Entrevista Iñaki Uoho Extremoduro

Iñaki ‘Uoho’: “El poder tocar con tu banda, como hobby, debería estar subvencionado”

Junto a Fito Cabrales cambió el Rock patrio con Platero y tú, se alió con Robe Iniesta para transgredir a las masas, y llevó su inconsciencia a los altares con Inconscientes, con quien ahora publica su tercer disco, No somos viento. Charlamos con Iñaki Antón, ‘Uoho’ desde que lo conocemos. Uno de los mejores guitarras de nuestro país, leyenda viva del Rock Estatal.

Mario: ¿Cómo se lleva el hecho de tocar para 12.000 personas en recintos de gran aforo, poniendo el ejemplo de la anterior gira de Extremoduro, y un año después subirte a un escenario de una pequeña sala? ¿Dónde prefieres tocar, dónde te sientes más cómodo?

Iñaki: A mí lo de tocar en salitas me gusta mucho. Me parece muy auténtico, es como se empezó a formar el Rock. La verdad es que tocando en salas me siento muy cómodo, me gusta y me divierto muchísimo. Con aforos grandes es emocionante, pero es otro rollo distinto. Las salas me parecen más rockeras sin duda.

Justo: En el concierto de Fito el pasado mayo en Bilbao tocasteis juntos un par de temas de Platero y Tú. ¿Hay ganas de juntarse? ¿Das por cerrada la etapa de Platero?

R: No hemos hablado de eso –de juntarnos–, sinceramente. Cuando Fito me dijo de tocar con él le dije que sí y nos lo hemos pasado muy bien, nos emocionamos mucho. 15.000 personas cada día cantando las canciones. Yo sé que muchas veces nos preguntan: ¿Qué vais a hacer? Y es que nos juntamos y no hablamos de eso, hablamos de otras cosas. Y como no hablamos de Platero, pues no nos lo planteamos. Se dio por cerrada en su momento y cada uno tomó su propio camino.

M: Si no me equivoco comenzaste a tocar con Juantxu, el bajista de Platero, en un grupo llamado “Ke”, allá por los 80. ¿Qué recuerdos tienes de esos años, antes de que Platero y Tú se fundara?

R: Teníamos la ilusión de ensayar con unos trastos horribles y nos juntábamos ahí a tocar como saliera. Juantxu tocaba la guitarra y yo el bajo. Y cuando empiezas y vas en tren con la guitarra en el hombro es muy gratificante. Sobre todo contábamos con toda la ilusión del mundo.

J: Cuando Platero y Tú se despiden, ¿por qué no sigues como Fitipaldi?

R: Hombre, por varios motivos. El primero es que yo ya llevaba años compaginando Platero y Tú y Extremoduro y estaba claro que ya estaba muy liado con Robe. Sí que es verdad que hacía cosas con Fito en su primer y segundo disco, aportando ritmos y demás, pero Fito ya estaba montando su propia banda. Las primeras veces que tocó Fito sus canciones en los bares de Bilbao y alrededores yo tocaba el bajo, pero enseguida entró Miguel, que ahora está con nosotros en Extremoduro, y Txus en la guitarra, por lo que él ya tenía su banda. Yo seguí con Extremoduro y cada uno comenzó trabajar con su banda.

Cuando Fito me dijo de tocar con él le dije que sí y nos lo hemos pasado muy bien, nos emocionamos mucho. Muchas veces nos preguntan ‘¿qué vais a hacer?’ Y es que nos juntamos y no hablamos de eso

M: Para mí este último disco de Inconscientes, No somos viento, ha significado el despegue del grupo y la maduración necesaria para alcanzar el éxito. ¿Piensas lo mismo? Y relacionado con la anterior pregunta, ¿son complicados los primeros discos cuando se funda una nueva banda?

R: No lo sé, sinceramente. El disco salió la semana pasada y todavía no sé qué recorrido puede tener. A nosotros nos gusta mucho. Somos un grupo nuevo, podríamos decir, y con cada disco que vas haciendo vas madurando como grupo. Vas cumpliendo años y te vas centrando. Creo que en este último disco hemos llegado a condensar lo que somos y lo que queremos ser como grupo. Desde luego, es el disco con el que más contentos estamos, pero será porque es el último. Cuando hagamos otro diremos lo mismo (risas). Y en cuanto a la segunda pregunta que me haces, sí, mucho. Y más ahora que no somos muy del rollo rock and roll en nuestro país. El hecho de darte a conocer y que la gente te escuche es muy difícil, incluso para Inconscientes, que hemos hecho muchas cosas y hemos tocado en todos los sitios imaginables. Y si, además, empiezas de cero es muy jodido. Antes también lo era, en la década de los 80 y los 90. Yo creo que ahora es tan difícil como entonces, sino más.

J: ¿A pesar de las redes sociales y de las facilidades que te ofrece aplicaciones como Youtube o Spotify?

R: Sí, porque antes lo que tenías era un recorrido de salas, había rock en los bares y en cualquier pueblo había salas para tocar con tu banda. Te buscabas la vida y podías ir y tocar, con algo de suerte. Ahora os juntáis vosotros para formar un grupo, ¿y dónde vas a tocar? Es muy complicado, sobre todo cuando estás empezando, como te he dicho antes. Hay salas que, hoy en día, te cobran por tocar. Con Internet y las redes sociales ahí cabe todo el mundo, entonces la gente no tiene tiempo para verlo y escucharlo todo, y tampoco quiere, no nos engañemos. Es un poco lo de siempre: los que tienen más posibilidades están en primer plano y los demás están en el fondo de una bolsa de Internet que te sirve de muy poco.

Cada vez hay menos propagación cultural por las calles. Siempre ha estado jodido pero puede que hoy en día lo esté más

M: ¿Nos puedes adelantar algunos detalles de la próxima gira de Inconscientes? ¿Habrá colaboraciones?

R: En principio no tenemos previsto contar con colaboraciones. La gira la vamos a empezar en octubre, pues al haber salido el disco ahora, no veíamos empezar a tocar en verano porque no da tiempo que la gente se aprenda las canciones, ni nosotros casi (risas). Entonces decidimos dejar el verano tranquilo y empezar a tocar en octubre. Primero tenemos que preparar el concierto y elegir las canciones que tocaremos. Y con el tema de las colaboraciones no tenemos nada previsto, porque eso tiene que ser algo natural, que surja solo. En principio vamos a preparar una gira para tocar nosotros cinco.

Extremoduro Uoho
Imagen de @Angelvidalgp

J: Háblanos ahora de La Casa de Iñaki. ¿Cómo surge? ¿Cómo es el proceso de grabación allí, qué tiene de diferente?

R: A mí ese rollo de tener un estudio en una casa siempre me ha gustado, desde que empezamos con la primera maqueta de Platero. Entonces, una vez que puede tener una casa grande me busqué una que tuviera espacio para que pudiéramos grabar y ensayar nuestras maquetas. Y simplemente, poco a poco, fui poniendo aparatos, la fui acondicionando y cuando nos dimos cuenta, teníamos un buen estudio.

M: Tengo curiosidad por conocer más de las guitarras que utilizas en los conciertos. ¿Podrías contarnos quién te las hace? Y también, ¿desde cuando llevas con esas guitarras en la cintura?

R: Pues esas guitarras me las hace un luthier de Madrid, que ahora está establecido en Galicia. Se llama Carlos Sabrafén, es un tío que trabaja de manera individual y con mucho cariño. La primera guitarra que le encargué ya la hice con mis medidas, con el diapasón un poco más ancho y con lo que me apetecía. A partir de ahí Carlos me ha hecho cinco o seis iguales, no sé muy bien por qué si con cuatro me valdría (risas).

M: Porque Robe también tiene guitarras de Sabrafén, ¿verdad?

R: Sí, exactamente. La primera que tuvo de este luthier se la regalé yo, por un cumpleaños me parece. Y luego él se hizo otra igual.

P: Tras más de treinta años viviendo la música a un lado y al otro de los escenarios, y formando parte de grupos bastante reivindicativos, ¿cómo ves la situación actual del Rock en nuestro país?

R: Esa pregunta me la llevan haciendo veinticinco años (risas).

– Retención de Evaristo- Eso ha pasado toda la puta vida. Con eso hemos ido baldeando desde siempre y cuando hemos querido decir burradas hemos medido cómo decirlas

J: Lo digo también por el tema de la retención a Evaristo, de La Polla Records, en el festival Primavera Trompetera y demás casos que se han producido en los últimos meses.

R: Eso ha pasado toda la puta vida. Pero ahora sale la imagen o el vídeo en Twitter y todo el país está diciendo que se han llevado a Evaristo detenido por decir tal cosa… No sé, a Evaristo no se lo llevaron, le dieron la chapa en el camerino por las cosas que dice entre canción y canción que, por otro lado, las lleva diciendo toda su vida. Con eso hemos ido baldeando desde siempre y cuando hemos querido decir burradas, pues hemos medido cómo decirlas. Yo creo que en los años 90, según como lo dijeras, te podía caer la misma de ahora. ¿Y está bien que cada uno diga lo que se le pase por la cabeza? Pues no lo sé. No digo que sí ni que no. Sinceramente, no lo sé. Que metan en el trullo a alguien por decir tal cosa me parece un poco exagerado, una burrada.

Imagen de @lahormigonerarock

M: El próximo 2 de julio entrará en vigor una nueva normativa en Santiago de Compostela dirigida principalmente a imponer serias dificultades a todos aquellos recintos de pequeño tamaño que no tengan “licencia de conciertos”. ¿Qué crees que está fallando para que no se apueste por la música en directo? ¿Por qué va cada vez menos gente a los conciertos de pequeño aforo?

R: No sé la normativa que van a poner en Santiago. Para esa normativa que me dices habría que saber cuantos vecinos protestan y están en contra de que haya conciertos en las salas pequeñas. Yo, después de muchos años tocando por ahí, estoy tan acostumbrado a que nos jodan y no me extraña. Y es que eso tampoco es nuevo. Cuando empezamos los Platero, al buscar un local para ensayar, nos echaban de todos lados, por lo que tuvimos que irnos a un garaje subterráneo dos plantas más abajo, de esos que cabe un coche y poco más, porque molestábamos en todos los sitios. Sí que es cierto que había bares que dejaban que tocasen algunas bandas, pero a muchos otros les tocaban las narices; lo que hablábamos también al principio: si eres un grupo nuevo te van poniendo trabas y la gente que se anima a hacer pequeños conciertos es difícil que tenga suerte, más que nada porque cada vez hay menos propagación cultural por las calles. Y siempre ha estado jodido, pero puede que hoy en día lo esté más. Y creo que el hecho de poder tocar con tu banda, como hobby, debería estar subvencionado. Pero no sólo en el ámbito de la música, sino en el de la cultura en general: exposiciones, obras de teatro, pinturas… ¿Tan difícil es acondicionar una nave para que puedan ensayar ahí diferentes grupos?

J: Y ya para finalizar, tras esta gira de Inconscientes, ¿tienes algún proyecto en mente?

R: No, la verdad. Igual hace muchos años sí que lo tendría, pero hace mucho tiempo ya que pienso en presente. Voy a ensayar con Inconscientes y haré la gira que empezará en otoño. Ya iremos viendo, aunque seguro que estaré metido en algún que otro lío (risas).

Entrevista realizada por Mario de Jaime Moreles y Justo Fernández

Sobre Justo I. Fernández

Director de La Sexta Cuerda. Apasionado de la música, enamorado del rock, amante del periodismo. Con años de experiencia en el sector audiovisual, trabajando dentro y fuera de España, me embarco en este sueño tan bonito que es La Sexta Cuerda.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *