavo de lo que la banda necesitaba en ese momento. El dicho que reza que todo tiempo pasado fue mejor puede ser cierto, no lo vamos a negar, pero que nadie dude que los Mötley Crüe tienen cuerda para rato. Prueba de ello es su próximo tour con Poison, Def Leppard y Joan Jett. Eso será en 2021. Lo que podemos hacer ahora es cerrar los ojos durante unos minutos y volver a 1981, cuando cuatro chicos rebeldes se juntaron en un garaje y empezaron a tocar sus instrumentos. Y si lo hacemos con los ojos pintados y un vestuario copioso, pues mejor que mejor.

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *