la movida madrileña

LA ‘MOVIDA MADRILEÑA’ HUELE

La ‘Movida Madrileña’ ya huele

Efectivamente, lo llamado “Movida Madrileña” huele, ha olido y olerá siempre. Por lo menos en cuanto a música, es poco lo que yo salvaría de aquel periodo Almodovariano lleno de mechas, laca y lentejuelas. La memoria en muchas ocasiones es capaz de crearnos alucinaciones cual hongo psilocibio, de ahí que mucha gente adore aquellas canciones repletas de estribillos que se repetían hasta la saciedad, con poco talento musical, playbacks en la televisión nacional y looks copiados del Sunset Boulevard más glam, a lo hortera.

No valía todo porque hubiéramos pasado un Régimen dictatorial

Títulos de canciones que predecían lo que te esperaba al darle al play como ‘Pero que público más tonto tengo‘ (Kaka Deluxe), ‘me pica un huevo‘ (Siniestro Total) o la grandísima canción ‘Gran ganga‘ (Almodóvar & McNamara) que habla sobre el filosófico tema de las rebajas. La Movida Madrileña comienza a oler más fuerte.

Aquí ‘Me pica un huevo‘, allí ‘Hallelujah

Mientras, en Inglaterra o Estados Unidos por aquellos años Dire Straits sacaba ‘Sultans of swing’, Queen su ‘Don´t stop me now’, ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen, Bruce Springsteen con su ‘The River’ o Bonnie Tyler con ‘Total eclipse of the heart’. Así estaba el nivel por ahí fuera, ojo. El olor empieza a ser insoportable.

 

Pero en ocasiones escampa cuando hay tormenta, aunque sean esos diez minutos magníficos en los que no te mojas, el olor a tierra mojada inunda tus fosas nasales, el suave viento se estampa en tu cara y quieres que dure eternamente. Eso significó gente con talento como Enrique Urquijo, Antonio Vega o Joaquín Sabina entre otros, demostraron que no valía todo porque hubiéramos pasado un Régimen dictatorial, que cuando eres un genio no hace falta llamar la atención con pelos de colores ocultando tu escasa calidad, que hoy en día sus canciones todavía mantienen esa magia que los años no destruyen y eso es lo más difícil de conseguir.

A mí dame más Urquijos y menos Alaskas.

Sobre Ruben Ortiz

Nacido en Madrid. En ocasiones escritor, Espíritu Endémico (2016), su primera novela. En otras, voz/guitarra en el grupo de rock/blues Falconetti. Inventando historias desde 1986. Ahora, colaborando para La Sexta Cuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *