Entrevista bandas de rock
La Jetee

ENTREVISTAMOS A LA JETÉE CON MOTIVO DE SU NUEVO EP

La banda alicantina La Jetée estrenan nuevo EP, tres temas que llevan por titulo «Menos Fuerza, más Inercia» y por ese motivo hemos charlado con ellos, a continuación podéis leer la entrevista integra.
1- ¿Qué nos podéis contar del proceso creativo de vuestro nuevo EP “Menos fuerza, más inercia”?
Creo que el proceso creativo no se puede entender sin el contexto vital en el que se produce. En este sentido, casi todos los temas de nuestro primer EP, ‘Accidentes y tormentas’ y del mini-LP ‘Produce Monstruos’ fueron compuestos a lo largo de mucho tiempo, de años, algunos venían incluso de antes de que La jetée existiera como tal. Por supuesto habían evolucionado a lo largo de ese tiempo, pero tenían mucha carga de experiencias del pasado. Era algo que tenía que salir y fue un proceso muy largo. Por el contrario, tanto este EP como el resto de temas que completarán el próximo LP son 100% lo que somos hoy y, de este modo, están marcados por el momento que vivimos. Creo que, en lo personal, este momento es de mucha más tranquilidad vital, de más madurez… De algún modo somos más felices o, al menos, cuando no lo somos nos lo tomamos con más calma. Creo que eso se nota en los temas nuevos a nivel lírico pero también de sonido. Hacemos un poco menos de ruido y estamos muy contentas con ello.

En cuanto al proceso en sí, en términos prácticos, creo que es bastante estándar. En nuestro caso las letras y la música siempre van de la mano, no podemos entenderlo de otro modo y creemos que el envoltorio estético debe ser un traje a medida para lo que quieres contar, así que como las letras las escribo yo, el primer germen de cada canción ya con música y letra, aunque sean básicas, lo suelo lanzar yo. A partir de ahí algunos cuajan en el local -nos gusta tocarlos, improvisar sobre ellos al principio de los ensayos- y van creciendo; otros, por lo que sea, pues no gustan a la mayoría o no se disfrutan igual y se van cayendo. Cuando una idea nos gusta, entonces ya se trabaja más. Solemos grabar una demo más cerrada en mi estudio y, a partir de ahí, ya la trabajamos al detalle todos juntos en el local hasta que suene como debe sonar o hasta que se cae también porque… bueno, hay canciones que no funcionan y no hay que forzarlas.
2- Este es vuestro segundo trabajo discográfico y vemos que Hay una gran evolución en el sonido de este Ep, habéis madurado como banda, pero también tiene gran parte de culpa Guille Mostaza, ¿verdad?
En realidad Guille más que culpa lo que tiene es mérito. La evolución de la que hablas ya se escuchaba en las demos que le enviamos cuando estábamos decidiendo con quién grabar. Como éramos conscientes de que este cambio de sonido existía, nos preocupamos de grabar en el estudio de nuestro amigo Álex Román unas demos de estudio con mejor sonido que las demos que usamos para componer y ensayar porque no queríamos que los trabajos anteriores diesen una idea errónea del sonido hacia el que estábamos apuntando con lo nuevo. No queríamos que quien produjera lo nuevo pensase: «ah, ok, ¿así que este es vuestro sonido?, pues vamos a seguir por ahí». Además, el hecho de contar con Guille fue premeditado porque buscábamos a alguien que pudiera desenvolverse bien en el terreno que estábamos pisando. Visto con perspectiva creo que acertamos de pleno. Guille fue capaz de hacer suya la visión que teníamos, lo que nosotros ya oíamos en nuestras cabezas, y hacerlo brillar.
3- ¿Por qué sacáis vuestra música en pequeñas entregas, EPs, para cuando un larga duración?
En esta ocasión hay varios motivos… En primer lugar el año que nos ha tocado vivir. Antes de la pandemia nosotros ya teníamos preparado material para un LP, pero financieramente es un coste alto y meterse a un proyecto así con lo amenazada que estaba la música en directo era un riesgo muy alto. Lo era incluso hacer este EP. Sin embargo, como grupo tampoco puedes parar -o al menos nosotros no podemos- porque eso te acaba minando la moral y acaba afectándote. Estamos seguros de que este año muchos proyectos se han quedado en el camino por tener que estar parados. Por otro lado, como bien has dicho antes, existe una ruptura con lo que era La jetée hace un par de años. Hay una evolución estilística, Ceci ha tomado más protagonismo vocal, hemos empezado a utilizar nuevos sonidos, hay un nuevo miembro, etc… Con todo esto nos parecía que lo mejor era que se reflejase en una pieza de transición -para nosotros y para el público- que a la postre ha sido este EP, pero que no va a estar completamente desconectada del próximo LP. Para nosotros es una pieza de la misma obra. De hecho, en el LP creo que se va a notar una profundización aún mayor en los cambios y la experimentación que ya se ha podido escuchar en ‘Menos fuerza, más inercia’. Esperamos que este LP se materialice en la primera mitad de 2022, ¡aunque obviamente no vamos a estar parados hasta entonces!
4- Habéis empezado vuestra gira en casa, concretamente en Muelle 12 de Alicante, ¿cuáles fueron las sensaciones en ese primer concierto?
¡Una maravilla! Llevábamos un año y medio sin poder tocar en directo y eso pesa mucho… Aunque no fueron las mejores condiciones porque nos gusta más tocar de noche, a oscuras, en una sala, con la gente de pie rozándose y, por motivos evidentes, el público aún tuvo que estar sentado, con distancia, mascarillas, etc, fue un disfrute. Nosotros disfrutamos, el público disfrutó… ¡Y no se puede pedir más, que para eso es la música!
5- ¿Más fechas gira a la vista?
De momento no podemos adelantar ninguna con seguridad. Ahora, con el EP ya publicado, es cuando estamos barajando posibilidades porque todavía no está el tema salas y festivales reactivado al 100% y para una banda como nosotras no es tan fácil organizar las cosas sin que suponga perder pasta…
6- Vemos que estas nuevas canciones están editadas por Ruidera Records, ¿realmente creéis necesario un sello para una banda emergente como vosotros? ¿Y que os aporta hoy en día?
No creemos que la utilidad de un sello discográfico sea muy diferente para un artista emergente que para un artista con mayor proyección. Es una cuestión de separar tareas, gestionar gastos e ingresos de forma independiente a los miembros individuales del grupo, etc. Ruidera es un sello pequeñito, familiar, montado por amigos, que surge además del entorno de un colectivo de artistas de nuestra provincia, en el que estamos muy implicados y a nosotros nos sirve sobre todo para que los miembros de la banda no tengamos que estar preocupados de ciertas tareas financieras o de gestión. Un sello no deja de ser una empresa y funciona como tal… Si dejas esto recaer sobre el grupo, la experiencia nos dice que suele ser problemático. No es casual que artistas como Vetusta Morla, Ainara Legardon o Zahara, incluso renunciando a casarse con sellos discográficos ajenos a ellas, hayan recurrido a montarse sus propios sellos para editar su música. Un sello hoy en día ya no es ese fondo de inversión que te da dinero para que tú grabes tus cosas porque confía en ti (aunque pueda serlo a veces), es una herramienta de gestión.
7- ¿Cómo veis la escena y el panorama musical actual en España?
Es un tema largo. Pues más o menos como siempre… La verdad es que nos interesan muy pocas cosas de las que se mueven por «la escena», casi todo lo que nos mola está un poco en el underground. Estilísticamente, en lo que hoy en día la mayoría llama indie podrían haber encajado La Oreja de Van Gogh, que era el grupo más deprimente de Los 40 Principales de hace unos años. Nos suena casi todo igual… No nos vemos muy reflejados con toda esa «escena». Y después hay una escenita, más joven, en la que hay cosas que molan mucho y otras que piensas: «ah, vale, que ahora resulta que habéis inventado el punk-pop… ya, sí, claro…». Pero lo que decía, esto ha pasado siempre, no puede uno quejarse porque hay cosas que están saliendo que son una pasada. Últimamente nos flipan cosas como The Magic Mor, Ramper, Calibra, Moraes, Cobarro, Goa, Glas… Y algunas cosas de las que nos molan hasta lo están petando, como Babi o Alizz (la primera completamente al margen de la industria más comercial y aburrida).
Luego tema aparte sería el reconocimiento merecido o no que reciben unas y otras propuestas. Al margen de quién se lo merezca o no, nos pesa mucho que no haya clase media musical. Nadie hace un espacio para que haya tejido de salas dando cabida a propuestas que, sin ser el famoseo, hacen buena música. Y al público tampoco parece importarle mucho que esto no exista. Esto en lo que desemboca es en que hay una clase alta de muy poca gente, que se llevan todo el pastel y pueden desarrollar sus carreras, y en otro extremo una clase baja que, con suerte, si le llegan opciones de tocar y vender su música, son condiciones muy precarias: el relleno de la escena. El problema es que en esta clase baja conviven propuestas que no hay por dónde cogerlas, y artistas que deberían ser patrimonio nacional y, nada, ahí están.

Sobre Nacho Gamboa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *