Entrevista | Nimedia

Tengo una especial debilidad por las entrevistas que se acaban yendo de las manos. Y eso es lo que sucedió la semana pasada cuando me junté con Juancar y Juan Fran de Nimedia. Cinco horas de divertidísima entrevista a la que asistieron y en la que participaron amigos – Susi, Rubén y Alfon -, dándole un toque tan único que ha dejado al especial de navidad de Raphael y amigos a la altura del betún.

Conversaciones sobre cómics, juegos de rol, exámenes de oposición, finales alternativos de Juego de Tronos y confesiones sinceras a la par que escabrosas que sacadas de contexto son aún más locas  – «Yo echo de menos a Rajoy» (Juan Fran) «Lo echamos de menos» (Juancar) –  mediante, comenzamos la entrevista:

 

Juancar: No vayas a Desembarco del Rey a hablar, ve a Desembarco del Rey a destrozar.

Juan Fran [se levanta a por la ronda]: Aquí va a haber lenguas trabadas, te lo digo yo.

Rubén: ¿Vas a contar lo de la Tomasina? [se fija en el móvil] ¡Ah, que esto sigue grabando! Venga, poneos serios que estamos de entrevista.

Voy a apuntar que hemos quedado a las 19.30 y que son las 22.27.

[Risas]

Juan Fran: Tres horas después. ¿A qué hora acabara hoy esto? ¡No se sabe!

Pero eso es lo guay, eso es lo guay.

Juan Fran: A mí estos planes me gustan. Los que terminan dos días después.

[Risas]

Alfon: Ah, pero que no habéis empezado. ¿Y cuántas jarras lleváis ya?

Juan Fran: Suficientes. Empieza, por dios, que yo soy de hacer bombas de humo y me voy a mi casa.

[Risas]

Venga. La primera pregunta es fácil. Es de las que no me gusta hacer, pero me veo casi en la obligación de hacerla: Tuvisteis fiesta de despedida, aquí, pero, ¿dónde quedó el Ni guarra? ¿Por qué os despedisteis de ella?

Juancar: Pues por muchos motivos. Principalmente porque Ni media ni guarra es una norma del futbolín en Madrid. Entonces para saber lo que significa tienes que ser de Madrid y jugar al futbolín, y eso al final reduce el espectro de gente que sabe qué significa el nombre a muy poca gente. ¿Qué ocurre? Que luego quieres tocar en Teruel, te preguntan cómo te llamas y no lo entienden, lo dicen mal. Te dicen: «¿Ni media no, guarra? ¿De qué me estás hablado?» «Suena a punky patatero», «Suena a pota de puta, grumo de gramo». Hay gente que nos ha dicho: «Buah, tío, qué original». Y el nombre realmente salió porque éramos unos puntos frikis del futbolín. Nos íbamos al Kalcos ahí a Carabanchel, y horas y horas.

Rubén: Cada partida que entraba alguien era: «Ni media ni guarra»

Juancar: Que es que no puedes meter gol con los jugadores de la media, y la guarra que es el delantero más cercano a ti. Es una norma que se dejaba siempre clara. Pero fuera de todo ese contexto, ni dios sabe lo que significa. Entonces veíamos que fuera de Madrid el nombre no iba acorde con el tipo de música que hacíamos, que la gente no entendía nada, y al final todo el mundo era: «Los Nimedia», «Tocan los Nimedia», «Nimedia, Nimedia». Pues Nimedia.

En vuestras redes os definís como «grupo de punk rock de Carabanchel». ¿Cuánto de cada cosa hay en Nimedia?

 

Juancar: De Carabanchel el 100% en los cuatro. De punk rock, a mi parecer, ahora más que antes. Es que esto me abre un amplio espectro… Yo creo que el punk rock es un estilo de música que ahora mismo está evolucionando bastante. El punk rock que yo he escuchado toda mi vida, que puede ser el Precede de Los de Marras, el de Ahora que ha salido el sol de Konsumo, no es el punk rock que se hace ahora. Ahora yo creo que tiene más que ver con el punk rock que se generó en América.

¿Y cuándo se generó en América…?

Juancar: Pues depende de qué corriente…

Claro, claro. Porque yo estoy pensando ahora mismo en Offspring y en Green Day.

Juancar: Por ejemplo.

Y eso son los años 80 y los 90-2000…

Juancar: Cuando Green Day sacaron el disco que les hizo famosos, como se llamaba.

¿El anterior al Dookie?

Juancar: Sí. No me acuerdo del puto nombre, pero fue con el que lo petaron. Y estamos hablando de mediados de los noventa. Claro, aquí eso no llega hasta mucho más tarde. Igual que en Sudamérica ahora lo está petando lo que aquí lo petaba hace diez años. Entonces ahora aquí se está haciendo un punk rock que es mucho más acorde con grupos tipo Rage Against the Machine. Las bandas punteras en el punk rock de ahora como pueden ser Desakato o Mala Reputación no tienen nada que ver con el punk rock que se hacía aquí hace años, tiene más que ver con el punk rock americano. Entonces el anterior disco nuestro era más punk rock rollo nacional, estatal, lo que había aquí, y este disco, en cuanto a lo musical está enfocado a un punk rock más crudo: menos arreglos, más contundencia, sin apenas punteo, más melodía en voz, ciertos tintes de metal, de hardcore, pero no deja de ser punk rock.

Juan Fran: Cero virtuosismo. Bases rapiditas, contundentes. Nos hemos salido un poco de las quintas. Hemos incluido los arreglos de fuera, pero manteniendo la esencia de aquí viendo qué funciona y qué no funciona. Y lo mantenemos dentro de una escena punk, ya sea por las letras o por los patrones rítmicos.

Juancar: La dinámica compositiva del punk rock en este país era una base rítmica contundente y una guitarra que arregla, que es la dinámica del rock realmente. La dinámica el punk rock de fuera son arreglos integrados dentro de la propia rítmica, y es un poco el enfoque que le hemos dado a este disco.

Rubén: O sea, lo llamáis punk rock, pero en realidad yo lo llamaría rock punk. Y esto es personal, sin ningún tipo de conocimiento musical.

Rubén se ha sentado ahí, pero al final va a tener un papel importante en la entrevista. Lo estoy viendo. Deberían darte puntos en el baremo.

[Risas]

Juancar: Sí, que aparezca, por favor. Total libertad en que opines. Me gusta mucho que esto sea una entrevista al grupo con allegados que dan su puta opinión. Pero a lo que iba, que esto es punk; rock es algo que hace Tranze.

Por supuesto. Pero Tranze, partiendo de la base de lo que es el rock, toca también muchísimos palos.

Juancar: Eso es. Porque Tranze hace muy bien el rock. Esto ya es opinión personal, pero haciendo rock están por ejemplo Los Zigarros que hacen un rock tan tradicional que su última canción es igual que la anterior. Tranze también hace ese tipo de rock, pero de una manera más diversa: una es más macarra, otra es un rock tradicional más tranquilo. Para mi gusto lo hacen muy bien. A mí es que me gusta mucho la diversidad. Y nosotros es también lo que buscamos.

Juan Fran: También en este disco hemos querido ir más allá a nivel musical, a nivel sentimental y a nivel que te transmite. Hemos buscado el concepto de Berri [Txarrak], que con una guitarra estás haciendo dos guitarras. En vez de estar haciendo una quinta de mierda estás haciendo ya tus arreglos con una guitarra rítmica, le metes esa armonía, esa frescurita que antes no se hacía.

Juancar: Por eso cuando decías cuánto había de cada cosa, está claro que de punk rock puro no hay. Se cataloga como punk rock, pero es un disco que a todos los de la banda nos gusta escuchar, que nos apetece escuchar. Y dentro de la banda hay a quien le gusta el folk, a quien le gusta el hardcore, o el rock más puro mezclado con flamenco. Hay mucha variedad y nos gusta que sea así de variado.

Juan Fran: Yo llegué a Ni media ni guarra después de que hubiesen sacado el primer disco y toda la hostia, y me gustó el rollo. Mis amigos de fuera de este círculo no escuchan este tipo de música desde hace años, les gusta más el rollo stoner, más punk rock, más hardcore y tal, y me lo han dicho: Ni media ni guarra no me gustaba porque era más lo que se escuchaba aquí más tradicionalmente, pero este disco me lo escucho y digo, hostia, en este disco hay matices que antes no se escuchaban. Te lo escuchas dos veces y te gusta, te gusta la armonía. Al final no es un solo de guitarra, es una armonía que está escondida y te hace sentir algo, te transmite.

Juancar: En este disco no hay nada al azar. Por ejemplo la intro, anticipa mucho lo que va a venir y resume mucho el concepto del disco. Tienes un piano bastante melódico y bastante calmado que revienta en contundencia casi sin melodía alguna. Y el siguiente tema, «Sacrificio», es un tema que tiene un estribillo tres por cuatro que es bastante rockero. Tienes temas que tienen tintes stoner como «Fogueo», que tiene un estribillo rockero-punkrockero, pero el riff principal es muy stoner.

Rubén: ¡Me encanta esa canción!

A mí me flipa. Es mi favorita.

Juancar: «La ruta natural» tiene unos tintes muy metaleros por ejemplo, con guturales de Juan Fran. Pasas de eso a luego «Arderemos», que es puro folk. Es variado, y a mí eso me encanta.

Juan Fran: Es curioso porque somos cuatro personas con cuatro gustos muy diferentes y en dos años y medio de composición del disco hemos llegado a ese momento de «Qué de puta madre». Que guste más o menos fuera da lo mismo. Lo que decía Juancar: yo me pongo mi disco y digo: Puto discazo. A título personal.

Juancar: Te diría incluso que hemos hecho un disco pensando no en lo que le gusta a la gente, sino en lo que nos gusta a nosotros. Es arriesgado porque había mucha gente que nos seguía antes con el A cero por debajo que ahora este rollo les echa más para atrás. Pero es que cuando compusimos A cero por debajo no estaba Juan Fran. Y Nimedia no es algo cerrado. Somos cuatro personas que hacemos el tipo de música que le gusta a esas cuatro personas. Y si entra otra persona aportando nuevas ideas o nuevas cosas es lo que va a ser.

Juan Fran: Claro. Para mí el resumen de este disco ha sido que todos componemos porque todos somos músicos y todos tocamos un poco de todo, o aunque no lo toques, sabes qué tienes que hacer.

Juancar: Creo que somos mejores oyentes que músicos y por ello tenemos mejor gusto que música. Andrés y yo hemos dicho toda la vida que componemos canciones que están por encima de nuestras posibilidades. O sea, a veces componemos canciones que hay que pensar que eso hay que llevarlo al directo. Y es imposible.

Rubén: A mí el disco me gusta porque está bien pensado, está bien reflexionando. Hay un avance cojonudo a diferencia del primer disco de Ni media ni guarra.

Juancar: Pero porque el A cero por debajo es un disco de: «He hecho esta canción» «Pues yo esta otra». Pues venga, pues tal, pues p’alante. Y este no.

[Traen las alitas. Juan Fran ansia y se quema]

¿Sabes lo que dice siempre mi abuela?

Susi: Desde que se inventó el soplar, tonto es el que se quema.

Algo así, sí.

Juancar: Me encanta el refranero de Susi.

[Entramos en una extensa conversación sobre dichos y refranes que nos lleva a Harry Potter y a cementerios ingleses. Según se terminan las alitas, seguimos con lo nuestro]

Juancar: Siguiente pregunta.

En línea con la anterior pregunta, yo quiero decir que discrepo.

Juancar: ¿Porque somos un poco de Aluche? Bueno…

[Risas]

El punk de manual suelen ser canciones cortas, lírica simple y tal, y a mí vuestra lírica me parece bastante compleja.

Juancar: Es que lo nuestro no es punk, es punk rock.

Vale, pero tú pones punk rock en, no sé, la Wikipedia y viene a describirlo más o menos igual…

Juancar: Yo… me cago en la Wikipedia. [Risas] O sea, a ver, en el punk yo me voy a los Ramones: canciones rápidas, cortas, un, dos, tres, va. Otra, otra, otra, otra. Cómo  tocar cuarenta canciones en veintisiete minutos. Y el rock que todos conocemos que es subo, bajo, vuelvo, vengo. Si esas dos cosas las fusionas, es lo que es el punk rock: una intro, una estrofa venida arriba, un puente que te lleva y te trae otra vez a la estrofa, un estribillo matador. De repente baja la dinámica y te vuelve otra vez al estribillo. Eso es el punk rock y eso es lo que buscamos. No somos Lendakaris, no somos Gatillazo. Somos más… ¡Uf! Me cuesta hacer una comparación.

Juan Fran: Somos unos putos Foo Fighters en algunos aspectos con unos Lendakaris en otros momentos. Tenemos de todo.

Rubén: Por eso yo decía antes que me parecía más rock punk.

Juancar: Que no tío, que es punk rock. A ver, la banda más puntera de punk ahora mismo, no digo siempre, sino ahora mismo son los Rage Against. Ese grupo es ahora el paradigma del punk rock y tú en sus canciones puedes ver cómo hay momentos arriba, momentos abajo. Las letras no te puedo decir si son elaboradas o no, pero es lo que te digo: nosotros dentro de nuestro estilo, que como lo tenemos que etiquetar lo etiquetamos dentro del punk rock, hacemos la música que queremos hacer y escuchar. ¿Las letras? Es un campo que me toca a mí, las hago yo. No hago letras para…

Juan Fran: Para la masa. Quiero hacer un apunte. Siempre lo he dicho y creo que todo el mundo aquí me conoce: Yo escucho música y no escucho las letras porque no me dicen nada, a mí me dice la música. Y se lo dije a este: «Tío, ¿de qué van tus letras? ¿Están guapas?» De verdad, yo no sé de qué van las letras del disco. Porque yo no escucho las letras de los grupos, nunca. No me paro a reflexionar porque no me interesa, me interesa la música y la melodía.

[Risas]

Juancar: Andrés, que también es cantante, no se sabe las letras. Te lo digo como algo curioso y gracioso: el resto de la banda no se sabe las letras. A veces les cuento de qué trata una canción o se enteran en una entrevista. Esto ha pasado, esto real, estar una entrevista, que me digan que está canción trata de tal, y que el resto me mire y me diga: ¿Hablaba de esto?

Susi: Quiero que conste en acta que el grupo de amigos hacemos lo contrario. Me parece guay la melodía, me parece guay que suenen de puta madre los instrumentos, pero me interesa escuchar la letra y decir: Hostia, qué guapo. Y que a lo mejor mi interpretación no es la de Juancar, la que él le ha querido dar, pero en mi cabeza me imagino una cosa y me flipan las letras.

Juan Fran: A eso voy. No me sé las letras, pero sé que las letras de Juancar dan pie a eso.

Rubén: Tú  escuchas «Fogueo» y el tema es pepino instrumental, melódica, lo que quieras. Pero luego te estudias un poco la letra y es preciosa.

A mí además me encanta porque empieza aquí abajo y termina ahí arriba.

Juan Fran: Lo has pillado.

Rubén: Y luego «La ruta natural» es como para hacerte un tatuaje, ¿verdad, Juancar?

Juan Fran: ¿Sabes por qué esa canción es la mejor? Porque canto yo.

[Risas]

Juancar: Pero eso tiene una historia. El arte del disco, la maquetación, el diseño, la portada, lo hice yo, pero tenemos un buen amigo que es Rodro, que es un dibujante de narices y le pedí ayuda porque me apetecía ironizar cada canción, casi como lo de los Eternos – para entender la referencia, véase/léase The Sandman –. Y los dos mano a mano nos liamos a saco y a cada canción le hicimos un icono que aparece en el disco. Y este es el icono de «La ruta natural».

Rubén: Pues a raíz de ese tatuaje, el Juancar me dijo: «Esta canción habla un poco sobre el rollo de nosotros, de Carabanchel, de los colegas». Y cuando escuché  la letra dije: Joder, no lo pillo. Voy a escucharla otra vez. Y fui hilando, fui hilando. Y qué guapo. Mola que la canción tenga un tonito, una melodía dicharachera que te mole, pero, hostia, si eso al final te transmite un mensaje que te identifica un poco, esa canción adquiere un potencial descomunal.

Juancar: Es curioso lo que tú creas como producto y lo que capta una persona. En este disco hicimos diez canciones y después les puse letra. Entonces dentro de lo heterogénea que puede ser la música, las letras sí son más homogéneas porque se escribieron de esa manera. En «La ruta natural» me planteé hacerla ya no como una canción de es estrofas, sino como una historia con introducción, nudo y desenlace, que al final es lo que pasa también en las relaciones. Me apetecía hacer una canción así. En el barrio hemos sido siempre los cincos mismos amigos, nos hemos criado todos juntos, hemos tenido nuestras movidas, nuestros vaivenes, pero siempre hemos vuelto los cinco. Entonces la primera estrofa es cómo nos descubrimos a nosotros mismos, después cómo nos construimos a nosotros mismos y luego cómo nos destruimos a nosotros mismos. Es el rollo que le di, y no sé por qué te estoy contando esto.

[Risas]

Rubén: Eres un genio, tío. Siguiente pregunta.

Volvéis después de casi un año totalmente retirados de la primera línea. ¿Cómo de necesario era ese parón?

[Justo en ese momento llama Andrés. Juancar pone el manos libres]

Juancar: Estamos grabando tío, tienes que responder.

Andrés: ¿Cómo de necesario? Muy necesario. Había que ducharse. Necesitábamos ducharnos, lavarnos la cara, y hay que tomarse un tiempo para esas cosas.

Juancar: Tan necesario como contingente. No, a ver, no es que nos planteáramos que había que parar, sino que había que sacar un disco y había que componerlo. Y no queríamos hacer algo fácil, comercial, pim, pam, pum.

Juan Fran: De hecho hicimos algunas canciones así, y no hay ninguna de esas en el disco.

Juancar: Queríamos hacer algo más elaborado, y eso implicaba que un día componías un riff o estructurabas una canción, al día siguiente la oías y no te parecía bien, volvías a quedar, a reestructurar; la canción daba mil vueltas. La cosa es que si pensábamos que no estaba al 100%, lo dejábamos en barbecho hasta que lo estuviera, y si no, borrar y fuera. Y así. Acabamos fusionando canciones, acabamos fusionando cosas hasta que conseguimos juntar diez temas, y a grabar.

Juan Fran: De hecho once. Se quedó una fuera por tiempos de estudio, pero era bastante buena. La hizo Jorge, el otro guitarrista, con mucha personalidad, la verdad, estaba muy guapa, y la recuperaremos en algún momento. O sea, que por canciones no era. Hacer canciones era fácil. Hacer quintas y hacer ritmos de tutupá, tutupá es muy sencillo. Pero eso ya está inventado, y como está inventado hay que reinventarse. A lo mejor hemos tardado demasiado porque han sido dos años y medio. Pues bueno. Que lo petemos o no lo petemos da lo mismo. Hemos hecho un disco que es muy rico en muchos matices. Es muy bueno; a nivel armonías es muy bueno, a nivel vocal es perfecto, a nivel rítmico es la polla.

Esto era un poco mi siguiente pregunta, si había sido un parto fácil…

Juan Fran: No, no, horrible, horrible.

Juancar: Ha sido el puto peor parto del mundo. Quizá los partos son así, y no lo sabíamos hasta ahora. Pero ha sido un parto en el que aunque estamos muy contentos con el retoño, el proceso ha sido como para decir: Va a ser hijo único.

[Risas]

Juancar: La cosa es que en cuanto han composición han sido muchos años hasta estar contentos de lo que teníamos entre manos. Hemos llegado a un estudio en el que por diversos motivos la grabación del disco se ha dilatado más de lo que nos hubiera gustado y hemos acabado casi aburridos de todo. Ha sido un parto dilatado y pesadumbroso, pero ya está. Sólo pensamos en que ya está. La cosa está en que cuando grabas un disco que implica una producción, eso implica también que el parto sea doloroso porque una producción conlleva que haya alguien que sabe más de música que tú qué te va a orientar en cómo grabar esa canción que tú has compuesto. Tú llevas algo compuesto pero te van a exigir mucho más. Entonces ahí tienes que dar el 110%, y eso implica mucho sudor, implica rebotes, implica que si no consigues llegar a ese 110% estás perdiendo tiempo de estudio y es tenso. Pero es como los nervios de antes de salir a tocar: si esa tensión desapareciera, esto quizá no tendría gracia. Seguro que todos salíamos del estudio con la sensación de «Os odio a todos, no quiero veros más, qué asco todo»

Juan Fran: Yo a título personal salía diciendo: voy a contratar a un baterista para que toque por mí porque yo no aguanto esta presión. De verdad. Y yo al ver el puto disco físico lloré. Porque ya no han sido sólo dos años y medio componiendo el disco; ha sido un puto mes entero componiendo putas baterías. Y yo porque tengo la suerte de poder estar ocho horas dándole porque no trabajo, pero es que en ocho horas tocando la batería empiezas fresco y acabas desquiciado. Quieras que no, no puedes estar así un mes entero, porque tienes tu vida, tu trabajo, tus circunstancias.

Juancar: Ha sido una apuesta muy gorda. Y aún así, sinceramente, no podemos decir que el resultado sea al 100% lo que esperábamos de ello. Pero es que está limitado tanto por ti mismo como músico por lo que te decía antes, que a veces hacemos canciones que se nos van de las manos. Por ejemplo a la hora de componer este disco, hemos compuesto muy sobre el papel. Y al hacerlo de esa forma puede que luego haya cosas que a la hora de la verdad no pueden ser tocadas.

En esta nueva etapa contáis con el apoyo discográfico de Rock Estatal y también del de Alisse Management. ¿Os está ayudando a coger impulso hacer las cosas de este modo?

Juancar: La discográfica sí. A través de la discográfica hemos tenido oportunidad de hacer varias entrevistas, de tener varias reseñas; Spotify nos ha metido en su lista de punk rock español. En cuanto al management es algo que está por ver. No hemos entrado en una productora veterana, sino que es una productora novel, están empezando. De hecho eso es algo que nos animó a querer trabajar con ella. Y por eso todo está por ver. A ver si se abre camino y nosotros con ella.

Con lo cual hay nuevo nombre, nuevo logro, nuevo management…

Juancar: “Todo parece nuevo en este viejo camino”. Todo parece nuevo pero en verdad es lo de siempre. Creo que hacemos la misma música que si nos llamáramos Ni media ni guarra, si tuviéramos distinto management, o si no tuviésemos discográfica. Es lo que te digo, no lo hemos enfocado a algo comercial, sino a corregir errores que cometimos en el primero, que no le conseguimos dar suficiente salida…

Juan Fran: Pero puntualiza, porque tampoco se sabe. Todavía no nos ha funcionado, así que no sabemos todavía lo que funciona o lo que no funciona. Estamos teniendo las dos vivencias como grupo.

Juancar: Bueno, sabemos lo que ha pasado al ir por libre, autoeditados. Vamos a ver ahora qué pasa sacando el disco con discográfica, entrando en una agencia de management, si funciona. Que con el tiempo quedamos descontentos con la discográfica o con la agencia, pues seguiremos por libre.

Juan Fran: Sobre todo porque el concepto de discográfica de ahora no es como antes que te pagaban el disco, apostaban por ti.

Juancar: A ver, tío, la discográfica es algo que ha evolucionado a ser un medio de difusión. Si tú quieres una distribución digital de tu música y si tú quieres tal, pues te toca sacarlo con una discográfica. Al final la cosa es que hemos decidido apostar por que nuestro disco se mueva por todos los lados, y contar con un manager que nos consiga conciertos a los que quizá nosotros no podríamos acceder.

Juan Fran: Es verdad que la discográfica nos ha proporcionado una visibilidad que antes no teníamos. Perfecto. Pero a lo que voy es que antes apostaban por ti.

Juancar: Ya, pero qué le vamos a hacer. Además antes las discográficas se la jugaban con diez grupos. «Creo que tú me vas a dar dinero. Entre diez millones de bandas, te elijo a ti».

Rubén: Nimedia es un grupo que funciona muy bien en directo y lo que necesita es moverse. Tienen que tocar donde sea: salas, festivales, yo qué sé, donde sea, pero tienen que sonar. Entonces hay que hacer lo que sea necesario para que eso sea así. ¿Que hay que contratar un manager? A por ello. A ver cómo funciona, a ver cómo se desarrolla. Pero lo que está claro es que con una discográfica y un manager detrás hay que darle más salida al disco, hay que tocar en más conciertos y tiene que haber más difusión.

Juan Fran: Ahí tenéis razón. Y en el fondo es lo que dicen, que ya veremos. Si igual me haces la entrevista dentro de año y medio te puedo decir algo. Ahora mismo lo único que te puedo decir es que lo otro no funcionó, pero a la vez funcionó. Es verdad que hemos tocado na’ y menos, pero nos hemos hecho un hueco y aquí estamos. Hemos tocado con gente importante dentro de nuestro rollo. Yo tenía catorce años cuando escuchaba a Los de Marras y he tocado con ellos, tío. Y no me han tratado como a un telonero, me han tratado como un puto igual. Y ver cómo este mundo es un mundo de personas a mí me encanta, y me encanta lo que estoy viviendo. Dentro de año y medio te diré lo que ha supuesto este segundo disco haciéndolo con todo con lo que se supone que se tiene que hacer.

Vale, ahora sobre el disco. Sacasteis Ante el precipicio a mediados de abril. ¿Qué sensaciones tenéis a mes y pico del lanzamiento del disco?

Juancar: Pues el disco ha tenido una buena aceptación, en reproducciones en Spotify, YouTube estamos bastante contentos. Lo único que es verdad que al sacar el disco después de año y pico de parón, de desaparición, todo iba a ser un poco volver a andar lo andado, volver a retomar donde lo dejamos, y en ello estamos. Ahora sacaremos más videoclips, iremos moviendo un poco el disco, pero en resumen estamos contentos con la acogida.

Rubén: Yo como fan opino que ha sido tardía.

Alfon: Pero ha merecido la pena la tardanza.

Juan Fran: ¡Se han juntado los hermanos! ¡Aquí hay peligro!

[Risas]

Juan Fran: Yo aquí quiero decir una cosa. Hace tres meses le dije a Juancar: «¡Tío, llevamos mil y pico reproducciones en Spotify!» y él me dijo: «Gilipollas, que eso es mensual». Y dije yo: «Ah, pues igual el mes que viene solo hay doscientas». Una polla. Al mes siguiente hubo mil cuatrocientas, y ahora mismo hay como tres mil. Y eso es sinónimo de que la gente escucha tus discos. A lo mejor en la presentación no vino tanta gente, vale, da lo mismo. El disco se está escuchando y funcionando.

Una cosa que hemos comentado ya antes sobre el primer disco, las canciones, en cuanto a temática, ritmos, etc., parece que tocan más palos. Mientras que en Ante el precipicio siguen un común denominador. Me parece mucho más duro, más feroz. ¿Ha salido así, o es algo deliberado?

Juancar: Ha sido un daño colateral a la manera de componer. El primer disco son canciones que suceden y se compilan. El segundo son canciones que se piensan y se meditan. Ha sido otro rumbo a la hora de hacer las canciones porque teníamos diez canciones vírgenes de letra a las que había que ponérsela.

Rubén: Este es como más ordenado, tiene como más liderazgo. Si lo comparamos con el reino animal [Risas] el primero es como una manada de hienas y el segundo como una manada de lobos dirigida a un objetivo concreto. Algo así me transmite a mí. Ojo al dato ahí.

Para mí en el último disco hay más… Cómo decirlo, más lucha, más reivindicación en las letras. ¿Qué motiva esa lírica?

Juancar: Creo que la reivindicación no es lo que copa la temática del disco. Sí más en comparación con el anterior disco, pero realmente hay dos o tres canciones. En el momento en el que escribes las letras, dentro de las vivencias, el entorno te afecta y no deja de hacer falta cierta lucha. Nunca he sido de saber hacer letras viscerales o letras contestatarias. A la hora de hacer letras hablo de lo que me molesta y de lo que me gusta. Hay ciertas cosas que me incomodan y es la parte contestataria que puede haber en este disco: el sentimiento de que me putee tanto que juguemos todos a ser contertulios de opinión y hayamos olvidado que todos formamos parte de la puta clase obrera; que sólo existe una lucha, que es de abajo hacia arriba. Que nos gusta mucho enfocar hacia otros derroteros y es precisamente ese enfoque el que hace que salgamos perjudicados en esa lucha. Y hay dos canciones que son «La herida» y «Arderemos» donde se ve reflejado ese concepto. Me putea que se haya olvidado la conciencia de clase. Me putea que la gente crea que existe la clase media, que gente que si ahora gana dinero es porque su madre, su padre se han sacrificado de una manera muy loca y se piensen que por cobrar casi dos mil euros están a un nivel diferente de la gente que los rodea. Porque eso es lo que hace que haya una disgregación entre toda la gente a la que le están robando exactamente los mismos derechos. Nos apetece mucho no ser el puteado, cuando lo somos. Nos gusta hablar de que existe una clase baja, inculta, que por su incultura no ha podido acceder a ciertos privilegios laborales y que nosotros no somos ellos, y que hemos conseguido salvarlo. No, tío; si has conseguido dedicarte a otras cosas es porque esa clase obrera inculta ha luchado mucho para que tú puedas hacerlo, y tú formas parte de ellos. No hay clase media. Aquí hay gente que tiene mucho dinero, que dirige cómo va a funcionar tu vida a menos que tú lo impidas. Y el querer olvidarnos que nosotros somos parte de esa clase hace que puedan con nosotros lo que quieran. Y es lo que me toca las narices y lo que queda reflejado en esas dos letras.

Alfon: Qué bonito.

Juancar: Y que me cago en los coles concertados, y que me cago en la sanidad privada, y todas esas cosas.

Ellos se quemarán pues nosotros arderemos

[Risas]

En vuestros dos discos tenéis adaptados poemas también en línea con ese tipo de lírica que comentábamos antes. ¿De dónde viene la idea, el gusto por incluirlos?

Juancar: A mí personalmente me gusta mucho, mucho, mucho, mucho la poesía. Siempre he tenido la idea utópica de que todo poeta anterior a nuestra generación habría hecho rock o rap. O punk. O sea, Miguel Hernández nace en el año 2000 y haría trap, seguro. Creo que es gente que no ha de caer en el olvido, sobre todo porque su poesía está de rabiosa actualidad. En el caso de Miguel Hernández es una persona que se topó con la guerra, luchó contra el fascismo y de cárcel en cárcel fue enfermando y muriendo, y que escribió unas cosas a las que me parece muy guay ponerle voz a día de hoy porque no dejan de tener sentido. Me parece un puto honor. El poema que hemos adaptado en este disco habla un poco de lo que puede hablar «La herida» o de lo que puede hablar «Arderemos». Habla sobre el pueblo, sobre ese pueblo de Miguel Hernández que acabó sangrando en cunetas y ahí sigue. No sé, me parece que si en esa época hubiese existido el rock esa gente hubiese hecho canciones, entonces me mola personalmente.

Juan Fran: Es una manera un poco más romántica de resumir nuestras ideas.

Juancar: Y no es algo que hayamos tomado como dinámica. Ha pasado en estos dos discos e igual en el tercero no pasa.

A veces se dice que la primera canción que se compone de un nuevo álbum es la que marca la línea que va a seguir el álbum. ¿Cuál fue la primera canción en la que trabajasteis con este disco?

Juancar: La primera con la que trabajamos no ha entrado en el disco. Pero no ha habido una manera de hacer una canción y a raíz de esa hacer el resto. Ha sido una composición en la que buscábamos ciertos riff, ciertas tendencias, ciertas líneas de voz y fuimos fusionando ideas, canciones, estribillos, encajando las como piezas de puzzle hasta que salieron diez.

Una curiosidad que tengo yo es qué de especial tiene la imagen que da título al disco, porque la incluís en un par de canciones, “Sacrificio” y “Fogueo”.

Juancar: ¿Sí? ¿En «Fogueo»? A ver, fue antes «Sacrificio» que el título. El título fue a raíz de la letra. Esto fue un poco con Andrés, la idea de que mola que el título del disco esté incluido en una letra. Ya no que haya una canción que tenga ese título, que es bastante típico. Y creo que esa frase define bastante la temática de las letras del disco, que es encontrarte ante un salto al vacío, que no haya red y que si quieres seguir andando tienes que saltar, madurar, crecer y si tienes que estrellarte, levantarte y seguir. La letra del rap la desarrolló Nico, de S.O.S, no es nuestra, y no sé si fue casualidad o lo cogió a colación. Aunque creo que no sabia como se llamaba el disco, así que quiero creer que fue una bonita casualidad.

Habladme de vuestro primer single, “La Herida”. Por qué es el primer single y es el penúltimo tema del disco.

Juancar: Para empezar porque no creemos que el orden en que estén las canciones tenga que ver con ser o no ser single, y después porque creíamos que «La herida» petaba un poco en la cara lo que iba a suponer este disco y a la vez mantenía la esencia del primero. Nos parecía un poco transitorio.

Juan Fran: Después de tanto tiempo era necesario mostrar que somos los mismos aunque hayamos cambiado en algunos aspectos. Entonces es una canción que sí mantiene la esencia de lo anterior y también matices de lo que iban a escuchar en las nuevas canciones. Y creo que ha funcionado muy bien.

Juancar: No tenía sentido elegir un primer single que fuera muy similar al primer disco cuando no es lo que te vas a encontrar. Entonces como representación del nuevo disco nos pareció bastante guay.

¿Creéis que es el tema que más ha calado de cara al público?

Todos: No

Juancar: Quizá uno de los que más, pero no el que más. El que más ha calado es «Fogueo»

Juan Fran: Y «Sacrificio». Es un tema muy punky, pero el estribillo es un tres por cuatro que te resta toda esa emoción, más que darte pogueteo. «Fogueo» me han dicho que transmite mucho esa esencia que tenemos como grupo, pero el estribillo es más visceral.

Juancar: Yo a «Fogueo» le tengo mucho cariño porque tiene partes que se han creado en el estudio, no llegaron allí hechas. Yo recuerdo pensar que le faltaba algo. Y lo que ahora en es el puente, era el estribillo originalmente. El estribillo «Sigue al desastre…» Lo creamos allí en el estudio. Y, joder, guay, fue súper rápido y súper fácil y ha funcionado muy bien. Sin duda creo que es el tema que más ha calado. También creo que es el que mejor queda en directo.

Juan Fran: Y es un tema que para mí tiene todo lo que tiene todo el disco. No sé si me explico. Tiene ese riff metalero del principio, contundente, luego tiene esa melodía, esa estrofa parona, y luego tiene ese estribillo…

Juancar (a Juan Fran): ¿Dirías que es un tema al que enfocar un tercer disco?

Juan Fran: Totalmente. Para mí sería el qué buscar en un tercer disco. Y sería un error por nuestra parte no hacerlo.

Juancar: Estoy de acuerdo.

Susi: A mí me parece muy envolvente. Te envuelve y te atrapa.

Alfon: Y llega el estribillo y explotas. Te olvidas de todo y sólo vas ahí a pasártelo bien.

Susi: Es un momento mágico porque ves que llega, que viene y que viene.

Rubén: Saltan las chispas. Yo voy en el coche, suena «Fogueo» y…

Susi: Subimos el volumen.

Rubén: Lo subimos, pero es que acaba y la pongo otra vez.

Juan Fran: Estás teniendo entrevista y reflexiones, ¿eh?

[Risas]

¿Cuál creéis que es vuestra canción más icónica?

Juancar: De los dos discos, ¿dices? La más incónica es «Carabanchel»

Rubén: Tienen otras que quizá no conozcas que se llama «Castillos en el aire». Voy a hablar en términos frikis para que me entiendas. Hubo un juego de la Play Station que se llamaba Final Fantasy VII que fue un éxito brutal, y la comunidad gamer quiere que haya un remake y todo el mundo lo espera como agua de mayo.

Juan Fran: Tío, que son las 00.30. ¿Qué me he perdido?

Juancar: Que ha preguntado por la canción más icónica y este se ha puesto a hablar de Final Fantasy. Tío, que en esa canción parecíamos Los Delinqüentes.

Rubén: «Castillos en el aire» fue un exitazo y la peña bebía los mares por esa canción.

Juancar: La icónica es «Carabanchel». Es la puta canción. Un sentimiento de barrio… Next question!

De toda la música que habéis compuesto, ¿cuál es la pieza de la que estáis personalmente más orgullosos?

Juancar: ¿A día de hoy? Es que depende, porque orgulloso me siento en cuento a letra, por ejemplo, «Petricor» o «El último de los hombres honestos». En cuanto a música, «Fogueo» y «La ruta natural». Han sido campos musicales que ha molado mucho explorar.

Si tuvierais que escoger una canción para que la gente se adentre en Nimedia, ¿con cuál os quedaríais?

Juan Fran: «Sentado sobre los muertos». Me parece un tema que no hemos explotado como hit, ni como tal, pero me parece que engloba muy bien todo, nuestra forma de pensar y musicalmente funciona muy bien. Tiene esas partes instrumentales, pero tiene un estribillo que enlaza con el primer disco.

¿Alguna canción que haya sido clave en vuestro crecimiento?

Juancar: ¿Pero nuestra?

Respuesta abierta.

Juancar: Para que sea clave en el crecimiento de la banda yo creo que tiene que ser de otro, que nos haya influido.

Juan Fran: A mí me gusta ver cómo grupos como Desakato se han salido del rollo comercial y de la música que se hacía en este país, y que hayan abierto un camino inexplorado para bandas como nosotros. Y nos hemos nutrido de ellos. Desakato, Konsumo, Mala Reputación. Al final te hace ir más allá. Y me gusta eso.

Juancar: Para mí ha sido clave descubrir el punk rock de fuera de aquí, como te decía antes. Empecé a escucharlo a raíz de haber grabado el primer disco y me ha influido bastante.

¿Cuál va a ser vuestro siguiente paso? ¿Lo habéis pensado?

Juan Fran: Yo sí, aunque no lo hemos hablado.

Juancar: A ver, a ver, frena.

 [Risas]

Juan Fran: Habla tú, que yo me voy por las ramas y no terminamos.

[Risas]

Juancar: ¿El siguiente paso después del concierto presentación?

Rubén: Lo que viene mañana, Juancar.

Juancar: Tocar en todos los lugares que se pueda.

Juan Fran: Ser como las lentejas. Estar en todos lados suponga lo que suponga.

Planes, planes. ¿Cuánto os vamos a ver en los próximos meses?

Juancar: En breve sacaremos fechas de conciertos, que estás invitada a todo, ¿eh? Hay un par de festis o tres este verano, sacaremos un videoclip nuevo, y más conciertos.

Juan Fran: Un no parar.

Yo ya lo conté, pero según vuestra percepción, ¿Qué podemos encontrarnos en un concierto de Nimedia? ¿Qué vamos a encontrar ahora que la maquinaria está ya en marcha?

Juan Fran: No tenemos mayor pretensión que tocar y tocar, y que nos escuchen. Y evolucionar poco a poco, que tenemos potencial para hacerlo muy bien.

Susi: A mí me encantaría llevar la camiseta con todos los sitios escritos en los que habéis tocado. Moveos, que a mí el verano me da para poder seguiros. Hacedlo por mí.

Juancar: El Susi Tour.

[Risas]

Juan Fran: Me encanta. Tranquila, lo tendrás.

Juancar: ¿Ya está?

Ya está.

Juan Fran: ¿Ya ha terminado la entrevista? ¿Qué hora es?

Juancar: La una menos veinte.

Cuatro horas después no está mal. ¿Algo más que decir? Rubén: ¿tu conclusión final?

Rubén: Nimedia es un grupo que tiene muchísimo potencial, están a tope, pero tienen que dejarse el callo en directo y recorrerse España para que todo el mundo los escuche. Es un grupo que tiene que escuchar la gente. Nimedia tiene que salir de Madrid y petarlo, porque lo van a petar. Yo voy a seguirles como una estela allá a donde vayan emborrachándome en cada concierto, y espero que se recorran más de media península en esa explosión.

[Aplausos]

Rubén: ¿Y lo de la Tomasina?

Todos: Corta, corta.

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *