LA MÚSICA SE VISTE DE GALA

Nos adentramos en una de las galas del 22 Festival de Cine de Málaga

En un festival de cine la glamurosa alfombra roja es como la primera escena de una película: es el arranque de una historia. Y es en Málaga donde se desarrolla esta historia. La alfombra arrancó la edición número 22 del famoso Festival de Cine de Málaga el pasado viernes 15 de marzo. Y la ‘intro’ del guión de esta historia la protagonizó la gala de inauguración en el Teatro Cervantes malagueño. Eran las ocho y media de la tarde. El actor Luis Zahera, Goya al mejor actor de reparto, condujo la gala del festival más luminoso del audiovisual. El actor malagueño Dani Rovira y la actriz Isabel Vázquez explicaron que el festival lleva 22 años uniendo Málaga con Latinoamérica. “Veintidó, veintidó”, como dirían los malagueños Manolo Sarria y Juan Rosas del Dúo Sacapuntas.

Comienza la música. Son las nueve menos cuarto. Apenas 15 minutos después, la música llega y es imprescindible para anunciar algo importante. Aparecen en el escenario Travis Birds, la banda que ha compuesto el tema principal de la serie “El Embarcadero” (Movistar +) con el tema “Coyotes”, una canción muy intimista que suena en la cabecera de la serie. Piano, batería, guitarra y bajo. El batería se arranca con unas palmas haciendo un guiño al sur y la pianista canta un “te quiero pero de una manera extraña”. Así es como quiere la música al cine. Son como un matrimonio que lleva muchos años juntos, se pelean, pero ninguno es capaz de imaginarse la vida sin el otro. Es un amor que pocos entienden.

La música es como el director de un programa de televisión que da las directrices a su equipo  y explica la escaleta para que ejecuten lo que va a venir después. Es como el rotulador amarillo que utilizas para subrayar lo que consideras sustancial. La música es una contadora de historias, y una de las que contó en la gala es la que viene a continuación. El actor Rául Arévalo ha sido galardonado con el Premio Málaga Talent de este año y reaccionaba así: “Le doy gracias a la vida por el trabajo que tengo. Me hace mucha ilusión estar en Málaga”. Y otro de los premiados es Javier Gutiérrez, con el Premio Málaga-Sur. El actor se sinceraba de este modo en la gala: “Me considero un obrero de la interpretación. No leo un guión y pienso en lo que me va a traer”. 

Y es que este festival es un contenedor de ideas con el fin de hacer de Málaga un escaparate. Y como todo escaparate, cuando vas de shopping, la música te mueve e incita a comprar. Es el poder emocional de la música en la mente del consumidor. Según los expertos, los últimos descubrimientos en neurociencia han revelado que la música estimula de manera simultánea varias regiones cerebrales, especialmente la encargada de las emociones. En una cadena asiática de centros comerciales, diseñaron acciones dirigidas a embarazadas, ya que las consideraron un perfil de cliente interesante por la gran cantidad de compras que implica la maternidad. Utilizaron una técnica de marketing olfativo: rociar con polvos de talco los espacios dedicados a los artículos de bebé y programaron música relajan de la época en la que estas mujeres eran niñas. Con esto buscaban despertar los recuerdos positivos de su infancia. ¿Os imagináis el efecto? Aumentaron las ventas y hubo otro “efecto secundario” que nadie esperaba. Un año después de comenzar estas acciones, muchas madres contaron que al entrar en aquel centro comercial sus bebés se relajaban, y solo les pasaba en ese. Y es que los niños eran capaces de reproducir las sensaciones agradables que tenían en el útero de sus madres, a partir de la música y del olor del centro recibidos, combinado con el ritmo cardiaco más relajado de sus madres. 

Eran las nueve en punto de la noche y con una puntualidad británica, como su nacionalidad, el pianista James Rhodes fue el siguiente en ejercer de narrador de esta historia, pero en forma de melodía. El público vibró de una manera espeluznante. Todos los de mi alrededor comentaban la jugada del inglés, quien nos regaló varias notas de humor con su divertido acento: “I´m sorry, soy guiri. Estoy muy agradecido que mi hotel no tiene balcones”. E ipso facto, un festival de risas por doquier. Para Rhodes, el festival no entiende de fronteras: “En este festival no importa de dónde se viene, pero sí a dónde se quiere ir. Descubres algo que desconoces y te cambia la vida”.

Tras una confesión tan profunda, Rhodes se despidió para dar paso a un espectáculo que actuaba por primera vez en su historia en España. Se trata del Circo del Sol con su nuevo espectáculo, Kooza. Música al son de las piruetas. Espectáculo no… ¡Espectacular! Un número que nos regaló una intimista mirada sobre el arte del contorsionismo.

UNA ‘INFLUENCER’ DESDE ANTES QUE SE INVENTASEN

Una música de ‘high level’ marcó y enmarcó los momentos álgidos de esta historia de inauguración. Pero faltaba la protagonista principal. Una protagonista muy especial para el cine español. Una ‘influencer’ desde antes de que se inventase este término. Alguien que hace tan bien su trabajo que se le quedan pequeños los premios. Una actriz de raza… Redoble de tambores para recibir a… ¡Doña Julia Gutiérrez Caba! Miguel Rellán le entregó la Biznaga Ciudad del Paraíso y Julia lo recibió así: “Esta profesión es magia, es especial, es difícil pero es mágica. Al ver a mis padres actuar pensé que no iba a estar a la altura”. Y respecto al cine, en palabras de la actriz: “El cine me ha dado muchas oportunidades, pero no tantas, más el teatro. He sido una espectadora de cine adulta. En mi juventud el cine significó mucho más de lo que ustedes puedan creer. Nos llevaba a un mundo maravilloso de estrellas y de gente guapa. Era apasionante para nosotros y carecíamos de muchas cosas”. Es una actriz de vocación: “He amado mucho el cine. Primero el NODO, después las películas de dibujos, luego las cabeceras, el león y Warner”. Y sentenció explicando por qué agradece el premio al festival: “El cine es mi acompañante en mi irremediable soledad. Por eso agradezco al festival el premio de todo corazón. Este premio me hará recordar estos momentos tan emocionantes para mí, también porque vuelves a ver amigos y compañeros que alimentan con su talento este oficio. Me gusta que reconozcan que soy una profesional de hace muchos años, agradezco al festival que se haya acordado de mi existencia en el cine”. Y dedicó el premio a las mujeres de esta profesión y de su familia: “Mi tía y mi abuela ya hacían teatro en el siglo XIX. Por aquel entonces estaba desprestigiado. Se lo dedico a ellas. Ellas llevaron el teatro a América y nunca tuvieron un premio porque no existían premios como éste”. Pelos de punta. El público hizo lo que no había hecho en toda la gala: se puso en pie durante cinco minutos y un gran ejército de aplausos, que constituye otro tipo de música, marcó el momento de oro de esta historia tan bonita y basada en hechos reales que se llama “Julia”. 

Y el otro gran protagonista fue el actor malagueño Dani Rovira. Sus palabras fueron la antesala de un “The End” que embelleció el Coro de Ópera de Málaga con su simbiosis entre ópera y piano. En el comienzo de la ópera, el piano se vio acompañado de una voz majestuosa vestida con camiseta verde. Su voz inundaba la escena de ensueños. Y, de repente, tras la cortina visual apareció el resto del coro, uniformados con camisetas verdes, rojas, azules, etc, como si fuesen fichas del Trivial completando una alineación cuyo cromatismo iba a juego con el cartel del festival de cine. Parecía que hubiesen venido juntos de correr la carrera de los colores, la ‘Holi Run’. La intensidad no solo se reflejaba en sus colores, sino que sus sonidos eran tan buenos que rompían todos los pentagramas para expandir su sentido. El sonido del coro es perfecto, las voces suenan nítidas. Sostenía el compositor londinense Purcell, paisano de James Rhodes, que “igual que la poesía trasciende la prosa y la oratoria, la música es una exaltación de la poesía”. Según esta norma, el coro armó la partitura de esta ópera que parece pasar de la explosión de la vida al abismo de la desesperación. Nos quedamos helados tanto servidora como los del mi alrededor. Por cierto, ¿y qué dijo Dani Rovira? Continuará…

 

Sobre María Ruiz Calvente

Redactora y Guionista en TVE @LA2 Programa cultural #Sobresalientes Periodista, viajera y festivalera. Me encanta la música y escribir sobre ella, sobre todo si es indie. El humor es mi filosofía.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *