Tregua | Concierto + Entrevista

La gira “Kilómetro a kilómetro” que conmemora el décimo aniversario de los gallegos Tregua daba comienzo el pasado viernes en Madrid.  Cercanos, y con una energía contagiosa, nos ofrecieron una hora de rock y entusiasta entrega encima del escenario de la sala Costello de Madrid.

Compartieron escenario con Profesor Bacterio, banda madrileña de versiones de canciones rock de los 80 y los 90, llevadas al terreno del rock más descarado. Sólo diez minutos después de que concluyera la actuación de Tregua, sonaba “El ritmo del garaje”, coreada por un público que abarrotaba la sala y con la que abrieron un divertido concierto que también incluiría “Un buen día”, de Los Planetas, “Que no”, de Deluxe, “Mucha policía”, de Joaquín Sabina o “Stand by”, de Extremoduro. Sin por supuesto faltar temas de Tequila, Jaime Urrutia, Ariel Rot, Los Ronaldos, y otros más recientes de Pereza o Los Zigarros. Sin duda una banda sonora perfecta para mantener el calor de la noche y acompañar a un par de cervezas.

Pero no nos adelantemos y volvamos al principio: ya antes de entrar a la sala, se palpaba en el ambiente algo que auguraba una noche especial. Tregua están celebrando diez años de música, de directos, de sudar rock, y el público venía con ganas, sabiendo que más que a un concierto estaban asistiendo a una fiesta.

Arropados por una buena cantidad de fans, Mario, David, Iván, Adri y Miguel salían a las 22.00 al escenario dispuestos a descargar una gran dosis de rock, y sólo un minuto más tarde comenzaban con una intro que daría paso a la tripleta compuesta por “Tu corazón”, “De vez en cuando”, y “El manual de la verdad”, subiéndose para acompañar a la voz en ésta última Dani, cantante de Profesor Bacterio.

Roto el hielo, Mario dedicó las primeras palabras de agradecimiento al público y los medios que allí estábamos, y el show continuó con un regalo: el adelanto del tema “Kilómetro a kilómetro”, que formará parte de su próximo disco.

Sin duda todo había empezado a rodar. Continuaron con “La última página”, mi canción favorita, llena de sentimiento y guitarras, para dar paso a la invitada especial de la noche, Cris Méndez, que se sumó a la voz de Mario en “El vals de despedida” e hizo que todos enmudeciésemos. Tuvieron que llegar  “Como un gato en un tejado”, “Un gramo de locura” y “Descalzo por tus besos” para que regresáramos del trance, pero tristemente ya entrabamos en la recta final.

Fue entonces cuando Mario pidió un fuerte aplauso para los Gritando en Silencio, que sólo un kilómetro más allá estaban presentando su Material inflamable, y sonó “Contracorriente”, track cinco de Kilómetro a kilómetro en el que Marcos Molina colabora.

Sin parones y sin bises, el bolo finalizó con “Cara o cruz”, tema de su primer trabajo, Nunca es tarde, con el que Tregua se despidieron de la capital. Esperemos que por poco tiempo.

Sin duda vivimos una bonita velada de rock acompañada por un sonido y ambiente espectacular. En la hora que duró el concierto, y al contrario de lo que reza su nombre, los de Coruña no dieron tregua: las canciones se sucedieron una detrás de otra, casi sin interrupción, consiguiendo que el concierto fuera un todo. Con un sonido impecable, sin desajustes, composiciones de calidad, y una enorme dosis de entendimiento entre ellos, Tregua supieron meterse en el bolsillo a todos los que allí estábamos demostrando que no hace falta un escenario grande, demasiadas luces, ni demasiados efectos para que un grupo se agigante en directo.

Amenacé con seguirles la pista. Lo saben. Y yo, cuando se trata de música, nunca bromeo…

¡Pero ALTO! Ya que has llegado hasta aquí, seguro que quieres leer la entrevista que Tregua concedió a La Sexta Cuerda el día antes del concierto y a la que acudieron Mario e Iván. Adelante, adelante…

En primer lugar, felicidades por el lanzamiento del disco y por vuestros diez años. Decidme, ¿qué se siente? ¿Qué valoración haríais de estos diez años?

Mario: Pues que ya tenemos algunas canas… [Risas] No, sobre todo alegría de poder celebrar diez años de música, diez años de escenarios, de conciertos, de canciones, de compartir muchos momentos juntos. Sobre todo de que somos los mismos tipos que hace diez años arrancamos esta historia y que tenemos las mismas ganas que el primer día, que la música nos pone y aquí estamos y aquí seguiremos.

Imagino que el título, Kilómetro a kilómetro, tiene que ver con vuestra trayectoria dentro del rock nacional. ¿Cómo definiríais esta trayectoria?

Mario: Nosotros pusimos ese título pensando sobre todo en el ámbito del rock, ¿no? Yo creo que el público del rock valora muchísimo la trayectoria de las bandas, es un público muy culto además, que sabe lo que escucha, sabe lo que ve en directo, y al final nosotros creemos en eso también, en que el rock es trayectoria. Una banda se forja a base de kilómetros, a base de escenarios, a base de estar ahí con el pico y con la pala durante años. Y por eso decidimos ponerle el título Kilómetro a kilómetro, paso a paso, peldaño a peldaño, que es como se forjan las bandas.

Si no me equivoco, la formación durante estos diez años ha sido la misma, ¿es complicado mantenerse?

Iván: Pues la verdad es que no, es súper fácil.

Mario: La verdad es que no, seremos raros. Nos hemos juntado seis que entendemos la música de la misma forma, tanto en la composición como en lo que significa el mundo de la música. Cada uno tenemos nuestro espacio dentro de la banda, nos respetamos 100%, sin pisarnos, y yo creo que eso es un poco la clave de habernos mantenido hasta ahora. Y nos mantendremos, yo creo porque esto no tiene pinta de cambiar. Simplemente es, yo creo, ser normales, que a veces es lo más difícil, ¿no? Pero es así, sí.

Y como miembros activos de la banda, ¿cómo definiríais vuestro trabajo con y para ella?

Mario: Jolín, yo es que creo que al final todos somos un poco todo. Sí que es verdad que a mí me toca la parte de escribir canciones, pero luego todos le damos forma en el local.

Iván: Todos aportamos nuestro granito de arena más o menos.

Mario: Sí, claro. Es un poco decisión de todos también. Sí que es verdad que, yo siempre lo digo, que al final el escribir canciones no es algo que se aprenda, como tocar un instrumento. Es algo que se tiene o no se tiene y a mí personalmente me da miedo cuando acabas un disco el hecho de: ¿Y seré capaz de escribir otras diez canciones? Primero que les motiven a ellos [señala a Iván] y a mí mismo, y después que se puedan tocar, y lanzar, y grabar, y todo. Esa es mi mayor preocupación dentro de lo que yo hago. Pero también luego, dentro de esos momentos de estar un poquito rallao’, pienso: si hasta ahora lo he hecho, ¿por qué no voy a seguir escribiendo? Pero bueno, yo creo que también es inevitable tener esos miedos. Yo creo que todo el mundo que escribe canciones los tiene porque las canciones vienen cuando quieren, no cuando uno decide, y sobre todo en gente que escribimos canciones que sí tienen un mensaje, que son para escuchar. Y es eso. El folio en blanco yo creo que es lo que más acojona. Y la falta de ideas. Pero de repente viene una frase, una melodía, y ahí empiezas a trabajar, a desarrollarlo, y cuando te das cuenta terminaste una canción, y es una canción de verdad. Por eso, aunque pases momentos malos de no escribir nada, de no escribir ni una frase, siempre llegan, jolín, siempre llegan. Una cosa es que sean buenas o no, o yo, o la banda veamos que puedan encajar. Pero hasta ahora llegaron, vamos a pensar y a ser positivos de que van a seguir llegando y vamos a seguir haciendo canciones.

Iván: Seguro que sí.

Pues claro, ésa es la actitud.

Mario: Es cierto.

[Risas]

¿Cuál es vuestra visión personal como músicos de un grupo de la escena musical actual, dentro de lo difícil que está?

Mario: Bueno, es que yo creo que eso va un poco en función de las metas que tú te marques. Cuando las metas son ir sacando trabajos y seguir tocando, no hay problema. Si tú te marcas como meta dar un pelotazo, como no creemos en eso, sólo creemos en el pico y la pala y en llegar a la gente a base de canciones de verdad, y en demostrarlo en directo. Nosotros tenemos una especie así como de lema que es que nuestra función cuando vamos a tocar a algún sitio es llegar, enchufarse, llegar y convencer. No es otra cosa. Y volvernos para casa con otro puñado de gente que nos hemos dejado en esa ciudad.

Iván: Eso es.

Mario: Y lo demás llegará. No creemos en esa historia de pelotazos, de mediatismos y de historias. Creemos que las bandas se forjan en las salas, que hay que apoyar muchísimo a las salas también porque al final son incubadoras de artistas y de bandas, y en la gente que va a los conciertos y a las salas, que son al final quienes con el boca a boca hacen que las bandas crezcan. Los medios de comunicación son por supuesto importantísimos también, pero, y sobre todo en el rock, el boca a boca es lo que lo ha mantenido durante muchísimos años.

Bueno, vamos con el disco: hace un par de meses que está en la calle, ¿no?

Mario: Sí, 16 de noviembre.

¿Os atrevéis a hacer un primer balance?

Iván: Súper positivo.

Mario: Sí, hombre. ¡Ya sólo tenerlo! Con todas las colaboraciones, con todos los amigos que están ahí, que hayan dicho sí y hayan apoyado a la banda. Yo creo que el disco es más un regalo para nosotros que para nos fans.

[Risas]

Mario: Claro, el poder tenerlos a todos ahí en un disco. Eso queda para siempre al final. Pero jolín, en Galicia hemos agotado las copias en todas las tiendas. Nos sentimos muy arropados y muy queridos, al final, porque después de diez años se agradece muchísimo ver las mismas caras que cuando íbamos a tocar para cinco personas. Que ya son amigos, joder, y tienes ganas. Que sabes que vamos a tocar a Santander y vamos a ver allí a Silvia, y que vamos a tocar a Zaragoza y van a estar allí Eliseo y Ana. O sea, hay gente a la que hay que agradecer el habernos apoyado desde el principio. Son un miembro más de la banda. El público siempre lo es, pero a ellos hay que agradecerles más si cabe, porque cuando tocábamos para cinco, para tres, para uno o para el camarero…

Iván: Ahí estaban.

Mario: Ahora que afortunadamente tocamos para más gente porque nos sigue más gente siguen estando allí y se desviven por estar. Y eso es de agradecer, claro.

¿De dónde surge la idea de sacar el disco recopilatorio? Porque vuestro anterior trabajo es también reciente, de 2017…

Mario: Por el aniversario, porque hacíamos diez años, y no queríamos pasarlo por alto. Porque diez años para una banda al final… si te das cuenta, muchas bandas tienen cambios de formación, o se deshacen, o no duran. Y, joe, diez años son diez años. Dijimos: ¿por qué no hacemos esto? Nos lo merecemos. Por eso te decía que casi era más un regalo para nosotros que para la gente. Se nos ocurrió, empezamos a levantar el teléfono, a llamar a gente, vimos que todos decían sí, lo cual es la hostia porque significa cariño y respeto hacia nosotros y hacia la banda. Porque una colaboración al final muchas veces no deja de ser un marrón porque no todas las canciones valen, o igual no les gusta. Pero al revés, todos se han volcado. “Por supuesto”, “Claro, encantado”, “¿Qué necesitas?”. Joder, eso quiere decir que no lo hemos hecho mal en estos años, para que tantos artistas estén de nuestro lado, gente que lleva tantos años en la música, que no va a sacar nada de cantar con nosotros, que lo hacen por pura amistad y respeto. Y ese fue el motivo. Porque un recopilatorio así al uso, sacar simplemente canciones que ya están editadas no lo veíamos.

Iván: Queríamos darle un poco una vuelta de tuerca.

Mario: E intentarlo así. Si sale, bien, y si no sale, pues bueno, como tenemos también canciones que grabaremos probablemente el año que viene. La mitad del disco, más o menos, la tenemos ya prácticamente, pero entre medias… ¡El caso es que no podemos parar en casa!

Iván: Como dicen en Galicia, ¡a cabeza non para!

[Risas]

Mario: Y lo que queremos es tocar, y al final es una excusa también para seguir tocando, ¿no?

Iván: ¡Claro!

Y para las colaboraciones, ¿teníais claro quién queríais y para qué tema?

Mario: Claro. Nosotros empezamos a trabajar en esto como hace un año y medio porque teníamos claro quiénes queríamos que estuviesen y lo que no queríamos es que sus agendas fueran un problema, porque al final cada uno está con sus cosas: que si estoy grabando un disco, que si estoy de gira, que si uno escribe un libro, tal, no sé qué. Al final no queríamos presión, ni un “es que necesito esto para abril porque lo voy a publicar en junio”, o lo que fuera. Y entonces llevamos mucho tiempo trabajando en ello y una vez que nos pusimos a plantearlo sí pensamos en buscar una canción que le encajase a la voz del invitado para que tampoco fuera un problema, porque también puedes pasar una canción y que te digan “Joe, pues esta no me mola, pásame otra”. Pero al revés: todas las que pasamos encajaron, y yo creo que el resultado está ahí. Tú escuchas disco y lo ves, y dices, hostia, encajan todas las voces, casi como si fueran de ellos, ¿no? No ves un raro, todo pega. También es porque lo hicieron con mucho cariño, dedicaron su tiempo a la canción y le dieron su toque, que es lo importante y era lo que también buscábamos, que la interpretaran a su manera, a su estilo. Que también es lo bonito de una colaboración, ¿no? Que la lleven a su terreno y la hagan un poco según su forma de entender la canción.

Si hubieseis metido más canciones en el recopilatorio, ¿a qué otros colaboradores hubieseis querido tener?

Mario: ¡Puff, a tantos! A Rosendo, a El Drogas, a Fito.

Iván: A Robe.

Mario: A muchos, hombre. También buscábamos el hecho de compartir escenario por ejemplo con Robe, con Fito, y no nos ha coincidido tanto. Con Rosendo y con El Drogas sí que habíamos hablado, pero no pudieron porque coincidía con sus finales de gira, que fueron agendas muy apretadas. La verdad es que iban a caballo. Es una pena, pero es entendible también. Y bueno, que también tenemos al resto, que no los vamos a desmerecer. Que conseguir reunir en un disco a tantos artistas que forman parte de la historia de la música rock en este país es algo que hay que valorar muchísimo.

A la hora de elegir los temas, ya con las colaboraciones aparte, sino los temas en sí, ¿creéis que son los más importantes de toda vuestra trayectoria? ¿O se ha quedado fuera alguno que os escueza?

Mario: Sí, pero como no teníamos una colaboración que encajara para esa canción…

Iván: Claro, se quedaron fuera por ese motivo algunos.

Mario: Pero también somos gente, yo creo, que no nos gusta escribir canciones de relleno. Si escuchas nuestros discos desde el principio, te pueden gustar más unas canciones que otras, que es lógico, pasa con todo. Pero no creo, que si te gusta la música rock, digas: “¡Bah, esta canción es una mierda!”. Porque no metemos nunca canciones de relleno. Hasta que no tenemos las diez canciones en las que creemos al 100% no nos metemos a grabar porque también tienes que pensar que eso lo vas a tocar muchas veces. Y tocar una canción en la que no crees… ¡pfff! Con nosotros no va, vamos. Por mí, en el recopilatorio, estarían todas, pero habría que buscar a cuarenta y pico tíos que las cantaran [Risas] Y ya el curro que hicimos sería tres veces más. Hay canciones que siempre te van a gustar más, les tienes especial cariño por su historia o por lo que sea. Que no han podido estar, pues bueno, no han podido estar, pero siguen estando en el directo. Al final las tenemos, son nuestras.

Os iba a preguntar, que ya me habéis contestado un poco antes, sobre cómo os sentíais en el plano creativo, si habíais empezado ya a pensar o a trabajar en lo próximo. Ya me habéis dicho que lo que es la mitad de lo que es el próximo disco ya lo tenéis.

Mario: Sí, sí.

¿Lo tenéis como proyecto a corto-medio plazo, a un poco más largo plazo?

Iván: 2020.

Mario: Sí, yo creo que 2020 es el año. De grabar y de publicar. Sí, porque al final el aniversario nos lo queríamos tomar como una especie de homenaje para nosotros mismos [Risas] Sí, de no parar de tocar, de seguir tocando y de celebrarlo, como un cumpleaños. Pero sin dejar de lado el trabajar en un nuevo disco. Y sí, yo creo que en 2020 va a ser un hecho.

Con lo cual, entiendo que en esta gira os vais a ceñir a las fechas que tenéis y alguna más este año, ¿no?

Mario: Sí, ya hay más confirmadas que publicaremos más adelante, pero ya te digo que probablemente 2019, porque en 2020 nos tenemos que meter a grabar.

Vale. Con respecto a la actividad en directo: arrancáis la gira mañana aquí en Madrid, en Costello. Decidme, ¿es un lugar especial? ¿Ha surgido así?

Mario: Bueno, Costello es una sala mítica, ¿no? Hemos estado ya tocando allí como hace cuatro o cinco años, se ha dado muy bien además porque lo habíamos llenado en esa época. Y Madrid es la capital al final. Aparte, tenemos esa fecha especial allí en Coruña, el 16 de marzo, y ya queríamos estar un poco rodaos…

Sí, que grabáis DVD

Mario: Sí, vamos a grabar un DVD con todos los artistas invitados del disco y alguno más, o sea, que eso teníamos claro que lo queríamos hacer allí, en nuestra tierra. Y también arrancar allí, con la grabación del DVD… queríamos estar un poco más rodaos, como te decía.

Iván: Eso es, sí.

Mario: De repente el primer concierto y grabación de DVD… No, no. Los DVDs se deberían grabar al final de las giras, creo yo, que es cuando está más engrasada. Nosotros lo vamos a hacer como a la mitad, pero también llevamos diez años tocando, que no son canciones nuevas. Pero bueno, sigue dando respeto. Lo habíamos pensado varias veces, pero hace unos años no teníamos los medios para poder hacerlo, ahora sí. Y encima hemos liado a todos estos para venirse p’allí, así que va a ser una fecha especial.

Iván: Para el recuerdo.

Mario: Memorable, pero que vais a poder verla al final. Queda en el recuerdo pero va a quedar también en lo visual. Así que no quedaba otra que arrancar la gira en la capital, en Madrid, que también nos ha dado muchísimas alegrías. Y pinta muy bien, yo creo que mañana va a ser una noche de celebración por todo lo alto.

¿Qué me podéis adelantar? En cuanto a repertorio imagino que no sólo os ceñiréis al disco nuevo.

Mario: Tenemos unos amigos que tienen una banda que arranca mañana y vamos a compartir con ellos escenario. La entrada va muy bien, yo creo que se va a llenar. También va a cantar con nosotros Cris Méndez y, jolín, sobre todo hacer un repaso de estos diez años y pasarlo genial en esa hora y pico que toquemos, ¿no? Porque nosotros además somos así, de salir y que la gente esté arriba desde el minuto uno. Nos gusta mucho transmitir cómo nos sentimos en el escenario, y que llegue. Mucha energía al final. Así que mañana va a ser un arranque de gira especial: porque es Madrid, porque esté Cris, porque la sala pinta lleno y porque va a ser el inicio de una celebración merecida.

Pues por mi parte ya está. No sé si hay algo que queráis decir a los fans de cara al concierto.

Mario: Que mañana nos vemos.

Sí, sí, sí, mañana nos vemos.

Mario: Nada, que muchísimas gracias a todos por apoyarnos todos estos años, que nos sigamos viendo. Y a los que no nos conozcan, pues que entren en nuestras redes sociales: en Facebook, en Twitter, en Instagram, en YouTube. En nuestra página web también. Y que nos escuchen en las plataformas digitales o en donde quieran, pero que nos escuchen. Y gracias a vosotros por vuestro tiempo.

¡A vosotros siempre!

Sobre Maire Morrigan

Nacida en los 80 en un barrio conflictivo, crecí entre bakalas y boy-bands en los 90. En el 2000, me regalaron una cinta de cassette con “A golpes de rock and roll” en la cara A y "Revolcón" en la B. Fue mi primer pico. No he dejado de chutarme rock desde entonces.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *