La Polla Records

Crónica | La Polla Records + El Drogas en Madrid

Y yo que estaba muerto me he levantado. La última batalla me está esperando.

Tras meses de rumores, este anuncio en redes confirmaba lo que hacía 16 años que muchos estaban esperando: el regreso de La Polla Records. Semanas más tarde se confirmaban las fechas de una gira que, bajo el nombre de “Ni descanso ni paz”, haría paradas contadas y reuniría a los de Salvatierra cuarenta años después de que se cerrara la formación.

Tras arrancar en Valencia los días 20 y 21 de septiembre, el pasado fin de semana era el momento de ponerse a prueba en la capital: dos días en los que arrasar y demostrar que el punk sigue muy vivo; y no porque unos punkis escoceses lo cantaran allá por el año 81, no. Las más de diecisiete mil personas que acudieron al reclamo de la formación abanderada del punk en España, entre las que tuvimos la suerte de encontrarnos, lo atestiguan.

Eran las 20.45 cuando Enrique Villarreal, “El Drogas”, Txus Maraví, Eugenio Aristu, “Flako”, y Brigi Duke salían a escena para inaugurar una noche en la que música y reivindicación se adueñarían del ambiente. Iniciaron el cronómetro con “Okupación”, desatando la euforia de todos los presentes y regalándonos a continuación una hora y cuarto de flashback a los temas más insignes de nuestro rock, recorriendo las épocas de Barricada, Txarrena y temas más recientes de la formación, entre los que, además de los míticos “Bahía de Pasaia”, “Todos mirando”, “Azulejo frío” y, por supuesto, “En blanco y negro”, cabe mencionar “Oveja negra”, que El Drogas dedicó a los pueblos indígenas y a todas aquellas personas que en el mismo momento estaban manifestándose en Ecuador.

Un primer concierto que puso la maquinaria a funcionar a pleno rendimiento, con una puesta en escena, una entrega y un sonido tan sublimes que ya compensaban el precio de la entrada.

La Polla Records Evaristo

Media hora más tarde, mientras los relámpagos encendían el cielo de Madrid, en el Wizink Center se apagaban las luces y se proyectaban en las pantallas dos cruces ardiendo. Al mismo tiempo que la lluvia caía sobre los viandantes del Barrio de Salamanca, un torrencial de punk – y cerveza, todo sea dicho – se cernió sobre todos los allí presentes. La Polla salió a escena y con “Salve” dieron comienzo a una interminable sucesión de melodías ruidosas y letras incómodas que con un Evaristo como siempre intenso, activo y provocador dieron espacio al desenfreno y a arremeter con rabia contra el sistema, la sociedad alienada y toda injusticia que se precie con temas como “Lucky man for you”, “Chica Ye-Yé”, “Come mierda”, “Nuestra alegre juventud”, “Los 7 enanitos”, “Ni descanso ni paz”, “Balada inculta”, o “La justicia”, los cuales, junto a “Txus”, “No somos nada”, “Cara al culo” u “Odio a los partidos”, temas cumbre del recital, son algunos de los cuarenta y cinco que conformaban el setlist y se dilataron a lo largo de casi dos horas de concierto en una celebración vibrante y de gran intensidad en la que dieron rienda suelta al punk crudo y deslenguado con el que La Polla enganchó al personal hace ya cuatro décadas y que a día de hoy, habiendo visto lo intergeneracional del público, demuestra que trasciende por completo la edad del oyente.

El concierto fue una absoluta fiesta y un potente repaso a toda su trayectoria, que con un espectáculo sencillo en cuanto a ejecución, supieron engrandecer gracias a una selección milimetrada del repertorio, y a una entrega encomiable.

Pasadas las 00.00 horas salíamos de allí, muchos físicamente por los suelos; otros espiritualmente, en otra dimensión. Pero casi todos esperando que esta última batalla fuese en realidad la penúltima.

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *