Música en Twitch

THE GRASSLAND SINNERS – LET IT RIDE

Hacer esta reseña es para mí muy especial y muy complicado, y es que The Grassland Sinners se mueven en un terreno fronterizo entre lo poco que conozco y la inmensidad musical que ignoro. Es por eso que lo primero que tengo que hacer es darles las gracias. Dejarse reseñar por mí en su caso es un auténtico deporte de riesgo.

Mr Cadillac. Dos golpes de caja, un punteo de guitarra y entra el resto de la banda. Guitarras rockeras que saben a otros tiempos y el teclado apoyando la melodía. Llevo menos de dos minutos con estos tipos y tengo la sensación de estar en Woodstock oyendo a los teloneros de Janis Joplin. Avanzando la canción las guitarras cogen un aire un poco más funky para dar espacio a la voz, justo antes de un punteo poderoso, muy setentero.

Sweet Magnolia. Los primeros compases recuerdan un poco al Hurricane de Scorpions, pero un momento después vuelven por sus fueros. Tienen un rollo hippy mis amigos de The Grassland Sinners. No quiero hacer una referencia concreta a ningún grupo, pero ese estribillo es puro rock de flores en el pelo y la V con los dedos, hasta que justo antes de lanzar el solo de guitarra. Sin duda, el momento estelar del disco. El bajo emerge como una locomotora entre los “magnolia” y es realmente mágico. Es como el punteo del Free Bird, que le pone los pelos de punta al más pintado.

Revolution #16. Aquí se ponen un poco más funk. Nada más empezar la canción, da la sensación de que va a salir James Brown bailando. El sonido de las guitarras lo definiría como un “funk eléctrico”. Tienen una distorsión potente pero el sonido es funk. Tema para escuchar en directo sin duda. Terreno abonado para los bailongos del lugar.

Love me like the last time. El disco baja un poco de revoluciones. The Grassland Sinners acusan orgullosos sus influencias. Sin ser un experto en su discografía más allá de Free Bird, Tuesday’s gone y unas cuantas canciones más, me atrevo a afirmar orgulloso que los paralelismos con Lynyrd Skynyrd se hacen más que evidentes.

Not sad anymore. Saca una vena de originalidad, de querer reivindicar el terreno que quiere tratar la banda en este tema. Me vienen a la cabeza un par de temas de Pearl Jam mientras lo escucho. Esa cadencia de las guitarras, y los coros. No hace falta llevar los riff a todo trapo para transmitir.

 

Queen of paper. La batería arranca poderosa, un punteo con el bajo a punto de romper una cuerda y una cadencia levemente funk en una canción rock setentero con presencia de teclados. Me trae a la mente una mezcla del Summer in the city de The Lovin Spoonful con un poco de Jamiroquai. Quizá no sea una definición muy acertada, pero quiero poner de manifiesto sus raíces en los sesenta y setenta con sonidos más próximos al cambio de siglo a través de unos instrumentistas más que capaces.

Hey you. Guitarras acústicas y una voz casi susurrándonos la letra. Un paso intermedio entre alguna balada de Pink Floyd, Credence Clearwater Revival y Jeremy de Pearl Jam.

Evil night. Un comienzo a lo ZZ Top, punteíto de guitarra y batería cargando motores. Lo curioso de la canción es que el teclado va marcando la melodía en el estribillo. Es un refuerzo muy acertado para arropar la voz. Tampoco hace falta ser un especialista en Led Zeppelin para entresacar elementos comunes con algunas de las canciones más conocidas de los británicos.

Workin’ Around. Este comienzo sí que es un homenaje velado a ZZ Top, pero también al Sweet Home Alabama. El estribillo y los puentes, el piano atizando con fuerza… también tiene un toquecito Rolling Stones. It’s only rock&roll, but I like it. Yes, I do.

Tears in the rain. El disco se nos va como agua entre los dedos con una baladita. Suena al difunto Chris Cornell, sobre todo en Audioslave. The Grassland Sinners tienen su Jeremy, su Free Bird

Como último detalle pero no por ello menos importante, la portada es una maravilla, una pequeña obra de arte psicodélica.

Qué curiosidad de grupo, se parecen a tanta gente y sin embargo tienen identidad propia y un carácter a prueba de bomba. Lo bueno que tiene es que puede tender puentes para aumentar la cultura musical.

Se me queda la espinita de no haberlos visto en directo, porque alguna de estas canciones tiene que dejarte con la mandíbula desencajada, así que hay que seguirlos de cerca.

Para encontrar el disco y saber más de estos chicos:

Spotify https://open.spotify.com/album/2Ejx1bmDeDuk37l0psuMVG

Bandcamp https://grasslandsinners.bandcamp.com/

Videoclip de Love me like the last time:  https://www.youtube.com/watch?v=xRom5V21zOA&feature=youtu.be

La web https://beloud.co/shop/es/thegrasslandsinners/artistProfile

Facebook https://www.facebook.com/grasslandsinners

Para temas de contratación y management, Alex 647 908 287

Sobre Teodoro Balmaseda

Escritor de ficción y crítico desde la admiración. Si te gustan mis reseñas, prueba 'Buscando oro' en tu librería o ebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te necesitamos

Ya sabes que covid y guerras han dejado a la cultura bastante jodida, y eso nos incluye a nosotros.

Por lo que aunque no nos guste pedir favores, Te Necesitamos.

Échanos un cable y recibe la nueva revista en formato Físico de Colección.

Hazte Productor 🤘