Música en Twitch
Fito gira 2018

Concierto: Muchachito y Fito & Fitipaldis en Albacete

En el lenguaje de bandas de música sacar al mercado un nuevo disco es sinónimo de gira, de noches enteras en la carretera y de afonía por las mañanas. Esto es así para todos los grupos excepto para Fito y sus Fitipaldis, que no necesitan escribir nuevas canciones para coger la furgoneta y llenar auditorios y plazas de toros. Muchos años en esto, ya sabéis. Y es que Fito aprovechó que en 2018 se cumplían veinte años de su debut con los Fitipaldis para colgarse la guitarra cada fin de semana. Se rodeó de amigos de profesión para cada concierto y sacó del baúl algunas canciones fitipalderas que creíamos que habían caído en el olvido.

Como en todos los conciertos de esta gira 20 Aniversario, Jairo (nuestro Muchachito) fue el encargado de abrir la noche. En el escenario le esperaba una batería, que él mismo se encargaría de aporrear con sus pies, y un par de guitarras para calentar al público que ya hacía acto de presencia poco después de la apertura de puertas. Creo que nadie duda que ser telonero de una banda como Fito & Fitipaldis es una labor algo complicada, más que nada porque la mayoría de gente quiere que llegue la hora indicada en su entrada para ver a la razón por la que compraron el ticket en su momento. Pero resulta que el bueno de Jairo tiene marcha en todas las partes de su cuerpo. Y claro, hizo cantar y bailar al respetable con su rumba funky- rockera. Canciones como Cara Guapa, Ojalá no te hubiera conocido nunca o Siempre que quiera fueron las protagonistas minutos antes de que saliera el tipo de la boina y las patillas acompañado de su banda.  Sin embargo, apenas media hora de que empezara el concierto, el ambiente seguía estando algo frío, a pesar de que el cartel de las taquillas dejase bien claro que las entradas estaban agotadas desde hacía tiempo.

A las diez y media en punto, un vídeo de animación proyectado en la pantalla principal del escenario dio paso a la locura colectiva, con una plaza que, ahora sí, presentaba un lleno absoluto. Salió Fito sólo con su Stratocaster blanca para tocar los primeros acordes de Siempre estoy soñando, para segundos más tarde hacer que los Fitipaldis hiciesen acto de presencia en tierras manchegas. Sin tiempo para descansar, llegó Un buen castigo Por la boca vive el pez. Tras dejar ya a más de uno sin voz, Fito ya dijo aquello de “¡Buenas noches Albacete! Nos vamos a dejar la jodida voz esta noche”. Pues dicho y hecho. La magnífica Me equivocaría otra vez fue la siguiente, la cual fue presentada como “aquella canción que no podemos dejar de tocar”. Por algo será. De esta forma se sucedieron los temas que todos y cada uno de los presentes en la Calle de la Feria 56 se sabían como la palma de su mano, si no mejor: Esos guiños a Los Secretos y a La Cabra Mecánica con Quiero beber hasta perder el control Todo a cien, el bom, bom, bom de Lo que sobra de mí o el “creo que los bares se deben abrir para cerrar las heridas” de Donde todo empieza. Tras incontables cambios de guitarra, la primera parte del concierto se cerró con Garabatos, una de las canciones preferidas del último disco, Huyendo conmigo de mí.

Al filo de que el reloj de la plaza marcara la medianoche, nuestro protagonista pisó de nuevo las tablas acompañado de Muchachito y de Javi Alzola para interpretar No soy Bo Diddley (¡no eres Bo Diddley…!) y el Me tienes frito de Jairo. Los pies se movían por inercia. No obstante, todavía quedaba la guinda del pastel: esos hermanos Tormo que son el Rock and Roll en su más pura esencia. Un duelo de cuatro guitarras como en el lejano oeste para tocar primero Deltoya, el tema compuesto por Robe, y acto seguido Dentro de la ley, ese temazo zigarrero incluido en su lanzamiento más reciente, A todo que sí. Aprovecho para decir que necesitamos veros en concierto para dormir bien por las noches, Zigarros.

Parecía mentira, pero ya se había consumido más de la mitad de la noche. No obstante, Fito y sus Fitipaldis son muy listos y por ello se dejaron lo mejor para el final. Tras Entre la espada y la pared Tarde o temprano, además de una excelente versión acústica de Rojitas las orejas, hicieron acto de presencia aquellas melodías que cualquier aficionado a la música ha cantado en alguna ocasión. Sí, exacto, me refiero a La casa por el tejado, Antes de que cuente diez y, por supuesto, el Soldadito Marinero que todos llevamos en nuestro corazón. “¿Ya se ha terminado?”, se escuchaba por ahí. Cualquiera que conociese a Fito sabía que no, que aún quedaban dos temas para cerrar esta noche mágica albaceteña: Entre dos mares, la versión del tema compuesto en la era de Platero y Tú, y el Acabo de llegar que da por finalizados todos los conciertos desde la extensa gira de Por la boca vive el pez. 

Fito y Fitipaldis gira 2018

Lo dicho, sólo los más grandes en este extenso mundo de la música pueden salir de gira sin temas nuevos en sus mochilas, pero es que Fito y sus Fitipaldis lo son, por si alguien lo dudaba. “Qué te voy a decir, si yo acabo de llegar…”.

Sobre Mario de Jaime Moleres

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te necesitamos

Ya sabes que covid y guerras han dejado a la cultura bastante jodida, y eso nos incluye a nosotros.

Por lo que aunque no nos guste pedir favores, Te Necesitamos.

Échanos un cable y recibe la nueva revista en formato Físico de Colección.

Hazte Productor 🤘