Entrevista | Carlos Escobedo, Sôber

Tras despedir el pasado 7 de marzo en Madrid la gira «Sinfonía del Paradÿsso», en la que reinterpretaron su mítico Paradÿsso en clave sinfónica, Sôber pone el broche de oro a esta etapa con la publicación de Sinfonía del Paradÿsso. Directo en Las VentasCharlamos con Carlos Escobedo sobre este nuevo trabajo:

Inmortalizasteis vuestro fin de gira en Sinfonía del Paradÿsso. Directo en Las Ventas y está a puntito de ver la luz, ¿cómo te sientes ante el lanzamiento?

Ahora mismo genial, la verdad, porque ha llegado esta mañana, ya lo tengo en las manos, he visto que todo funciona y que todo está bien. Es una especie de defecto de fábrica esto, ¿no? El estar preocupado por estas cosas.

[Risas]

Sí, sí. Desde que empieza el proyecto además. Como también soy productor, el proyecto lo coges desde el principio con toda la ilusión, vas viendo un poco todos los procesos hasta que estás encima del montaje de cámaras, del sonido. Y bueno, una vez que ha salido fábrica y he visto que está todo bien la verdad es que ha sido bastante gratificante.

¿En qué momento decidís plantearlo de esta manera, publicar el directo de fin de gira y además hacerlo en este formato?

Pues la verdad es que la idea se dejó llevar, surgió muy, muy rápido. Queríamos hacer un final de gira importante por lo que ha significado para nosotros este disco, La Sinfonía del Paradÿsso. Lo habíamos presentado en el Palacio de Congresos, después se grabó el disco, salió una gira completa y muy exitosa, y bueno, antes de empezar con el proyecto siguiente, que es la grabación del nuevo álbum de Sôber queríamos hacer un fin de gira por todo lo alto con nuestro público y con compañeros que han formado parte de ello. Y claro, cuando estás involucrado en una cosa tan chula pues dices: «Hay que grabarlo.» Se lo propusimos a El Dromedario, nos dijeron que p’alante y encima que en vez de hacer un DVD vamos a hacer un Blu-Ray, que ya va siendo hora de que la calidad que tenemos en cámaras y en todo se vea reflejada en el trabajo.

¿Y sobre el formato? ¿Os ha resultado difícil innovar a este respecto?

Ha sido bastante complicado porque es el primer Blu-Ray que hacemos. Al final cuando haces un DVD tienes que reducir la calidad a la de hace diez años y yo creo que ahora con el Blu-Ray que se puede reproducir en cualquier ordenador o Smart TV es un paso en cuanto a calidad muy grande. Y además del Blu-Ray, hemos mezclado 5.1, que también tiene una complicación extra pero le da una mayor calidad al sonido y permite que la gente que lo quiera disfrutar tenga este añadido. Lo de innovar es algo que siempre nos ha gustado. Ya en el año 2010 sacamos un disco – De aquí a la eternidad – que llevaba unas gafas para poder ver la portada en 3D.

Y aparte del Blu-Ray, La Sinfonía del Paradÿsso. Directo en Las Ventas, incluye el CD de audio del concierto y unos cuantos extras más…

Esto es sobre todo para que quien se anime a tener el formato físico, quien sea como nosotros, que en ese sentido somos unos románticos, pues tenga un añadido. Por ejemplo en el Blu-Ray además del concierto se incluye un vídeo-resumen de la gira. Y aparte de esto y del CD van a tener un montón de fotos de la gira y si se adquiere en preventa un póster firmado por la banda.

En los agradecimientos del disco hablas de «un antes y un después en la carrera de estos cuatro locos». Imagino que el antes y el después se refleja ya no solo en vuestra carrera, sino entre este fin de gira y el de la Gira Paradÿsso del 2002-2003. ¿Cómo lo percibes echando la vista atrás?

Pues como tú has dicho, es que es un antes y un después enorme. La época del disco Paradÿsso nos trajo muchas alegrías. Es un disco muy querido. Pero la idea de tocar con una orquesta sinfónica era algo de lo que llevábamos teniendo ganas muchos años. Por eso cuando surgió la oportunidad no nos lo pensamos y además ha funcionado muy bien, ha sido todo un éxito de cara al público. Ha sido una forma de rememorar esa otra etapa tan buena.

En una entrevista que concedisteis a nuestro medio el año pasado comentabas que estabais en proceso de composición y que muy probablemente el nuevo disco de Sôber viese la luz en este año 2020. Dada la situación anómala que estamos viviendo, ¿cómo queda este proyecto?

Nuestra idea es, si podemos, la semana que viene meternos ya a grabar al estudio.

¿Se puede avanzar algún detalle o todavía no?

De momento te puedo decir que queremos que sea un disco diferente, no vamos a hacer algo igual que con la sinfónica. Será un disco mucho más rockero y que recupere un poco los orígenes de Sôber.

Hay quien piensa que esta situación puede afectar a la parte creativa, e incluso que ahora hay cosas más importantes de las que ocuparse y no es momento para la música, el arte o la cultura. ¿Está siendo un problema para vosotros?

En absoluto. Sí es cierto que en un primer momento se puede llegar a pensar que esto va a afectar a lo creativo, pero el sentimiento de pérdida de creatividad solo se puede suplir con cultura, con música. Yo en todo el tiempo que llevamos encerrados solo he podido hacer música, y es algo positivo, el poder compartir música en un momento como este donde hay tanto sentimiento, tantas emociones. Las bandas deben hacer lo que saben hacer mejor, y crear música yo creo que no quita que sigas llevando por dentro esa pena, ese luto, es más, creo que te ayuda a gestionarlo mejor.

¿Piensas que después de esto la industria musical va a abrirse a nuevos horizontes más allá de los conciertos en streaming que estamos viendo últimamente?

Sí, pienso que al igual que todas las cosas se tiene que reinventar, ¿no? Por ejemplo, fíjate en los videoclubs: nadie pensaba que fuesen a desaparecer y desaparecieron, y ahora podemos consumir películas de una forma que antes ni siquiera nos imaginábamos, a través de Netflix, Amazon Prime y demás. La industria va a tener que reinventarse. Y el dar conciertos igual. Es verdad que ahora mismo no es lo mismo ver un concierto desde casa que ir a un concierto y sentir la emoción, y es muy difícil de conseguir si no estás allí. Pero tendrán que empezar por ser minoritarios y sobre todo cuidar de la salud de todos, que es lo primero. Hay que dar pasos hacia adelante y adaptarnos hasta encontrar la fórmula perfecta. Fíjate que yo creo que en esta búsqueda el deporte va a ser nuestro fiel aliado y en el momento que la gente pueda ir a un estadio a disfrutar de un partido de fútbol, ahí estará la fórmula.

Sea como sea, esperemos que esa fórmula perfecta no se demore mucho. Muchísimas gracias por tu tiempo, Carlos. Disfrutad mucho del disco.

Gracias a vosotr@s.

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *