Stones

Como ‘Exile on main street’ de los Stones

Antes de que la muerte venga a visitarme, antes de que mi cuerpo arda en un horno, convirtiéndose en un humo blanco saliendo por la chimenea de un crematorio en un sucio y feo polígono industrial, antes de eso, me gustaría grabar un disco como Exile on Main ST. de los Stones.

Despertarme, asomarme al balcón y ver la costa azul a mis pies mientras una ciclada resaca no cesa de martillearme la sien. Girar el cuello, ver el dorado pelo de Anita Pallenberg brillando como la estatua de un dios azteca mientras el aire se suicida en mi rostro. Que de repente suenen unos toms, Charlie se ha despertado con ganas de dar a la batería y algún depravado yonqui le está acompañando con un riff radiactivo, de esos que animan a unirse a ellos en las catacumbas de Villa Nellcôte. Empieza la fiesta.

Me parece el disco de los discos, pasarán los años y nunca cesarán de chuparle la magia jóvenes músicos en busca de inspiración, como si se tratara de la fuente de la juventud o el Santo Grial. Y es que su sucio e inentendible sonido no pudo esconder los pelos de punta y las ganas de saltar al escucharlo. ¡Es tan perfecto joder!

Rocks off‘, ‘All down the line’ y ‘Happy’ te hacen saltar todos los semáforos poniendo a ciento veinte por hora tu coche apuñalando la Castellana (no lo probéis en casa). Mientras, ‘Sweet Virginia’ y sobre todo ‘Shine a light’ pueden conseguir que alguna que otra lágrima asome su cabeza por la ventana de tus ojos, de alegría.

 

Todo es perfecto, nada casual, es la magia que en ocasiones vives en una banda de Rock and Roll, eso es lo que nos engancha para siempre a esto. Jagger me enseña un mugriento papel doblado cien veces, tiene algo que escribió anoche, os dejo, tengo que volver al curro.

Saludos desde el sur de Francia.

Sobre Ruben Ortiz

Nacido en Madrid. En ocasiones escritor, Espíritu Endémico (2016), su primera novela. En otras, voz/guitarra en el grupo de rock/blues Falconetti. Inventando historias desde 1986. Ahora, colaborando para La Sexta Cuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *