Gaizka Peñafiel

Íñigo Muguruza y el rock radical vasco

«Y recuerdo el tiempo cuando todo esto me resultaba constructivo, inspirador y educativo», espetaban los hermanos Muguruza allá por el año 1985. Con su primer disco, de nombre homónimo, Fermín, Íñigo y Treku llegaron al pico más alto de la fama en su tierra, Euskadi, aquella que les vio crecer y tocar un instrumento por primera vez. Resultaría imposible entender el rock radical vasco sin Kortatu. Y también lo sería entenderlo sin Íñigo Muguruza, tristemente fallecido la semana pasada tras una larga enfermedad. Su hermano colgó un mensaje en la red social Twitter, con una instantánea más que emotiva.

Su extensa formación musical quedará para siempre en la memoria de todos los que amamos el rock, el punk, el ska y, en definitiva, de todos esos sonidos que salían de las cuatro cuerdas del bajo de Íñigo. Pero pecaríamos de ingenuos si pensamos que el menor de los hermanos Muguruza será recordado por la era de Kortatu. Lo seríamos porque estuvo presente en seis grupos, ni más ni menos. Quizás el más importante (junto a Kortatu, claro está) sea Negu Gorriak, considerados como uno de los grupos de rock más importantes de la década de los 90. Gracias, entre otras muchas cosas, a la fundación de su propio sello discográfico, Esan Ozenki Records, el ya quinteto se plantó en las salas de todo el país para reivindicar toda clase de libertades políticas, sin miedo a lo que se podía decir o no decir en la calle. Queda la pregunta de qué hubiera sido de Negu Gorriak hoy en día.

Pero volvamos al principio, a los primeros años de la década de los 80. Fue en estos años cuando en ciudades como Madrid o Barcelona surgió la actitud del Do It Yourself del movimiento punk norteamericano y británico. Sin embargo, fue en el País Vasco donde se concentró el mayor descontento con las élites políticas, además del surgimiento del plan llamado Zona Especial Norte (ZEN), el cual consideraba a los jóvenes como potencialmente peligrosos. ¿Y todo esto qué acarreó? Pues una nueva cultura underground, con la formación de numerosas bandas con influencias que venían desde los Ramones hasta los Sex Pistols o The Clash.

Dicha actitud se convirtió en un modo de vida. Las letras de las canciones eran la vía principal para ensañarse con la monarquía, con el estado, la policía… Todo valía. Son varias las bandas que merecen ser mencionadas: La Banda Trapera del Río, Kaka de Luxe, Mortimer, Basura, Peligro, Almen, TNT… Pero la cosa es que a Kortatu le debemos mucho, pues fueron ellos los primeros en incorporar el género del ska a la música punk. De este modo, la banda liderada por Fermín e Íñigo Muguruza fueron los pioneros en introducir el ska en el País Vasco, extendiéndose poco tiempo después a todo el panorama nacional. Gracias a todos estos grupos se logró un hito histórico, musicalmente hablando: que un número muy amplio de personas se vieran reflejadas en el modo de vida de todos estos músicos. Es decir, dieron rienda suelta a sus pensamientos, a todo lo que a primera vista no les parecía correcto. Y el camino para ello eran las canciones de escasamente tres minutos de duración que sonaban cada noche en los locales y salas españolas.

Te deberemos siempre todo Íñigo. Quizás España fuera hoy un país menos libertario, pero, aunque algunos se empeñen en que cada vez lo sea menos, gracias a ti fue posible un cambio en la mentalidad de los jóvenes españoles tras la dictadura franquista. La libertad alcanzó todos los rincones del país, pero especialmente se hizo plausible en el País Vasco. Espero que recuerdes siempre que, efectivamente, ese tiempo fue constructivo, inspirador y educativo. Pero no sólo para ti y para tu hermano Fermín, sino para todas las personas que se sintieron identificadas en algún momento por tu música. Gracias por todo.

 

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *