Música en Twitch

Gala Premios MIN: Macedonia de estilos musicales, con una capa de azúcar glass en forma de humor.

Y es que no he podido evitar pensar en otro símil. Meter en una misma sala a cantantes de flamenco, música electrónica, clásica, folk, y una casi innumerable mezcla de géneros y subgéneros, híbridos inverosímiles (pero totalmente funcionales), espolvorear humor por encima de todo ello y que funcione.

Las galas de entrega de premios tienen un hándicap de sobra conocido: pueden hacerse aburridas para los que no están nominados. Incluso la propia presentadora bromeaba en más de una ocasión con ese hecho “aguantad que ya queda poco” o “si os aburrís, no haber venido a una gala de premios” eran algunos de los chascarrillos que soltaba de cuando en cuando durante el evento. Hablando de bromas bien tiradas, curiosa recreación de un suceso común en los conciertos: que te pille tu canción favorita en el baño. Así se presentó la cómica Carolina Iglesias, la cual salió de un WC típico de festival, después de la actuación de Chillmafia, los cuales por cierto, jugaban en casa y se ganaron al público fácilmente.

 

Chillmafia, animando al personal

 

Carolina “antes muerta que sencilla”

 

Ya tenía la fortuna de conocer a esta cómica (al menos podcásticamente) gracias a “Estirando el Chicle”, programa que co-presenta y es una pepita de oro (bueno, en honor a la verdad, serían dos pepitas, Victoria Martín es igual de valiosa en ese tandem). Carolina usó toda su artillería a lo largo de la gala para disfrute del personal, burlándose incluso del propio tema de los podcast (el suyo muchas veces lidera las listas de reproducción de las más importantes plataformas) tampoco faltaron las alusiones a la ecuación “músicos/as + drogas”, ni el omnipresente bofetón del señor Will Smith, preguntando si “en caso de que algún asistente no supiese encajar alguna broma, debería abofetearla a ella solamente, o se verían afectadas de igual manera sus compañeras intérpretes de lenguaje de signos”.

 

Carolina, haciendo suyo el escenario

 

Por cierto, merece destacar el intento de mayor inclusión hacia otros colectivos, en este caso el de personas sordas, para las cuales, dos intérpretes realizaban la traducción simultánea de la gala en legua de signos. Canciones inclusive. Toda una proeza la verdad. Posteriormente se fueron sucediendo los anuncios de los nominados, y ganadores. Algunos de ellos, recogidos por amigos/representantes, o incluso vía clip en diferido, ya que se encontraban en giras/grabaciones…etc no pudiendo acudir a la gala personalmente. Se intentó dar algo más de dinamismo a la gala con algunas actuaciones en directo. A pesar del gran trabajo de todos los involucrados, creo que quizás le faltó algo más de dinamismo a la susodicha (aunque el colchón humorístico de Carolina, hacía que todos “cayéramos en blandito” cuando el ritmo decaía).

 

Excelente trabajo…
Realizado de manera conjunta

 

Uno de los casos en los que el artista no pudo estar presente para retirar los premios (si, en este caso además en plural) fue curiosamente el de la que se podría nombrar como absoluta ganadora de la velada: Zahara. Se ha llevado una cantidad ingente de premios: mejor producción, mejor vídeo, mejor letra, mejor diseño, mejor álbum de pop y el codiciado mejor álbum de 2022. Casi nada.

 

Azahara. La gran triunfadora de la noche

 

Durante su discurso de agradecimiento, aprovechó para señalar que “ojalá nunca hubiera tenido que pasar por esa serie de experiencias” y que “le resultó dramático el número de personas que le escribían para decirle que se sentían identificadas con sus letras” y que por tanto “visibilizar el problema y la existencia de este disco era algo necesario”. Premio tras premio, tanto ella como todo su equipo, se mostraron igual de sorprendidos y muy agradecidos, lo cual transmitía al público y resto de nominados cierto aire de satisfacción y felicidad colateral. Pero no era la única que disfrutó del reconocimiento MIN. Otros de los más suculentos galardones  (Mejor artista, y mejor canción ) fueron a parar al regazo de Rigoberta Bandini, (metafóricamente, ya que no se encontraba presente y lo recogieron parte de su staff). El premio de mejor artista emergente (otro de los que acaparan más miradas) se lo llevaron las Tanxugueiras, que a pesar del mal trago del Benidorm Fest, han sabido hacer de ello un trampolín para proyectarse tanto, o incluso más, que si lo hubiesen ganado (el muchas veces subestimado poder del público hizo el resto).

Los premios siguieron sucediéndose, pero las categorías son tan numerosas, que para no hacer este texto demasiado extenso, os recomiendo encarecidamente visitar la página de los premios MIN para conocer la lista completa de ganadores.

No quisiera cerrar esta reseña exprés sin hacer mención a varios momentos que disfruté especialmente:

1. El homenaje a Paco Clavel (vídeo cargado de celebridades felicitándolo incluido). Al acercarse a recoger el premio, contó un dato que me pareció cuanto menos curioso: que el primer disco de música independiente se grabó en Pamplona. Adiós al mito de la movida madrileña

Paco Clavel, único e irrepetible

 

2. Amaral cantando en Euskera. Nunca he sido especial fan de este grupo, y quizás no pasaría de ser algo anecdótico… pero su excelente interpretación en directo, bien mereció la pena. La verdad, su voz hacía una dupla perfecta con Izaro. Gran momento.

Amaral e Izaro. Momento emotivo y curioso a la vez

 

3. El momento (como no) de la entrega al mejor álbum de rock, que se iba para curtida Maika Makovski, que recogió el premio caracterizada como una entrañable abuelilla y con discurso que sensación, se marchaba agitando bastón y al grito de: ¡Viva el tecno! Me dio un ataque de risa que duró varios minutos.

Mayka Makovski. El rock nunca muere

 

3. El contundente cierre (que nos dejó a todos con ganas de más) de la gala de la mano de Baiuca. Es maravilloso ver de lo que son capaz artistas con talento, y de igual manera pasión por sus raíces. Una suerte de mezcla de música electrónica y gallega más tradicional, que en directo gana muchos enteros. La energía salía en todas las direcciones, tanto de la voz de la cantante, como de los instrumentos que por otro lado, en mi vida había visto. Ya estoy deseando escuchar (y fotografiarlos) de nuevo, buscando conciertos suyos para poder gozarlo de principio a fin.

La combinación de voz…
Y música electrónica con instrumentos tradicionales: 10/10

 

Por mi parte nada más por  ahora… salvo agradeceros vuestra lectura.

Nos vemos en la siguiente gala espíritus metaleros

Sobre Paúl Arciniega Benavides

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *