Trees will tell

TREES WILL TELL L’APPEL DU VIDE

Un refrán acaba de cruzarme la mente como un destello: “El que a su familia se parece, honra merece”. Mi abuela lo empleaba como sentencia final cuando en las comidas familiares languidecía la conversación y se iniciaba el juego de buscarme (a mí por ser el más joven comensal) parecidos en los rasgos o las expresiones con mis antecesores. Si la música fuese una gran familia, hay que ver cómo se dan un aire estos chicos de Trees will tell con sus primos. ¿Are you ready?

Hiraeth. Empieza un punteo muy suave con unas guitarras duras que suenan como un eco, como si estuviesen rebotando en casa del vecino. Lo cierto es que he entrado un poco a ciegas y no sé qué encontrarme. Entra un bajo crudo, un par de golpes de caja y… ¡boom! Guitarrazo tremendo, con la segunda guitarra en un punteo desgarrador. Me estoy acordando de un pasaje de The best of you  de los Foo Fighters, pero queda en un espejismo. Dos minutos y medio y me tienen intrigado. Quiero más.

Providence. Otro comienzo a lo Pink Floyd, con guitarras lejanas, pero duran medio latido. En esta ocasión llega una batería impetuosa, azuzando unas guitarras potentes. Vale, ya lo tengo claro. Mismo modus operandi que Staind en Break the cycle, por ejemplo en Change. Guitarras suaves y bajos poderosos en las estrofas, con una voz que casi nos susurra el mensaje, guitarras impenitentes y distorsión como una onda expansiva en los estribillos, con un chorro de voz que te llama a gritar a coro.

From The Blue. Esta empieza sin hacer prisioneros. Golpe de caja y al galope sobre dos guitarras destructoras. Los cambios de ritmo dan la sensación de levitar un par de segundos en medio del riff. Parece que estoy viendo aquel póster “Staind ¿los nuevos Nirvana?” que tenía en mi habitación mientras los cascos me van a volar la cabeza con estos sobrinos que les han salido en Barcelona. Can’t believe es el germen, un pelin más pausado pero con la misma rabia, de lo que estoy escuchando.

Trees will tell

Nevermind the beating hearts. Aquí Joey hace una exhibición de registros vocales. Esta es el In the end de Trees Will Tell. Estrofas muy cargadas, rapeadas más que cantadas y un estribillo demoledor con una voz que parece a punto de romperse pero que saca fuerzas de flaqueza, dignas de aquellos Linkin Park, exponentes de aquella oleada de finales de los 90 y principios de los 2000, el Nü metal.

Cold Beds. Un poco de aire fresco. Esta tiene una batería más punk, por decirlo así. Tiran un poco más a Offspring que a otros grupos que llevo mencionados. Eso sí el trallazo de Joey no pierde ni un caballo de potencia. Tal vez más al ir en un ritmo más desbocado y un riff más enloquecido.

The Bitter The Better. Me ha venido la de Back to school de los Deftones, por lo menos en los primeros compases. Vale que el parecido es difuso y de disipa por completo en cuanto entran las voces, pero es una canción que marcó mi adolescencia y exijo sacarla a colación cada vez que quiera piropear el trabajo de un grupo. Es como si hubiera dos canciones, porque hacen un cambio total. Esta parte se parece a la canción que inauguraba el disco, Hiraeth. Saben sacarle el jugo a las dos guitarras. Una puntea, “decora”, mientras la otra sube el octanaje.

Trees will tell

Kintsugi (son of a burning city). Aquí tenemos una revelación, un cambio de tercio. La voz está en plena implosión desde el principio, pero las guitarras le ceden decibelios a un bajo que no por dar cera desde abajo es menos que sus compañeros. Siempre he sostenido que una buena banda de rock o de heavy metal tiene que sustentarse en un bajo cañero, aunque esté sepultado en los riffs (por ejemplo, Slipknot), y esta banda no es una excepción. Trabajo detrás de la tramoya que lleva al grupo en volandas.

Wearing my wounds. Empieza más suave, como una balada, pero la letra el mensaje… está como ansioso, como si hablara a todo meter porque fuera a cortarse de un momento a otro. otra exhibición de por qué tener dos guitarras enriquece una banda. No sé si es una cosa mía o de la banda, pero me recuerda más a canciones de este disco que a otras bandas.

Find me, Fix me. ¿En serio, la última? Treinta y seis minutillos que terminan en unos acordes que me traen a la mente de nuevo a los Staind en Open your eyes. Joey se da un respiro en la primera mitad, pero acaba lanzando un martillazo vocal a lo Chester Bennington para dar paso a un alarde musical. Una batería destructora, un bajo sobrio pero poderoso, una guitarra que cae como el martillo de Thor mientras la otra puntea y unos últimos versos entonados como quien lee una poesía mientras de fondo los vocea como si el mundo fuera a llegar a su fin.

Trees will tell

Nunca me casé con ningún estilo musical. Me gusta el heavy, el punk, el metal, el rap, y desde hace un tiempo el country, el folk, el blues, el jazz, el rock de raíces… Aún me acuerdo de aquel apelativo, chándal metal, que lanzaban con muy mala leche a algunos grupos como Korn. Nunca estuve de acuerdo. Te gustarán o no te maravillarán, o a lo mejor sólo te gustan algunas canciones sueltas, pero el verdadero progreso, la evolución de una banda nace del mestizaje, sino fotocopiarás una y otra vez la misma canción.

Trees will tell es el vivo ejemplo. Han cogido a Linkin Park, Staind, Korn, Deftones, Foo Fighters y dos docenas de bandas más, lo han mezclado, afilado, adaptado a su forma de entender la música y han buscado una salida más que digna a un estilo que parecía algo oxidado. En resumen, todo el mundo a los conciertos. Joey en vivo tiene que dejar a las primeras filas con los ojos en blanco.

Después de mi perorata, los enlaces:

https://www.youtube.com/channel/UCQF6aCGY8NRh_BQBWXyZcHQ

Facebook.com/treeswilltell
Twitter.com/treeswilltell
Instagram.com/treeswilltell
Treeswilltell.bandcamp.com
Spotify: https://goo.gl/fhyMpC
Apple Music: https://goo.gl/8gkJRb
iTunes: https://goo.gl/gsqbvt
Deezer: https://goo.gl/fMD89C
Tidal: https://tidal.com/album/84708945
Google Play Music: https://goo.gl/2sBTc5
Official Store: https://goo.gl/twxWYA

Sobre Teodoro Balmaseda

Escritor de ficción y crítico desde la admiración. Si te gustan mis reseñas, prueba 'Buscando oro' en tu librería o ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *