Sons of Aguirre

Crítica de «Lo Que Pasó Mientras Mirabas a Otro Lado», de Sons of Aguirre y Scila

La colaboración entre el trío de rap Sons of Aguirre y  la banda de metal Scila ha cobrado gran importancia en muy poco tiempo a nivel nacional. Tras el éxito en festivales y conciertos de su anterior trabajo, Azul/Rojo, los valencianos nos sorprenden con un nuevo disco que añade nueve joyas a su inventario de temas bailando entre lo nu-metalero, el ska, y el rap-metal.

 

Sons of Aguirre y Scila (2020).

 

El disco abre con “Bienvenido a España”. Declarando una intención de romper completamente con el mensaje irónico que definió los orígenes de Sons of Aguirre. La letra deja claro que esta vez muestran su verdadera identidad, con ayuda de Diego Varea (DJ Msias) y Edgar, quienes se complementan en el estribillo juntando sus voces.

La Noche de los Cayucos Rotos” trae ritmos que juegan con los tiempos al más puro estilo Slipknot. Día Sexto (David Saiz) demuestra una vez más que es capaz de recitar líneas brutalmente buenas sobre cualquier base y cualquier guitarra. Este es, sin embargo, el punto más flojo del disco, dado que es imposible no hacer comparaciones entre los temas. Además de la de la desafortunada estrofa: Se inclina la balanza/hambre en la panza….

Funk the System” cambia el estilo, pasando de un rap-metal violento a (efectivamente) un ritmo y melodía funkies. La base se forma sencillamente por una batería y una guitarra que no se distorsiona hasta que llega el solo, donde un pedal wah hace la mayor parte del trabajo.

Se trata una temática novedosa en “Fluyan mis Lágrimas, Dijo el Influencer”. Este toca de cerca a la banda, si tenemos en cuenta la aparición de Masa (Víctor Barroso) en numerosos canales de YouTube; o el propio origen de Sons of Aguirre, como banda que se da a conocer a través de virales en internet. En este tema es casi obligatorio remarcar la increíble actuación de Día Sexto.

El disco ahora presenta tres canciones que han de escucharse juntas. Conforman el ecuador del disco y se entrelazan entre sí formando un viaje de casi quince minutos que culmina en el tema más brutal y violento del álbum “Si Cojo el Fusil” es, sencillamente, preciosa. Sons of Aguirre al completo muestran todo su empeño en mostrar su faceta más emotiva, con un acompañamiento que cuenta con violines y piano.

El final de ésta enlaza directamente con “Cuatro Paredes”, una canción de temática cruda tratada con unas líneas que compensan con creces los «cayucos rotos». Comienza a subir de intensidad musical con la ayuda de Scila, que sin que te des cuenta llegan a introducir un solo casi power metal.

La sensación de crecimiento prosigue y a la vez llega a la cima en “Guillotina”: el tema más mordaz del álbum (se ha enjuiciado a personalidades de la música y el mundo del espectáculo por letras menos explícitas que las que se recitan en esta canción). Las peticiones de guillotina por parte de Sons se acompañan por los arpegios de guitarra de Scila.

Un estilo ska punk pone sonido a “El Circo de la Rosa”. Son las canciones con críticas más directas las que mejor funcionan normalmente. Lamentablemente, quizá por la resaca que deja el viaje de las tres anteriores canciones, no sobresale especialmente.

Finalmente, el álbum cierra con la espectacular y apoteósica “Pacopepe”. Basada descaradamente en un directo de Masa del año 2017. Es una burla en toda regla a la canción “Saraluna” de Melendi. La parodia calca desde el punto de vista de la lucha de clases lo mismo que se narra en la canción original (añadiendo pequeños guiños al directo y otras canciones de discos anteriores). A la mitad del tema, escuchamos un puente exactamente igual que el de Melendi. Entonces, este se rompe y se convierte en una locura metalera con la que se espera que el oyente preste su cuello a disposición de la sensacional batería de Rubén Zarza.

Es sin duda un placer ver una evolución tan favorable para dos bandas cuyos anteriores trabajos, tanto en solitario como en colaboración, ya han causado un gran impacto. Esperamos ansiosos lo que les depara en un futuro.

 

 

Sobre Sergio Barrios Zamora

Apasionado de la música, desde el metal más bestia hasta el indie más moñas, pasando por el ska, el rap... Vivo entre pogos y en mis ratos libres estudio comunicación audiovisual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *