Entrevista | Razkin

Estamos en la semana de los «hace un año fue la última vez que…» En mi caso, hace justo un año que se suspendió la entrevista que tenía programada con Pedro F. Razkin, voz y guitarra de La Fuga y alma mater de Razkin, solo unos pocos días después de ver nacer a su primer álbum homónimo. Y como no es un secreto que Pedro es uno de mis artistas favoritos de todo el panorama nacional, podéis imaginaros el bajón que supuso para mí la suspensión de la promo y la gira, y el subidón que ha sido no solo retomar las entrevistas cara a cara, sino que la primera de todas haya sido con con él.

Nos encontramos un año después de lo que deberíamos, ¿cómo te encuentras? ¿Misma ilusión? ¿Más aún si cabe?

Más, más, porque hace unos meses el hecho de estar ahora aquí presentando el disco era una utopía. Así que muy contento, la verdad. En este tiempo han salido canciones nuevas aparte de las del disco, lo cual lo enriquece, y también llevamos unos meses tocando. Es cierto que no tocamos como antes, sino reinventándonos y haciendo cosas diferentes, pero estamos tocando al fin y al cabo y está siendo una gozada. Somos unos privilegiados los que podemos hacerlo hoy en día.

¿Cómo está yendo la presentación tras este breve rodaje que comentas?

Pues lo que te decía, que ha tocado reinventarse, ha tocado hacer cosas diferentes de lo que teníamos pensado en un principio. Ahora el formato es de teatros y acústicos en una gira con Kutxi que estamos haciendo. En Razkin la banda completa somos seis, con Kutxi tenemos que ir tres y darle la vuelta a las canciones, algo que a la vez es motivador. Al final hay que sacarle el lado positivo a todo. De hecho la experiencia en teatros que es algo a lo que yo no estaba acostumbrado y me está encantando.

Aun así hemos hecho cuatro bolos con la banda al completo y eso también es una gozada, es a lo aspiramos al final, a hacer la gira la banda al completo. Pero bueno, poco a poco parece que se va viendo la luz y a ver si van mejorando las cosas y podemos empezar a viajar.

De hecho, como sabrás, se han hecho algunas pruebas en espacios cerrados para la celebración de conciertos con un número importante de gente en los últimos meses. ¿Crees que será posible volver en breve a los formatos en directo de siempre?

Pues si nos basamos en lo que ha habido hasta ahora, que han sido cero focos de contagio en todos los eventos culturales que ha habido, espero que vaya bien y estoy casi seguro de que así será. Es verdad que después de estos eventos siempre queda la duda de que, joder, como haya un foco ahora en el Palau o lo que sea… Hostia, no sabes si eso puede ser echar tierra encima a todo el trabajo hecho hasta ahora. Pero bueno, confío en que va a ir bien porque se están tomando unas medidas escrupulosas. La cultura creo que está siendo el sector más heavy en ese aspecto, más controlador y demás. Y es que nos interesa que salga bien para que esto siga rodando, ¿no?

Entonces yo ahora mismo pienso que donde más segura puede estar una persona más que en… [Duda] Bueno, no me voy a meter en berenjenales [Risas] Más que por la calle es en un concierto porque más vigilado, más controlado y más medidas anti-COVID no hay en ningún sitio. Aquí en Madrid las medidas son más laxas, pero en Navarra es un aforo del 30%, no se deja beber en los conciertos, no te puedes mover, y aun así la gente va. La gente tiene muchas ganas.

Muchas no, muchísimas. Te lo digo yo.

[Risas]

Vamos ahora con el disco. Pienso que lo más llamativo es que tanto temática como musicalmente toca muchos palos y tiene una importante mezcla de estilos. ¿Hubo mucha alevosía en que fuera así o simplemente surgió?

No, no, ha salido porque sí. Las canciones están grabadas casi como nacieron. La única diferencia es que nacieron conmigo, la guitarra acústica y en el disco se enriquece con la banda. Ha sido lo que hemos pretendido además, el hecho de hacer música yendo hacia ningún estilo, no centrándonos en «tenemos que hacer rock» o «tenemos que hacer esto otro.» Lo que salga. Esa libertad es lo que ha dado ese aire fresco para que cada canción sea de un palo diferente y ya una vez que hemos terminado el disco y he visto que cada canción es de una madre diferente, pues he querido seguir ese camino.

Las canciones nuevas que estoy grabando ahora son del mismo estilo también: «Normalidad» es superpop y la que hoy se estrena – «Si se quiere se está» – termina casi con metal y bueno, me apetece abrir el abanico y tocar todos los estilos porque tengo la banda perfecta para poder hacer eso.

¿Cuáles serían las principales diferencias de este disco con todo lo que has hecho antesmusicalmente hablando?

La diferencia es no cerrarme a ningún estilo, la diferencia es la libertad. La libertad y la tranquilidad de poder contar con diferentes instrumentistas, el no tenerme que ceñir a un estilo concreto como por ejemplo con LaFuga, que tiene un estilo, es el que funciona y p’alante.

Aquí como no esperaba nada de nadie pues contaba con una libertad brutal y mira, esto es lo que soy, si te gusta, guay, y si no pues no me escuches, ¿no? Así que lo enfoco a eso, a la libertad.

¿Piensas entonces que se debe huir de etiquetas musicales?

Sí, creo que es sano además. Al final hacer siempre lo mismo claro que tiene sus cosas positivas, como que tienes un público fiel que lo que quiere oír es eso en concreto. Pero para una persona hacer cada día lo mismo termina saturando, agotando. Creo que es sano salir y coger aire, juntarte con otra gente, hacer otras cosas y cuando estés bien volver a reengancharte a lo otro.

Ahora dejando el disco a un lado, me voy a ir al plano literario. A finales del 2019 publicaste un libro de poemas, tus Pedradas, que por cierto me he traído para que me firmes.

¡Anda! ¡Qué bien!

[Risas]

¿Piensas que hay una línea que separa la poesía de la música? Y si la hay, ¿en qué momento se desdibuja?

A ver, hay muchos escritos del libro que eran proyectos de canciones. ¿En qué momento dejan de ser proyecto de canción? Cuando, vuelvo a lo mismo, empiezo a afrontar ese texto con libertad, sin pensar que tengo que seguir un orden, una estrofa, un estribillo, que rime aquí y demás. Ahí es cuando ya rompes con la música que tienes en tu cabeza y decides terminar esa historia de una manera anárquica, como te apetezca. Y ahí es donde creo que se rompe el enlace con la música.

Siempre se puede coger una guitarra y ponerle música a cualquiera de los escritos que hay, pero en este caso dejé la guitarra colgada y decidí terminar las historias tal como venían, sin pensar en música.

Después de un año tan duro, ¿qué esperas de este año para Razkin?

Pues espero terminarlo tocando con la banda al completo en bastantes más sitios; que poco a poco la cosa mejore, las medidas vayan siendo más laxas, como decía antes, y podamos viajar toda la banda al completo. ¿Y cómo se consigue eso? Pues que haya más aforo, que se sea un poco consecuente con la cultura, que nos hemos quedado en el culo del planeta en este país. Y de momento nada más, eso es lo que espero. Después de todo lo que hemos pasado no tengo unas pretensiones de la hostia. Me apetece salir con la banda a tocar y poder pagarles, por supuesto.

[Risas]

Objetivo a corto plazo, ¿no?

Claro. También hace poco he grabado cinco temas más que irán saliendo de aquí al verano, cada tema con un videoclip y en verano grabaré otros cinco para sacar un vinilo con todos. Lo llamaré, pues no sé…

¿Pandemic Hits?

[Risas]

Sí y no. Es curioso que cuando éramos felices y no lo sabíamos, como se dice ahora, tendía a escribir de una manera más nostálgica. Pero ahora mismo el primer tema que salió en diciembre, «Normalidad» es un tema bailongo; es un tema de a ver si salimos ya de aquí, tía, y volvemos a lo que conocíamos antes. Me parece curioso que cuando la crisis personal está tocando el suelo es cuando más alegre escribes. Tú mismo estás buscando tu felicidad.

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *