https://www.nacionrock.com/

Tres años sin Chris Cornell

Con la decadencia y el ocaso del género punk, el cual tuvo su especial apogeo en la década de los 70 y, en mayor medida, a principios de los 80, la siguiente década nos dejó el recuerdo de unas guitarras altamente distorsionadas y baterías con un sonido duro, claro y aventajado. Estamos hablando, por supuesto, del grunge: un fenómeno que resultó a la postre completamente clave para el desarrollo del rock como lo conocemos hoy en día.

Las botas militares, las crestas y el ‘do it yourself’ propio del punk más puro dejaron paso a ropa desgastada y a una actitud sobradamente diferente sobre el escenario con respecto a la vista principalmente durante la década de los 70 y de los 80, con la popularidad del denominado hair metal. Donde la sobriedad era el elemento estrella y en donde la energía más pura hacía acto de presencia en todos y cada uno de los pequeños locales de Seattle.

No nos equivocaríamos en afirmar que las tres bandas más influyentes, las que dejaron un listón muy difícil de superar fueron Nirvana, Pearl Jam Soundgarden, si bien no podemos dejar de lado a Alice in Chains Screaming Trees. La lista es muy amplia, pero lo que sí tenemos claro es que tanto ‘Nevermind’ de Nirvana como ‘Ten’ de Pearl Jam fueron los álbumes que catapultaron el grunge hasta la más alta cota de popularidad entre los jóvenes. Precisamente, fueron estas dos bandas las que permitieron a Soundgarden hacerse un hueco en la escena grunge de principios y mediados de los 90.

Así llegamos al año 1994, un año que los fans de Soundgarden tienen grabado a fuego en su mente. ¿La razón? El lanzamiento del álbum ‘Superunknown’, con temas absolutamente épicos, como es el caso de ‘Black Hole Sun’. ‘Spoonman’ o ‘My Wave’. Gracias a este más que notable trabajo, Cornell, Thayil, Shepherd y Cameron fueron nominados al premio Grammy como el mejor disco de rock.

Lo que nos toca ahora es encender la máquina del tiempo y volver a ese fatídico 18 de mayo de 2017. Un día aciago, en el que conocimos la muerte de Chris Cornell. La tristeza y la rabia se mezclaban a partes iguales. Finalmente, supimos que Cornell se ahorcó en la habitación de hotel donde se hospedaba después de haber dado su último concierto con Soundgarden en Detroit.

Han pasado tres años, en los que aún no hemos asimilado que nos quedamos sin una voz única, capaz de alcanzar notas inimaginables. Sin embargo, el recuerdo del malogrado Chris sigue y seguirá muy vigente entre todos nosotros. Prueba de ello es que está planeado que a finales de julio se edite su autobiografía, titulada «Total F*cking Godhead».

No obstante, los que mantienen viva la llama de Chris Cornell son sus fans, aquellos que se dieron cuenta que perdieron un trocito de vida en ese día caluroso de mayo. Solamente nos queda preguntarnos qué hubiera sido de nosotros sin el grunge, y más concretamente sin la presencia de Nirvana, Alice in Chains, Pearl Jam y Soundgarden en nuestra rutina diaria. Tu llama sigue viva Chris.

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *