Entrevista | Tangerine Flavour

Tangerine Flavour, banda formada en 2014 Madrid con, además del single presentación “Devil’s in Me”, dos trabajos a sus espaldas: un EP de título homónimo de cuatro canciones con el que se dieron a conocer y giraron durante 2017, y un LP nacido casi a mediados del año pasado y que aún están presentando: No Hard Feelings, que saldrá a la venta en formato vinilo a finales de abril de la mano del sello discográfico Larvin Records.

Hace unas semanas nos reunimos Pablo, Fer y yo a la hora del aperitivo en un céntrico y tradicional bar de Madrid cuyo nombre no diré por miedo a que se gentrifique. Hechas las presentaciones y botellín en mano, comienza la entrevista:

Me gustaría empezar preguntándoos algo que me resulta curioso sobre el nombre de la banda. No es de dónde surge o de dónde viene. Os definís unos definen como rock americano, pero el spelling de Flavour es…

Fer: Es británico, sí

Pablo: Yeah

Fer: Es que queda más bonito…

[Risas]

Pablo: Sí, sí, pero es cierto. No lo pensamos realmente. De hecho cuando empezamos con la banda no teníamos el estilo americano, o sea, éramos rock más British incluso. Pero vamos, no fue un tema de pensarlo, nos gustaba más ‘ou’ que ‘o’ sólo, y p’alante.

Sí, sí, si era curiosidad nada más…

Pablo: Nadie se había fijado en eso excepto nosotros mismos.

Fer: Si luego hacemos samba fusión, el nombre se mantiene.

Pablo: Así los americanos pensarán que venimos de Reino Unido y nos harán más caso, y no pensaran que somos de Nuevo México.

Fer: Se pensarán que somos los Rolling.

Claro, claro. Que eso a ellos le parece más exótico.

[Risas]

A ver, siguiendo con lo del rock americano. Bajo mi punto de vista, el término se queda un poco corto, ¿no? Porque hay toques así como un poquito de todo: fusión de Americana, rollo Nueva Orleans, blues…

Fer: Country rock

Sí. Entonces, ¿de qué forma diríais que vuestra música sigue la tradición del rock americano?

Pablo: Es la base del disco y de lo que hacemos. Lo dijo un día Yuli en una entrevista y siempre lo decimos: es una base de música americana que se presta a meter muchos más estilos, más rock clásico, más country.

Fer: Soul, blues…

Pablo: Incluso pop. Hay melodías bastante poperas. Es simplemente la base y no cerrarnos. No somos gente pureta en el sentido de vamos a hacer sólo esto y vamos a hacer todo el disco igual. Yo creo que eso es contraproducente. Al final nos llaman Americana porque también nos interesa que, aunque no te gusten las etiquetas, al final o te meten en un saco, o nadie te termina de definir o te termina de encontrar.

Sí, os quedáis ahí en un limbo, en tierra de nadie.

Pablo: Claro, entonces al final es lo más cercano a lo que ahora llaman Americana music, que tampoco se sabe muy bien qué es, como el indie. Pero bueno, ese es el rollo. Nos mola lo Yankee en cuanto a música y luego ya metemos lo que nos da la gana. Pero sí, yo creo que tienes razón y hay mucho más que country, que americana y que sombreros y botas de cowboy.

Además que se nota en la transición entre un tema y otro. Tienen ese punto en común, pero al final son cosas distintas

Pablo: Claro, claro. Como decía está ahí la base, pero no es un disco plano.

Fer: Las dos primeras preguntas han sido muy buenas, ¿eh?

Pablo: Es verdad.

¡Gracias!

Fer: Suele ser «¿Cómo se forma la banda?» «¿De dónde sale el nombre?» Y esta vez hemos empezado con «Chavales, decís que sois americanos pero no tenéis ni idea de inglés»

[Risas]

Esto seguro que sí os lo han preguntado mil veces, pero ¿quiénes  son vuestras mayores influencias?

Fer: Pues la base, aunque no hayamos tocado nunca ninguna versión de ellos, los Eagles. No que queramos parecernos a los Eagles, pero…

Pablo: Hombre, tampoco estaría mal parecernos.

Fer: Pero es como la influencia más cercana a lo que hacemos con el rollo varias voces y tal. También, The Band, America es muy de ese rollo: voces, coros.

Pablo: La Marshall Tucker Band. Están por un lado las bases de cada uno de nosotros que son más genéricas, como Eric Clapton, los Beatles, los Rolling, Michael Jackson en su caso incluso [señala a Fer], los Led Zeppelin. Eso es digamos la base con la que empezamos, pero lo que más se parece a lo que estamos haciendo actualmente son los Eagles, America, The Band, Dylan en los setenta, los Rolling de la época de Mick Taylor en los setenta también, Gram Parsons. Y ya más modernos nos gusta el rollo Jay Hawks, Wilco, Uncle Tupelo, Son Volt.

Fer: ¿Son Volt?

Pablo: Uncle Tupelo se dividieron en Wilco y el Farrar se hizo la otra banda. Tweedy estaba en Uncle Tupelo también.

Fer: Yeah

Lección de rock contemporáneo. Tenemos de todo.

[Risas]

Presentasteis disco en FestiMad 2018, en la sala Clamores. Ya ha pasado un tiempo, por lo que no es un primer balance, pero cómo han sido estos meses con el álbum fuera.

Pablo: Realmente el disco nos ha hecho dar un paso importante. Era la idea al sacar el disco, ¿no? Tener una presentación seria y que la gente ya te tuviera en consideración de cara al futuro. Creemos que el disco aún no lo ha escuchado la gente que querríamos, por eso seguimos con la gira y planteamos el relanzamiento en vinilo y demás, pero en general hay que estar contentos y yo creo que nos ha hecho progresar bastante. También a nivel musical, porque a nivel personal hemos crecido como músicos, pero me refiero de cara al público.

Fer: Y para el billón de personas que hay en el mundo pues todavía no nos han escuchado todos.

Estáis en ello, ¿no?

[Risas]

Pablo: No estamos del todo satisfechos en ese aspecto porque pensamos que es un buen curro, un buen trabajo y por eso queremos estirarlo un poco, porque todavía tiene recorrido el disco.

¿Qué tal aquella noche de presentación?

Fer: Muy especial, la verdad. Justo ayer subimos otro trozo del concierto. Lo grabamos entero con unos amigos que estaban haciendo su TFG o algo así y lo querían grabar.

Pablo: Y quedó de puta madre.

Fer: Sí, está muy bien. El vídeo completo lo subiremos en breve.

Pablo: Lo queríamos lanzar un poquito… Ya sabes, el hype, como Vetusta.

Fer: Y nos lo pasamos muy bien.

Pablo: Además fue en la sala donde siempre quieres tocar cuando eres chaval. Que vas allí a ver tocar a una leyenda del blues de sesenta mil años, y dices, joder, me gustaría tocar en el mismo escenario que ha tocado esta gente. Y luego llegas ahí y hay un piano de cola, el sonido es perfecto, la sala es ya la más grande en la que hemos tocado en Madrid. Fue un subidón. No tengo pegas de ese concierto, la verdad. Banda de seis, que normalmente vamos de gira en cuarteto, pero en conciertos grandes solemos ser más músicos. Y tener el piano de cola, más el teclado…

Pero vosotros sois tres, ¿no?

Pablo: En la banda realmente somos Miguel, Fer y yo. Lo que pasa es que Yuli es nuestro batería desde siempre, y luego en situaciones especiales incluimos más músicos. Ese día fueron Marcus Wilson, de Carolina del Sur, y Dani Romero, de Toledo, a los teclados. Pero bueno, seguramente en la Sol volvamos a repetir alguno de esos músicos.

Cinco de julio, ¿verdad? Que al del 13 de abril en Costello no puedo ir. Ok, otra pregunta que me surge es cómo de complicado resulta hacerse un hueco en la escena nacional cantando en inglés.

Pablo: Mucho más difícil que cantando en castellano, pero bueno, no está ahí la cosa. Porque también sería mucho más fácil hacer indie que rock americano

Fer: O reggaetón

O trap…

Pablo: O… bueno [Risas] Pero que eso es así y no pasa nada. Hay  que hacer lo que a uno le llena, lo que a uno le gusta, y si triunfas más fácil o más difícil, al final es una cuestión de echarle más o menos trabajo, o ponerle mñas o menos dinero, que al final es lo que vale. Porque a mí ahora mismo me toca la Primitiva y te aseguro que mañana soy famoso.

[Risas]

Pablo: No, no, es así. Tú poner cien mil euros y sales en todas partes. Pero bueno, partiendo de que no somos hijos de nadie, cantar en inglés nos lo pone mucho más difícil, obviamente. De hecho hemos tenido reuniones en las que nos han recomendado cantar en castellano, como le pasa a todo el mundo. Nat Simons, por ejemplo, va a empezar a cantar en castellano.

Pero quizá os haría perder algo de esencia con lo que hacéis…

Pablo: Una vez nos dijo… ¿Cómo se llamaba, Bryan Slack? Fue en Murcia. El padre de este chico, de Bryan Slack

Fer: El chico Austin. Bryan es el padre.

Pablo: Sí, es verdad. Pues el padre de Austin Slack, que es un guitarrista formidable que conocimos en Murcia, nos dijo una frase que nos gustó mucho, y fue: “¿Tú has visto alguna vez cantar flamenco en inglés?” Pues eso. El rock americano se canta en inglés. Y es que además es muy difícil conseguirlo, porque tú escuchas el Delta de M-Clan, que está grabado en Nashville y todo lo que quieras, y es un gran disco, pero es M-Clan, no es música americana. Te gusta porque es Tarque haciéndose él realmente. Pero no es rock americano. Ahora sí, me viene Warner y me dice…

[Risas]

Pablo: No, no. A ver, si algún día nosotros nos sentimos cómodos haciendo esta música en castellano lo haremos, pero por el momento ni siquiera lo planteamos, aunque sea un camino más fácil. Hay que hacer lo que a uno le gusta, y trabajar en función de eso, no intentar encontrar atajos. Nosotros queremos tocar bien, lo mejor posible. Nos hemos rodeado de músicos a los que admiramos, a los que queremos no imitar pero sí estar a su altura, y los atajos fáciles de cantar en castellano, hacer incluso un pelotazo aunque no nos mole para sonar en la radio, no.

Fer: Lo importante es estar haciendo lo que te gusta, lo que te llena, y si eres fiel a tus principios y a ti mismo puede que llegue, puede que no, pero serás feliz.

Pablo: Lo que yo digo siempre es que si lo que más me llena en la vida, lo que más me gusta es la música y empiezo a prostituirla en el sentido de no disfrutar con ello, para eso lo dejo y me dedico a ser ingeniero igual que Fer o lo que sea. Yo quiero estar aquí disfrutando, así que bueno, si somos unos muertos de hambre, pues seremos unos muertos de hambre orgullosos.

Volviendo al No Hard Feelings

Fer: Yeah!

¿Sonido más definido, creéis? Decíais que al principio que teníais toques más british…

Pablo: Sí, éramos Arctic Monkeys, más alternativos

Fer: Si escuchas el EP, por ejemplo, ahí tienes destellos de Americana, un poco de… no sé si llamarlo hard rock pero wannabe, o sea, que no, y Brit Pop. Hay como un poco de todo y no terminábamos de encontrar el sonido. Para una misma canción tanto el bajo, las guitarras, hacían un cambio que parecían otra banda. Que nosotros estábamos encantados, tocábamos igual, lo pasábamos super bien, pero luego tienes el problema ese de que la gente te escucha y no sabe qué es, y termina siendo contraproducente para la banda.

Pablo: Yo creo que ha sido una evolución. Antes sólo cantaba Fer y hacíamos rock cañero, alternativo, más tirando a británico. El primer single que sacamos “Devil’s in me” lo atestigua perfectamente. Es una cosa que ahora mismo seríamos incapaces de tocar. Luego empezaron a surgir canciones mías y de Miguel, que empezamos a cantar nosotros, y eran más medios tiempos, más melosas, más tirando a los setenta. Y cuando sacamos el EP salió una miscelánea, había un poco de todo, y encontramos a Alfonso Ferrer – que ha sido ahora nuestro productor – durante la gira del EP, en Yuncler, un pueblo de Toledo. Y él nos hizo ver, nos hizo entender, que lo que se nos daba bien…

Fer: Eran las melosidades

[Risas]

Pablo: Las más melosas, los medios tiempo, las armonías vocales. Y es lo que teníamos que explotar.

Fer: Que es el rollo que a él le gusta mucho y lo que le interesaba para trabajar. Y en vez de hacer una canción de Pablo, una de Miguel y una de Fer, vamos a hacer una de todos, y con muchos coros, que canten varios.

Pablo: Sí, eso va saliendo. Pero en el momento en que la banda va tirando hacia un lado el trabajo es mucho más productivo. Y encuentras tu camino y cada vez lo haces mejor. Antes no había un camino a seguir. Era muy libre y molaba mucho, pero a nivel del proyecto era como una llama al final. Y eso, a partir de Alfonso fuimos encaminándonos y de ahí empezó a surgir el estilo que tenemos hoy en día.

Fer: Había un poco que explotarlo, ¿no? Tres pibes que cantan en una banda no se ve mucho. Normalmente tienes el vocalista y los demás a lo mejor hacen coros, pero una banda rollo Eagles, rollo America, en que una canción la canta este, esta otra este otro y tal, una entre varios. Es algo que se ve poco.

Pablo: Es nuestro valor añadido.

¿Diríais que eso es lo que os hace destacar?

Pablo: Sí, las voces es lo más característico

Fer: Y que hay un negro en la banda

[Risas]

De Angola

[Risas y comentarios que también quedan out of the record]

[Más risas y sonido de botellines que chocan]

Pablo: Eso y que intentamos mimar la parte musical. La tocata es algo que nos preocupa bastante. Además hemos entendido con Alfonso que la música tiene que funcionar de cierta manera, y por eso hay veces que ves a bandas muy buenas que no funcionan en el escenario. Individualmente seguro que tocan mejor que nosotros, pero la idea de tocar para los demás, de hacer que un tema camine, es muy importante.

Fer: Si tiras de virtuosismo pero luego la banda está como aparte… eso no funciona. Y es algo que me dijo mi madre, me acuerdo, en nuestro primer concierto, en la showcase. Me dijo: “Es que estáis ahí cada uno haciendo lo suyo, su solo, el del bajo, el de la guitarra. Es como un montón de solos y no estáis haciendo nada juntos”

Pablo: Y hoy en día estamos más pendientes de lo que tocan los demás que de lo que tocas tú mismo, y eso es fundamental porque tocas mil veces mejor. Y también es verdad que el cambio de batería en este sentido, sin desmerecer para nada a Emilio, que es nuestro amigo y colega, pero contar con Yuli a batería es una bendición. Creces en cada bolo con él. Entonces se ha juntado que nos han apadrinado músicos buenos, productores buenos, gente de Sunday Drivers, de la onda de Toledo, Julián Maeso, Gabri Casanova, esta gente que toca que te cagas. Y al final tocas, creces y ves que es el camino que quieres seguir. Luego todos queremos triunfar, pero si te vas de un concierto orgulloso de cómo ha sonado es lo más importante, aunque haya tres personas.

Fer: Que se vayan las tres con una buena sensación y que quieran volver a vernos. [Señala a los botellines] ¿Otra?

Pablo: Sí, así cortamos, que menuda chapa hemos dado.

Fer: ¡Bah! ¡Si lo va a escribir ella!

[Risas]

[Mientras llegan los botellines hablamos de los embutidos del pueblo de Pablo, del postureo, hipsterismo, coolismo de los bares que no venden tabaco, la gentrificación de Malasaña, etc. que se alarga desde el minuto 22.11 de entrevista al 46.23… Obviamente, a la mesa llega más de una ronda y la conversación, de nuevo, out of the record]

A ver, a ver, dónde me he quedado… Ah, sí. Contadme sobre el disco: ¿Hay algo que conecte un tema con otro en todos esos No Hard Feelings?

Pablo: Una muy sencilla y muy simple…

Fer: … que conecta el disco entero…

Pablo: Que es que somos unos moñas de cojones.

[Risas]

Fer: Fracasados en el amor

Pablo: Históricamente además. Nos juntamos justo con muchas vivencias en las que, bueno, nos habían salido mal las cosas en el tema sentimental, y es cuando más inspirados estamos por lo que sea. Yo siempre lo digo: la felicidad es inversamente proporcional a la inspiración. Y nada, pues básicamente de once canciones diez, o nueve y media, son de desamor, de historias que no acaban bien o no crees que van a acabar bien. “Argentinian Accent”, o ‘aksént’ [lo pronuncia a lo American English], no sé si también te diste cuenta, lo hago aposta porque queda mejor, porque me creo Bob Dylan [Risas] es la única que cuenta una historia bonita que afortunadamente me sucedió. Pero el hilo argumental en cuanto a temática es ese. De hecho de ahí viene el nombre del disco, No Hard Feelings, “Sin resentimientos”. Es un vale, nos habéis jodido, nos habéis hecho pasar malos momentos, pero gracias a vosotras hemos grabado esto.

Fer: Lo bueno es que hemos conseguido que de diez letras tristes no se escuche el disco con esa sensación de tristeza, de cortarte las venas, que es cuando parece que más nos gusta ponernos esas canciones.

Pablo: Un Tom Waits. Venga, estoy jodido, ¡voy a ponerme a Tom Waits para estar más jodido aún!

Fer: Si no entiendes inglés parece un disco hasta alegre.

Pablo: Venga, Maire, come jamón, que cuando escuches la entrevista te vas a acordar de lo bueno que está el jamón del Valle de Amblés.

[Risas]

¿Diríais que tenéis un tema favorito del álbum?

Fer: Sí, el mío personalmente es “Time is Runnin’ Over”. Es una canción que aparte que me encanta como ha quedado, antes de haberlo grabado era mi favorito junto con “It Ain’t Over Yet”. Que fueron justo las dos últimas que compusimos el finde este anterior a mandar los temas a Alfonso. Habíamos estado todo el verano grabando y ya al final, al inicio de septiembre, hicimos dos temas en un finde que estábamos ensayando en Móstoles. Grabamos las demos, las mandamos, y esos dos son los que más me gustan. Los hicimos entre los tres y son los que más captan toda la esencia de la banda.

Pablo: Yo… pues según cómo entiendas lo de favorito. Por ejemplo, si es cómo quedaron al final, “Time is Runnin’ Over” quedó increíble; también “No Kisser Girl”. Luego también tengo mis favoritos a nivel personal como “Argentinian Accent”, que te decía antes, “Ballerina”. Y luego tengo mis favoritas a la hora de tocar. Por ejemplo “Followin’ (the Path of the Sun)” es una canción que me encanta tocar, “Red River” está en dos de las categorías, según como lo mires. No puedo quedarme con un tema si no tengo en cuenta todo.

Esa era mi siguiente pregunta, qué temas son los que os mola más tocar en directo.

Pablo: También depende del formato…

Fer: Yeah. Nos lo pasamos muy bien tocando “Love Hurts Me Again”

Pablo: Claro. Y que en acústico hay canciones que luego en eléctrico no se disfrutan tanto, o no creemos que luzcan tanto, como “Hurt Me”. “Followin’ the Path of the Sun” es una canción a la que en directo le damos cera y mola mucho, pero cuando tocamos seis, como en Clamores, “Honeymoon” quizá si no tiene el piano y tiene otra acústica pues no consigue ser tan auténtica. Entonces depende un poco. Todo es relativo como decía Fer.

Vuestra gira comienza el sábado (2 de marzo) en Toledo. Os va a llevar en principio por varias ciudades, no sé si queda alguna fecha por anunciar. ¿Qué destacaríais de ella? Es decir, supongo que va a cambiar un poco con respecto a la anterior porque no es lo mismo girar con un EP que girar con un LP completo.

Fer: La mejor definición de nuestro eléctrico es “eléctrico”: es divertido, es bailongo, es pasarlo bien.

Pablo: Somos gansetes.

Fer: Y lo pasamos bien en la ciudad que sea, con la gente que sea. Vamos a defender nuestro proyecto y a que la gente lo disfrute igual que nosotros, que es algo que nos dicen también.

Pablo: El disco está muy cuidado en cuanto a arreglos, a detalles. En directo obviamente mimamos eso, pero es distinto porque vamos en cuarteto, vamos más crudos, vamos más rockeros. Pero lo que yo creo que la gente puede ver en los directos, y no lo digo por decir, es que realmente somos amigos de verdad, y eso se nota. Y disfrutamos de tener al lado a esta gente. Es un feeling que en el disco no se ve, pero hay temas en que yo no puedo cantar ciertos versos y no mirar a Fer y descojonarme con él. Y la gente se da cuenta. Nosotros somos así en casa, aquí, ahora tomándonos unas cañas contigo, que en el escenario. No podemos hacernos los serios. Nosotros no entendemos ni de postureo, ni de pollas, ni de vinagres.

¿Hasta cuándo pensáis dilatar la gira?

 Pablo: La gira de salas cerramos en la Sala Sol en julio, intentaremos colarnos en todos los festivales posibles, y en función de cómo se dé eso, pues pensaremos si es momento de parar un poco y pensar en un nuevo lanzamiento, o si hay que alargarla un poquito más. Hay temas, cosas en la cabeza, propuestas importantes, pero de momento vamos por partes como diría…

… Jack el destripador

Pablo: Vaya, ya te lo habían dicho antes…

[Risas]

Pues yo ya no tengo más preguntas, no sé con qué queréis cerrar…

Pablo: Pues nada, que se animen a vernos en la gira, que Tangerine Flavour va a tu ciudad. Que somos un buen plan para cualquier día por la noche, de concierto, salir, terminar siendo colegas. Que se animen a conocernos a al café con leche y al otro chaval.

[Miro a Fer] Café con leche, café con leche…

Pablo: Él y yo. Café y leche.

¡Ah, vale!

[Muchas risas]

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *