https://www.facebook.com/fitoyfitipaldisoficial/

Veinte años de ‘Correos’: el último disco de Platero y Tú

Quién le iba a decir a un tal Adolfo Cabrales que, justo en el momento de aceptar la propuesta de su amigo Juantxu de ir a tocar canciones de Leño al garaje de su casa, iba a convertirse en una auténtica referencia para muchos que se atreven a subirse a un escenario guitarra al hombro. Han pasado más de treinta años de esa tarde-noche y no podemos decir otra cosa que gracias. Gracias a Juantxu por haber pensado en su amigo Fito en esa tarde (suponemos) lluviosa cerca de la ría de Bilbao.

Tras unos cambios de formación de la banda, por fin llegamos a ese día en el que Platero y Tú cobra vida: fue a 25 kilómetros de Bilbao, en un municipio de la provincia de Vizcaya llamado Plencia. Allí Fito, Iñaki, Juantxu y Jesús tocaron como grupo invitado en un concurso de rock que hacía las delicias de los rockeros del norte. Parece ser que gustaron, porque gracias a dicho concierto consiguieron más y más bolos. El dinero que obtenían no iba dedicado a otra cosa que a la grabación de lo que sería su primera maqueta. Y llegó en el verano de 1990, con el nombre de Burrock’n roll. Una auténtica joya de coleccionista que muy pocos tienen el lujo de tener en sus manos.

De Burrock’n roll aprendimos a ser un ABC sin letras o a idolatrar a esa chica tan cara. No contentos con ello, el cuarteto bilbaíno se decidió a grabar una versión libre del más que mítico ‘Rockin All Over the World’ escrito por el vocalista de los Creedence, John Fogerty. Dicha grabación quedó en el recuerdo con el tema ‘Si tú te vas’, incluida en lado A de la cinta de casete.

Decíamos que desde esa primera actuación en Plencia ya se intuía que había mucho talento rockero sobrevolando los escenarios de Bilbao. Por lo tanto, era cuestión de tiempo que una discográfica adoptara a los Platero como se merecían. Esa discográfica fue Welcome Records, gracias a la cual grabaron lo que sería su primer trabajo discográfico: ‘Voy a acabar borracho’. De este modo, y ya con la multinacional DRO siendo testigo de su potencial crecimiento de popularidad, van saliendo a la luz discos que, a la postre, serían considerados como el eje principal de lo que hoy conocemos como rock español.

Con una velocidad de crucero de prácticamente un disco por año, el crecimiento de la banda fue espectacular: de tocar canciones de Leño en un garaje se pasó a llenar el Palacio de los Deportes de Madrid dos noches seguidas. Pero el año 1997  supuso un punto de inflexión para los cuatro miembros de la banda, en especial para Fito e Iñaki, pues fue cuando comenzaron sus proyectos paralelos: Fito con los Fitipaldis e Iñaki con Extremoduro. No obstante, esto no fue un obstáculo para que se lanzaron dos nuevos discos: ‘7’ y ‘Correos’.

Este último es el que nos ha servido para escribir este homenaje a Fito, Iñaki, Juantxu y Jesús. ¿La razón? Esta semana se han cumplido veinte años de este preciado trabajo que supuso la última carta de presentación de nuestros Platero. En él puso su granito de arena Robe Iniesta, José Alberto Batiz y Edorta Aróstegui de Flying Rebollos. Como no podía ser de otra manera, el disco llegó a ser disco de oro. No vamos a avanzar más en el tiempo, más que nada porque ya sabéis cómo se las gastan actualmente el dúo Fito-Iñaki. Lo que sí señalaremos es que el próximo álbum de Fito con sus Fitipaldis está ya más que listo para ser lanzado al mercado. Y de Extremoduro pues qué os vamos a contar que no se sepa.

Gracias a todos por las felicitaciones. Ahí van unas fotos….

Publicada por Fito & Fitipaldis en Martes, 6 de octubre de 2020

Por si fuera poco, este martes fue el cumpleaños de Fito Cabrales. Sirvan estas líneas para felicitarle. Queda la duda de qué hubiera ocurrido si el bueno de Fito no hubiera ido a ese ensayo en el garaje de Juantxu. Probablemente, no podríamos haber disfrutado de Platero y Tú, ni hubiéramos aprendido que un look basado en una boina, patillas y botas puntiagudas fuera la envidia de todo rockero.

Sobre Mario de Jaime

¿Hay algo mejor que abrir la aplicación de música de tu móvil, ponerte los cascos y cantar en voz alta pensando que tienes una voz angelical cuando en realidad cantas peor que un grillo mojado? Así se podría resumir mi día a día, porque si no estoy de esta guisa me encontrarás en cualquier concierto y en cualquier sala de por ahí. Por cierto, también toco una poco la guitarra y soy periodista, aunque creo que es lo menos importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *