ORION SAIPH – SEVEN STAGES OF GRIEF

Seven Stages of Grief es el álbum debut de Orion Saiph, una banda de Cantabria de metal progresivo. Llevan trabajando varios años en estas “siete etapas del duelo” y eso se nota a la primera escucha ya que nos encontramos con un trabajo muy sólido de metal progresivo donde destacan las melodías tanto de las guitarras, como de las voces, los cambios (algo básico para el buen Prog) no sólo de ritmo sino también de intensidad y de estilo, porque a lo largo del disco hay momentos más cercanos al heavy, otros más al jazz, algunos guiños al hard rock más melódico e incluso algunos al metal extremo. Algo que caracteriza todo el sonido de Orion Sapih, es la presencia de elementos sonoros orientales, en melodías de guitarra, riffs y en la inclusión de violines (algo que realmente hace que destaquen las canciones donde tienen presencia).

El comienzo con Pain, Grief and Sorrow, es una toda una declaración de intenciones, técnico, melódico,elegante. Después de haberlo escuchado muchas veces  entero,yo les encuentro influencias diversas, desde Dream Theater a Symphony X sobre todo por sonar parecidos a John Petrucci y Michael Romeo en aire general, que porque suenen a las bandas concretamente, pero tienen un sonido propio, no suenan a nadie que no sean ellos mismos, suenan a Orion Saiph y en una banda que acaba de lanzar su primer disco eso es toda una hazaña digna de ser mencionada.

A nivel de músicos Orion Saiph cuenta con músicos veteranos, que ya han participado en otras bandas lo que se note en la madurez de las composiciones , la calidad de los arreglos y el cuidado sonido que han buscado en este «Seven Stages of Grief».  Quiero comentar un poco acerca de los músicos; empecemos por la voz de Jhonny Gleez, que es una de las cosas que más me ha gustado en este disco, sólo conocía su faceta más extrema con Mystica (banda deth metal melódico) y no sabía que tuviera una vertiente melódica rockera tan marcada y tan condenadamente buena. Su voz aporta calidez y un sonido más cercano al hard rock americano, que contrasta con los riffs agresivos de muchas de las canciones haciendo un contrapunto entre metal progresivo y hard rock, pero no olvida sus raíces extremas con unos guturales bien agresivos y graves. Además de todo el trabajo de Jhonny en el aspecto vocal hay una labor muy trabajada con los coros, dos voces, tres voces,etc… masculinos y femeninos, que le aportan más capas a su sonido y se convierten en otra de las características destacadas de Orion Saiph.

A lo largo del disco hay momentos más cercanos al heavy, otros más al jazz, algunos guiños al hard rock más melódico e incluso algunos al metal extremo

En el apartado musical me gustaría destacar trabajo de las guitarras, es excepcional en todo el disco, los riff, las melodías, su sonido y los solos (necesito volver a verles en directo, para saber quién toca cuál parte), hay un trabajo de compenetración entra Paula y Jose genial. La base rítmica es muy sólida la labor de Oskar al bajo aporta contundencia y riqueza a todas las canciones y las baterías de Adri, son complejas cuando tienen que serlo y están llenas de acentuaciones en los platos resaltando la labor de los riffs y las voces  y con un trabajo de bombo espectacular. Son pocas las obras de metal donde podemos escuchar a una violinista y la incorporación de Azu a la banda les añade una sonoridad única muy melódica y muy prog, por ejemplo en el final de Breaker of Chains. Además Azu también mete teclados a varias de las canciones que ganan en profundidad y en riqueza de matices.

Todo el disco fluye  y funciona genial, pero en todas las obras siempre hay alguna canción que destaca o que sencillamente te gusta más que otras mis favoritas son Final Spring con ese sólo final y esos coros tan melódicos, Serotonin que tiene un nosequé que no me suelta y que me hace escucharla una y otra vez, puede que sean esa guitarras tan melódicas o la propia estructur de la canción pero me tiene ganado y la pieza que finaliza la obra The Hunter’s Fall, que me parece un auténtico himno y ya imagino el final de un concierto con todo el público coreándo el estribillo y los coros.

Si después de leer estas humildes líneas tenéis curiosidad por escuhar a este «Seven Stagesof Grief» nada más fácil que acudir a su Bandcamp y si os gusta el disco compradlo, hay que apoyar a todas las bandas, para que puedan seguir regalándonos música de tanta calidad

Sobre Juan Eguíluz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *