Urband Power Trio

Urband Power Trio: «La gente continúa buscando ideales en el arte»

A este lado del charco, en España, vuestra música nos sabe al mejor rock urbano, ese rock estatal gestado durante los 80 con ganas de revolución. ¿En qué situación socio-cultural nace Urband Power Trio? ¿Cómo se crea la banda?

El estilo de la banda tiene que ver justamente con lo que vos mencionas, toda nuestra infancia transcurre entre los años 80s y 90s. Es inevitable no traer influencias musicales provenientes de nuestra lengua materna, musicalmente hablando. La sociedad misma esperaba encontrar en una canción algo que no sabía expresar con sus propias palabras, tal vez buscando un aire de libertad. Creemos que la gente aún continúa buscando ideales implícitos en el arte, por eso desde nuestros comienzos como banda procuramos tener una identidad propia tanto musical como personal.

La banda nació en Mendoza, Argentina, en 2013 como un proyecto solista de Matías Rodríguez (vocalista de la banda), al cual más tarde se sumó David Nañez en guitarra y Fernando Defeliche en batería. Nos conocíamos de proyectos musicales previos a Urband Power Trío; compartimos escenario en reiteradas ocasiones, pero nunca habíamos tocado juntos. Pasados los dos o tres primeros ensayos, grabamos nuestro primer EP titulado “Vuelve”; estábamos ansiosos por salir a “rockear” y la banda tuvo buena aceptación por parte del público local.

En vuestra carrera como banda ya contáis con varias medallas. Habéis ganado concursos como el Maipú Rock 2019 y en Coronarock habéis sido una de las bandas que más votos ha recibido y encandilado al jurado profesional. ¿Qué creéis que hace vuestra música especial?

Creemos firmemente que si hay algo bueno o atractivo en nuestra música proviene de Dios, de él recibimos el talento y la inspiración. Para nosotros hacer música es un don divino, somos un simple medio transmisor. Y si algo hemos logrado en nuestra corta, pero no pequeña carrera, es gracias a que Dios abrió las puertas.

Vuestras letras están cargadas de rabia, pero siempre dejan entrever una luz al final de túnel, un mensaje positivo. ¿Quién es el encargado de componer letras y música? ¿Qué os inspira en este proceso?
Los primeros temas con los que enfrentamos al público fueron una fusión de canciones que teníamos archivadas, unas compuestas por Matías (vocalista) y otras por David (guitarrista). Las canciones de las últimas dos producciones fueron compuestas en su mayoría por David, es quien se encarga de hacer el trabajo grueso de la producción musical. Tres de los tracks que integran el álbum “Libres” fueron compuestos por los tres integrantes de la banda incluyendo la canción que da nombre al disco. Podemos decir que es una tarea difícil pero muy satisfactoria. La parte fina de la producción musical es algo que terminamos haciendo en conjunto.

Nos inspiran historias propias, situaciones que le ocurrieron a otras personas y que son significativas para nosotros, aquellas que nos dan lecciones de vida. Todas se centran en un marco que se repite a lo largo de la historia; preguntas existenciales como: ¿Por qué nací?, ¿Cuál es el sentido de la vida?, ¿Qué es la verdad?, etc. El mensaje está fundamentado en la Biblia.

En España el circuito de locales y festivales que apuestan por el rock en directo comenzaba a ‘renacer’ un poco justo antes de esta pandemia. ¿Cómo está la situación allí? ¿Se sigue apostando fuerte por la cultura, por la música en directo? ¿Es difícil para una banda emergente de rock conseguir bolos?

En nuestra ciudad la situación estaba igual que en España, antes de todo esto, se movía bastante, pero de golpe todo se vino en picada. Mendoza ha crecido en materia cultural, no es fácil entrar a la grilla de los mejores eventos, hay muy buenas bandas. En cuanto al movimiento under, hemos tenido la oportunidad de participar en muchos eventos, bien organizados, por cierto, a beneficio de personas necesitadas y ONGs. Creemos que esto va a crecer aún más.

Para una banda emergente poder darse a conocer es muy difícil, cuesta mucho trabajo. Nosotros después de varios años de trabajo duro y constante, recién ahora empezamos a darnos a conocer en los medios y en nuestra tierra. En estos años hemos conocido bandas y músicos de Mendoza con una trayectoria y talento increíble que siguen luchando con esto.

La gente aún continúa buscando ideales implícitos en el arte, por eso desde nuestros comienzos como banda procuramos tener una identidad propia tanto musical como personal

Lleváis ya algún tiempo haciendo kilómetros y tocando en escenarios de todos los tamaños. ¿Qué destacaríais de estas memorias de la carretera? Contadnos alguna anécdota.

La verdad que la música es hermosa y te da regalos impagables. En los años que llevamos tocando, hemos tenido la oportunidad de conocer a muchos amigos y personas increíbles. La oportunidad de tocar en escenarios muy grandes y también pequeños nos ha ayudado rescatar cosas muy valiosas como el hecho de que no importa el tamaño del escenario ni el lugar, lo que en verdad importa es tener bien en claro por qué y para qué uno hace lo que hace, eso te ayuda a ver cada y oportunidad como única. Anécdotas por contar hay muchas, pero siempre recordamos una en donde salimos de viaje y nos perdimos en medio del campo, tuvimos que saltar un pequeño río con el auto, y vivimos una aventura inolvidable. Superada esta travesía nació una canción al estilo de “blues/funk” titulada “Salta el río”.

¿Dónde os desenvolvéis mejor, disfrutáis más en grandes escenarios o en salas pequeñas?

Sinceramente estamos acostumbrados a disfrutar cualquiera sea el lugar, valoramos mucho el hecho de que cada uno tiene lo suyo. Por ejemplo, cuando tocamos en grandes eventos disfrutamos el backline, el sonido y la gran convocatoria del público, pero sufrimos la presión que nos auto imponemos para dar un buen show y tratamos de dar lo mejor de nosotros por respeto al público, aunque también es difícil tocar en un ambiente donde hay mucha presión para las personas de la técnica y organizadores, eso a veces nos pone algo incomodos. Así también cuando tocamos en eventos o escenarios chicos valoramos mucho la oportunidad de poder estar en un ambiente más disperso, disfrutamos mucho hablar con las personas presentes y surgen cosas en medio del recital que nos encanta, nos divertimos mucho.

En algunas de vuestras canciones, aunque escuchamos medios tiempos más pausados, en general riffs y rock predominan en vuestra obra. ¿De dónde bebe Urband Power Trío? ¿Qué influencias tenéis?
Tenemos diversas influencias musicales y siempre tratamos de marcar un estilo original y con personalidad, pero debemos reconocer que tenemos fuertes influencias de grandes bandas de los 70s, 80s, como Led Zeppelin, AC/DC, y algunas más actuales como Foo Fighters, Carajo, etc.

¿En qué momento estaba la banda justo antes de la pandemia? ¿Dónde pòdremos veros cuando todo esto acabe?

Justo antes de la pandemia estábamos de viaje, viviendo una experiencia increíble. Entre los meses de febrero y marzo hicimos una gira por la Costa Atlántica Argentina con el “Alive Music Tour” y también por Bs. As. Capital y provincia, teníamos mucho trabajo por delante, pero por cuestiones obvias tuvimos que frenar un poco.

¿Qué le pediríais a lo que queda de 2020? ¿Algún sueño por cumplir?

 Todavía queda mucho de este año y si hay algo que esperamos siempre, es poder ser de influencia para muchos a través de nuestra música, que las personas entiendan el mensaje que llevamos. Hay algo más allá de lo común y de lo cotidiano.

Quizá no tengamos la oportunidad de tocar en público por un tiempo, pero lo bueno de la música es que sigue girando en radios, TV y en las redes. Es muy alentador para nosotros saber que la música y el mensaje de URBAND POWER TRÍO sigue sonando en todos lados. El sueño por el que comenzamos este proyecto y por el que seguimos adelante, sigue y seguirá siendo el mismo. Nos urge contar lo que Dios hizo en nuestra vida y en nuestras familias, queremos gritar que existe una salida ante cualquier situación adversa, no importa dónde uno esté ni lo que haya hecho, Dios siempre está con sus brazos extendidos esperándonos para rescatarnos.

Sobre Justo I. Fernández

Director de La Sexta Cuerda. Apasionado de la música, enamorado del rock, amante del periodismo. Con años de experiencia en el sector audiovisual, trabajando dentro y fuera de España, me embarco en este sueño tan bonito que es La Sexta Cuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *