El Kanka WiZink 2020

El Kanka llena el Wizink Center

Es la primera vez que el malagueño toca en el Wizink Center de Madrid y consigue vender todas las entradas. Íntimo en algunas ocasiones, recitando poemas propios y de la banda, y repartiendo buen rollo. Todo un trovador del siglo XXI. 

Dos horas disfrutando de rumbita, funk, poemas y palmas. Desde que sonó el primer acorde de Volar, el público fue marcando ritmos con las palmas y no paró hasta el final. El Kanka, con su maravillosa banda, hizo disfrutar a 8000 personas con las mejores canciones de sus cuatro discos. Tras cantar la primera canción del repertorio él solo, tocó Para eso canto, Guapos y guapas y Llámame Fino. 

Subió al escenario la primera artista invitada de la noche, Rozalén, con la que cantó Para quedarte. Continuó con Querría, Me alegra la vista y el ambiente volvió al estado de buen rollo que desprende el cantante con A dieta de dietas y Refunk. 

Después de cantar su oda al sur, Andalucía, cantó el segundo dueto con Carmen Boza la canción Vengas cuando vengas. Y al final del tema hizo un bonito «estéreo orgánico», dirigiendo al público cantando a dos voces. Continuó con Payaso, Por tu olor, Confesión y estrenó una nueva canción, que cantó él diciendo «no se dice suerte, mucha mierda». 

Y volvió a encender el Wizink  con Tienes que saltar, acompañado de Alvarito, de la banda. Terminó el concierto con Sí que puedes, Lo mal que estoy (y lo poco que me quejo), Canela en Rama y A desobedecer que la mezcló con I will survive.

Los bises finales comenzaron con el público bailando un vals al son de Instrucciones para bailar un vals, Después de esta mañana, Me gusta y su maravillosa Qué bello es vivir. Poco más se puede pedir para una noche de sábado. La verdad es que el Kanka da ese tipo de conciertos de los que te acuerdas toda la vida y con mucho cariño.

 

 

Sobre Laura Palacio

Soy melómana y me muevo por las áreas del sector audiovisual y publicidad pero siempre intentando enfocarlo hacia la música. Creo que la gente que solo tiene un grupo favorito no es de fiar... Y los que te hacen elegirlo tampoco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *