Música en Twitch
The wheel and the hammond

The Wheel and The Hammond – Wooden

La música evoluciona, pentagramas de estilos tienden a fundirse para crear nuevos sonidos, nuevas atmósferas, nuevos sentimientos. The Wheel and the Hammond bucean en la magia del pasado para traernos la música del futuro. Un nuevo estilo con sabor a clásico. Wooden es sin duda madera pulida con cientos de detalles por descubrir.

Los cordobeses son candidatos a los Premios MIN 2018  en varias categorías, desde La Sexta Cuerda os animamos a votar y esperamos que esta reseña os haga salir de dudas.

 

Masquerade abre el disco, no le faltaron razones para ser elegida single principal y que el grupo la acompara de un auto-producido video 360º.

Una batería del siglo XXI nos introduce en una voz épica. Viajamos al pasado, o al fututo, hasta que la guitarra que lucha por salir, finalmente se funde con teclados y efectos que nos recuerdan que estamos en el mismo Universo que Vetusta Morla gracias a su productor Manuel Colmenero, quien insufla su magia a este disco policromado en madera a base de ritmos y la sutileza de las sobrias cuerdas vocales de Félix Espejo, que con la compostura de los grandes de los 80 danza a lomos de su banda saltando octavas, viajando entre épocas.

Continuamos con All Is Still Not Lost, contratiempos que resuelven en un éxtasis que coros y efectos nos hacen familiar. Un bajo a golpe de baqueta abre el camino a los teclados de el otro lado, On The Other Side,  teclados al que se suma una guitarra imponiendo su melodía. Notas que caen en cascada para que la banda nos diga que veremos la luz, postivismo suave cantado aloido (we will see the light, until the moon…).

Tintineos entre la niebla, History habla de culpas, el bajo latente impulsa un silencio, rompiendo el tiempo, rompiendo con todo hasta un estribillo sublime tras el que volvemos a la penumbra, que de nuevo nos devuelve al mágico estribillo How long will you wait for me.

Volvemos al siglo XXI, efectos intermitentes iluminan el camino, Two Sides sirve estilos en un cocktail de otro mundo.

Las octavas más altas del piano evocan sentimientos, Taillest Blackbird, ‘supe que estaba perdido cuando puse mis ojos entí’, tu tormenta, tu amor, mi soledad. Sentimientos en la partitura.

El ritmo crece y llegamos a Cannibals, uno de los temas más aclamados de disco. Nos suenan acordes, nos llaman los efectos. La música es pronto nuestra.

Como si fuera la Cara B del disco con Messenger el ritmo cambia, pero no la atmósfera. Qué se siente cuando tu vida no cambia, atrapada en preguntas… La atmósfera se llena de matices, el color inunda nuestros oídos. Un ejemplo más de la capacidad de esta banda para llevarnos, sin que nos demos cuenta, a otra dimensión.

Y rozamos el Country, con Narcotic cabalgamos sobre el punteo sobre el metrónomo de la batería. Todo lo que quiero es quedarme contigo.

Slide, volvemos al Indie, porfavor no me mires como su fuese de otro universo. Uno de los cortes más bailables de este Wooden.

Con las sombras del piano nos despedimos del disco Wooden de The Wheel and the Hammon. Ecos de los crooners en baladas de los 80. Cerramos por todo lo alto, nos quedamos flotando en la nada.

 

Donde podéis encontrar a The Wheel and The Hamonnd?

Web                                         Facebook

Twitter                                    Instagram

Mail                                         Spotify

Sobre Justo I. Fernández

Director de La Sexta Cuerda. Apasionado de la música, enamorado del rock, amante del periodismo. Con años de experiencia en el sector audiovisual, trabajando dentro y fuera de España, me embarco en este sueño tan bonito que es La Sexta Cuerda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *