Entrevista | La banda del carbón

La semana pasada se vistió de entrevistas. El martes le tocó a Xabi Jareño, voz de La banda del carbón, quienes se dieron a conocer en 2017 con Nunca fuimos ángeles, un EP de cuatro canciones para, según ellos mismos, quedarse y entregarnos algunas canciones que formen parte de nuestras vidas. Esa promesa (o amenaza, según se mire 😉 ) la están cumpliendo, pues el pasado 26 de abril vio la luz su segundo trabajo, Como un gato mira a otro gato, de larga duración. De él y su presentación estuvimos charlando:

¿Empezamos?

Venga, dale caña.

Vuestro nuevo disco sale oficialmente el viernes. Desde que salió el anterior EP, en 2017, ha pasado relativamente poco tiempo. Cuéntame, ¿por qué te animas con un trabajo de larga duración?

Pues porque desde que hice las canciones del EP hasta que lo grabamos ya tenía más canciones. Muchas más. Cuando me puse con el grupo a hacer canciones empecé y no paré. Estaba todo el rato componiendo, componiendo y componiendo. Entonces creé las cuatro que me convencieron inicialmente para el EP, pero había otras que después pensé que tenía que grabar. No podía hacerlo entonces porque el concepto de EP estaba claro, quería que fueran esas cuatro, pero a la vez quería dar salida a esas canciones. No quería que pasase mucho tiempo porque son canciones que se digieren muy rápido y hoy en día va la música a toda velocidad, y de alguna forma al ser un grupo joven, quería volver a la dinámica que había antes, de sacar, sacar, sacar. Entonces dije: No hay problema. Acabo el EP y al año o año y medio sacamos los nuevos temas en un LP. Era más que un objetivo una necesidad, ¿no? Y aunque haya sido muy de continuo, también tiene que ver con la trayectoria clara que teníamos. Entonces resumiendo fue un poco por eso, porque ya existían esas canciones y quería sacar material cada poco tiempo.

Fíjate que también te iba a preguntar sobre eso, si para elegir esas cuatro canciones para el EP tuviste que hacer mucha criba y si habías incluido alguna de esas canciones en el LP, o si simplemente no puedes parar de crear.

Cada vez que cojo la guitarra intento hacer cosas nuevas. Soy una persona que no me gusta estar tocando versiones o canciones mías viejas. Me seduce mucho más intentar crear cosas que coger las que ya están, es como que me aburro en seguida. Es un «esto ya lo he hecho, ahora a otra cosa», y en los ratitos que tengo me entretengo más haciendo cosas nuevas. Entonces las canciones que te decía antes no son descartes como tal, ni mucho menos. Sí había alguna idea que estaba por ahí pero no habían cuajado como canción. Las cuatro del EP ya estaban hechas, y había otras cuatro o así que la idea primigenia ya estaba al tiempo que se grabó ese EP, y después ya pensé por dónde quería llevarlas. Pero bueno, respondiendo a tu pregunta: sí.

[Risas]

Un poco también a colación de esto, de que no puedes parar de crear, te quería preguntar si crees que a eso se debe que en el disco haya sonidos tan variopintos, y ya de paso cómo definirías la sonoridad de lo que haces.

Esto es una pregunta difícil porque sí que es verdad que el disco es bastante heterogéneo en cuanto a musicalidad, pero también sigue un poco, digamos, dos líneas: hay una parte más de música con elementos incluso folclóricos, mediterráneos, de la tradición del rock en español, pero hay también una línea que sigue la tradición de las islas británicas. Es una mezcla. He querido que rítmicamente fuera un disco que tuviera sabor, que es un poco lo que comparten casi todas las canciones, con percusiones, panderetas. Una base rítmica bailable, vamos a decir, pero que tenga un contenido. Y luego sí que es verdad que los desarrollos sobre esas bases cambian de unas canciones a otras, pero yo creo que la línea es la de un sonido fresco, con letras que igual buscan una ironía, que son letras alegres, directas, no muy enrevesadas. Y eso es lo que tienen en común y lo que marca la línea de todo el LP, que llegan de manera inmediata al oyente.

¿Dirías entonces que hay un camino más definido que en el anterior?

Puede ser, pero creo que todavía estamos en un periodo de búsqueda. Cuando un grupo saca un primer disco siempre suele ser así, más heterogéneo, porque sacas todo lo que tenías. Y luego ya el siguiente disco es otro momento más concreto en que puedes tener las ideas más claras. Por eso, como decías antes, en el LP está presente mucha música de la que he bebido, pero también es verdad que la idea del grupo es que las bases y las melodías vayan sonando más potentes. El EP era más suave, el LP tiene un poco más de peso, y queremos que los futuros lanzamientos vayan por esa línea, que sean melódicos pero potentes.

¿Hay algo que consideres indispensable en una canción?

No, la verdad es que cuando hago las canciones no pienso en darles un toque, sino que cuando las oiga no se me hagan aburridas y me resulten disfrutables. Que me entren bien, que de una primera escucha ya me resulten agradables. No las paso por un filtro ni pienso: «Si no tiene esto no entra». Simplemente que me resulten frescas, agradables, que la letra y la música casen bien, porque me gusta que la letra y la manera de cantar sea muy rítmica. Busco un poco una métrica que quede rítmica con la voz, y eso es lo que siempre intento mantener, ¿no? Que la voz sea un instrumento más, que sea percusiva.

Hace un año más o menos que os metisteis a grabar, ¿cómo ha sido el proceso en todo este tiempo?

Pues a ver, como nosotros somos de Pamplona y hemos grabado en Madrid, bajábamos unos cuantos días, grabábamos y subíamos, y así. Entonces ha ido por fases. La primera fue en octubre de 2017, que hicimos una demo de lo que íbamos a grabar; la siguiente fue en noviembre, que grabé yo las baterías. En diciembre se grabó el resto y en enero las voces. Luego se empezó a mezclar y más o menos el disco estuvo terminado para junio. Lo que pasa es que decidimos esperar un poco para darle un poco distancia con el EP. Además junio no nos convencía y en septiembre por una serie de compromisos tampoco fue buen momento para sacarlo, así que hemos esperado hasta ahora, en abril, habiendo sacado dos adelantos. En noviembre sacamos un pre-single de «La curandera» y en marzo el single de «Noches para recordar».

¿Cuál es tu opinión del disco desde un punto de vista crítico?

Pues considero que es un disco que tiene grandes aciertos en el sentido de que nos marca una línea por la que continuar, pero como soy una persona crítica sí que alguna cosa hubiera retocado; podríamos haber acotado un poco más el estilo, pero bueno, estamos contentos porque al final hemos dejado aflorar lo que teníamos dentro. La banda del carbón es lo que es en este 2019 y estamos contentos. Creemos que para ser el primer LP está bien, hay cosas que tenemos que trabajar, por supuesto, pero sabemos lo que tenemos que trabajar, dónde tenemos que incidir y cómo queremos que sea el sonido del disco. Y ahora en directo vamos a intentar explotar las virtudes del disco e intentar cambiar los terrenos en los que la banda no se sienta cómoda.

Antes hablabas de las letras y decías que no son muy enrevesadas. Sí que es como todo muy cotidiano, ¿no? ¿Qué es lo que te inspira, qué te lleva a componer esas historias?

Yo compongo de una manera muy concreta: empiezo con una serie de melodías, una base de acordes y voy cantando cosas, en inglés, en castellano, cosas que se me ocurren. Y muchas veces aparece una frase que viene de la nada, que me gusta, y que es sobre la que quiero que pivote la canción. Siempre es así. Muchas veces no sé de dónde viene, entonces creo una historia en torno a esa frase que ha surgido de la nada. Me gusta hacerlo así, me resulta guay y es como un reto, me sale así.

Entonces no hay ningún tipo de hilo que una una canción con otra.

No, no. Sí que es verdad que las canciones hablan mucho de las dudas, no sé si por la edad en que estoy: de las perspectivas de futuro, de las decisiones, de los caminos de la vida. Entonces sí que es verdad que es un canto a las dudas, las preguntas que nos hacemos, y hay un cierto hilo temático que va por ahí. Se ve que es algo que me estaba rondando la cabeza cuando hacía las canciones, igual por temas personales. Pero tocan diferentes puntos de vista, puede que sea una canción de amor o puede ser una canción que no tenga nada que ver, pero siempre girando en torno a las dudas y las preguntas sin respuesta.

Como decías antes, ya tenemos dos adelantos: «La curandera» y «Noches para recordar», ambas presentadas junto a su videoclip. Siendo tan distintas, ¿qué las hace especiales para ser las dos primeras píldoras del disco?

Al final cuando sacas un single o un adelanto buscas temas que tengan melodías más claras, más frescura y que sean más inmediatos. Que funcionen bien individualmente sin tener un contexto de disco. Entonces cuando recibimos el disco, vimos que eran dos canciones que aparte de que se diferencian entre ellas y muestran los matices del grupo, definen lo que es La banda del carbón, con letras directas, melodías bonitas, y que funcionan muy bien sueltas por su estructura estrofa-estribillo-estrofa-estribillo.

¿Y tú con qué canción te quedas? De todas, no de estas dos.

Pues va por días. Hay días que no me quedo con ninguna.

[Risas]

No, a ver. Yo creo que por todo, si tuviera que quedarme con alguna sería con «La curandera» por lo que representa, por el vídeo, porque tiene una mezcla de ritmos chula.

En la producción habéis incluido mogollón de instrumentos. ¿Vais a llevarlos todos al directo?

En la medida que podamos, sí. Evidentemente con un chelista no vamos a poder contar en todos los bolos, pero bueno, para eso tenemos a nuestro guitarrista que tiene unos pedales que son de la hostia y parece que suena un chelo. Pero lo que son los vientos sí, guitarra, bajo, batería y voz, y luego sí que intentaremos en la medida que se pueda contar con la gente que ha colaborado, con un teclista, algún instrumento más percusivo. Intentaremos que los directos sean fieles al disco dentro de las limitaciones que tenemos.

¿Cuáles son las perspectivas de defenderlo en directo?

Pues mira, de momento tenemos previsto hacer dos conciertos. El 23 de mayo en la sala El Intruso de Madrid, con entrada libre, y el 13 de junio en la Garazi, en Pamplona. Con entrada libre también. Vamos a intentar dar dos buenos shows antes del verano, recargar las pilas y a partir de septiembre buscar más conciertos. Pero hemos querido de momento hacer dos buenas presentaciones en la ciudad donde grabamos el disco, y en la ciudad de la que somos. Ya después de verano vendrán más presentaciones pero sin volvernos locos. No vamos a ser un grupo de tocar todos los fines de semana porque creemos que es mejor hacer pocas y de calidad, que estar todo el día por ahí. Queremos hacer las cosas bien e intentar dejar nuestro sello.

¿Cómo invitarías a la gente a que os escuchara?

¡Uf! No se me da nada bien la teletienda. Soy muy malo vendiendo las cosas, pero yo creo que quien nos escuche va a encontrar un estilo, unas canciones sinceras, frescas, alegres y entretenidas. Al final es una colección de canciones que buscan trasmitir sensaciones positivas, con letras irónicas, graciosas y de fácil digestión que te van a sacar una sonrisa y te van a infundir alegría si has tenido un día malo, o para hacerlo mejor si has tenido un día cojonudo.

¡Recuerden! 

23 de mayo, Madrid, Sala El Intruso (C/ Augusto Figueroa, 3)

13 de junio, Pamplona, Sala Garazi (Calle Calderería, 36)

¡Y a darle al play!

 

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *