Vuelta atrás

Esta últimas pocas semanas hemos podido conocer cómo distintos conciertos que habían sido programados para las fiestas locales de algunas poblaciones de este país han sido cancelados: Rozalén con otros 20 artistas más en Asturias, Luis Pastor y Pedro Pastor en Aravaca, Def Con Dos en Madrid; y el último, C Tangana en Bilbao.

Las razones más esgrimidas en cada caso por los causantes de esas cancelaciones, en el fondo se parecen bastante. Un punto del debate ha sido si resulta o no apropiado pagar con dinero público las actuaciones de quién ofende o denigra. Para mí, que creo en lo público y en facilitar la cultura no sólo a quién la pueda pagar, sino a todo el mundo, sí. Es apropiado. Esta excusa («No prohibimos. Únicamente no le contratamos con dinero de los ciudadanos«) la han utilizado casi todas estas corporaciones, porque la palabra censura, parece que les daba un poco de cosita. Pero ha sido censura, obviamente. Algo curioso del caso es que ese dinero público ya se ha pagado. Al menos en parte. Estos artistas incluyeron cláusulas en sus contratos que comprometían al promotor al pago total o parcial del caché en caso de cancelación. Así que ya han cobrado, y no han tenido ni que ganárselo.

Otra cuestión en este asunto sería la artística, o el debate sobre el conocimiento que tenían los responsables de la contratación en cada administración acerca del artista en cuestión. Los gustos son personales. La calidad artística es debatible. Desde luego que sería deseable que quien está al frente de áreas de cultura en nuestras instituciones, tuviera conocimientos culturales reales y cierto criterio. Pero eso, entiendo, que ya es mucho pedir. En mi caso, y como opinión estrictamente personal, no hubiera cancelado ninguno de esos eventos. Probablemente tampoco hubiera contratado a muchos de estos grupos o cantantes, por criterio musical. Pero, de nuevo: este es mi punto de vista (que al igual que el culo, todo el mundo tiene uno) y no tiene por qué coincidir con el de otros aficionados a la música.

Lo que me ha venido a la cabeza estos días ha sido el imaginarme qué podría suceder hoy en día con grandes figuras de la historia de la música, si se tuvieran que enfrentar a las circunstancias históricas y políticas actuales. Y también conocer qué es lo que sucedió en la en los casos en los que se enfrentaron a censuras y vetos, en el entorno que les correspondiera.

Siempre ha habido censura. En España en concreto, después del franquismo, y tras unos años (los 80 sobre todo) en los que parecía que todo valía, y que la libertad era infinita, vivimos estos días en los que la derecha es abiertamente nostálgica de otros tiempos anteriores a esos 80, y la izquierda está liderando un neoconservadurismo naif que pretende prohibir tanto o más que la derecha, y tutorizarnos como si fuéramos niños de 4 años sobre los mensajes que conviene o no escuchar, y sobre cuál es la forma apropiada de emitir esos los mensajes -incluidos los artísticos-para no ofender a nadie. Lo políticamente correcto. La izquierda, que históricamente ha defendido la libertad artística, se sube al carro.

¿Fueron los Beatles, los Rolling Stones, Chuck Berry, Nirvana, Jimi Hendrix, Guns’n’Roses, los Misfits, Metallica o Bob Dylan, políticamente correctos? No.

¿Había letras racistas, machistas, misóginas, violentas u ofensivas en estos y otros artistas? Ya te digo. Escuchad “Under my thumb”, “Brown sugar”, “One in a million”, “Run for your life”, “Hey Joe” o “́Last Caress”. Cágate lorito.

¿Fue ejemplar el comportamiento de estos músicos dentro y fuera del escenario, sin momentos abiertamente reprochables? Já. Unos yernos ejemplares, todos ellos.

Sólo sé, que los arriba mencionados, más Michael Jackson, BB King, Rage Against the Machine, Sex Pistols, The Cure, James Brown, Loquillo, Ilegales, Siniestro Total, Gabinete Caligari, u otros mil más, si nos ciñéramos a los mismos criterios que las administraciones asturianas, madrileñas o bilbaínas, no tocarían en fiestas. Menos mal que la mitad ya han palmado y no van a ver esto.

Sobre Pedro Morales

Toco la guitarra con dudoso talento. El Rock and Roll es lo único en lo que creo. David Gilmour es Dios.

¿Te gustaría darnos tu opinión o aportar algún comentario?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *